InicioConciertosCrónica de Arde Bogotá en Madrid (Push Play Festival, Hipódromo de la...

Crónica de Arde Bogotá en Madrid (Push Play Festival, Hipódromo de la Zarzuela, 2021)

-

Fotografías: Paula Lobo (@paula.lfq)

Cuando una banda arranca su carrera musical, la consecución de pequeños hitos o triunfos en forma de actuaciones en salas cada vez mayores, es un indicativo fundamental para testar el crecimiento de dicho grupo. Esto sería lo lógico en condiciones normales, al menos así ocurría hasta 2020, pero ejemplos como el de Arde Bogotá muestran claramente que estos dos últimos años han sido extraños también a este nivel.

Dos años quemando etapas

Arde Bogotá llevan meses estando en boca de todos, en parte gracias al excelente recibimiento que ha tenido La noche, su primer larga duración. El cuarteto de Cartagena tiene tras de sí una corta y fulgurante trayectoria, desde que se juntaron por primera vez hace tres años. En este tiempo se han dado a conocer con un prometedor EP, han fichado por una multinacional y han publicado su primer LP, para confirmar de manera tajante que son una de las bandas a las que más en cuenta hay que tener en la actualidad.

Durante estos dos últimos años, desde que sacaron a la luz Antiaéreo, su primer tema, la banda formada por Antonio, Dani, Jota y Pepe no han dejado de saltarse etapas lógicas, en parte por culpa del tiempo que tuvieron que estar sin actuar (justo cuando su carrera arrancaba), debido al parón generalizado que sufrió el sector cuando estalló la crisis sanitaria. Lo que para cualquier otra banda habría supuesto un problema, para ellos ha sido una especie de barbecho en el que ir depurando el material hasta que por fin, este año han podido desplegar su artillería completa en los escenarios de todo el país. Hasta llegar a Madrid, por fin, ante un entusiasmado público formado por unas 800 personas que se reunieron en el Hipódromo de la Zarzuela, en el contexto del Push Play Festival, para recibir con todos los honores y gran expectación las canciones de Arde Bogotá.

Con el rock por bandera

«¿Se ha muerto el rock ya?» reza la estrofa de Millennial, uno de los mejores y más celebrados temas del grupo. Y la respuesta es clara viendo a los cinco músicos (sobre el escenario se suma Lalo a la guitarra), sucumbiendo a su poderío, a la originalidad de su propuesta, a su redonda colección de composiciones y a su derroche de energía y actitud. Sin duda, Arde Bogotá representan una nueva manera de entender el género, una forma actualizada, fresca y original de reinterpretar el rock de toda la vida y quien les conozca sabe que eso no es algo impostado, simplemente es la manera que ellos tienen de entender este oficio.

Es así como, después de pasear durante todo el verano su directo por diferentes ciudades, el equipo de Arde Bogotá llegó por fin a Madrid, para reunir a casi un millar de personas deseosas de celebrar el final del verano ante una de las bandas del momento que, durante todo este tiempo no ha dejado de crecer, a base de kilómetros, pruebas de sonido, ensayos y mucho trabajo. Nadie les ha regalado nada, todo lo han ido consiguiendo por méritos propios y, por si fuera poco, esto no ha hecho más que comenzar para ellos.

Una propuesta ganadora

Como decíamos, las canciones de Arde Bogotá tienen todos los ingredientes para llegar al gran público: un sonido robusto y cuidado, letras generacionales, un incontable puñado de hits… Pero sobre todo tienen un directo en el que conectan con el público desde el primer minuto, sin dar tregua, haciendo que se rinda a cada uno de los estribillos, a cada riff de guitarra, a cada línea de bajo, a cada golpe de batería. Los miembros Arde Bogotá forman un equipo cada vez más compacto, donde cada integrante adquiere el protagonismo necesario allá donde se le requiera. Comandados por la genuina voz de Antonio, las canciones del grupo toman una dimensión especial en directo, sonando contundentes y certeras, directas al epicentro de los sentimientos más rockeros. Han nacido para esto, para hacer vibrar.

Abordaron los quince temas que tienen hasta ahora publicados, sin dar apenas respiro, desatando todo el arsenal sonoro como una auténtica apisonadora. Cabalgando al ritmo atronador de la batería de Jota, apoyándose en la contundencia del bajo de Pepe y casi meciéndose por los arpegios y solos de guitarra de Dani y Lalo, la voz de Antonio resonó en todo el recinto, demostrando que es un más que solvente frontman, con momentos cumbre como A lo oscuro, El beso o la particular comunión con su público que supone Te van a hacer cambiar, cuando el cantante baja del escenario y aborda el final de la canción como si de una declaración de intenciones se tratase.

Sin aliento

A pesar de la baja temperatura que casi pilló por sorpresa a los allí presentes, Arde Bogotá lograron que todo ardiera, haciendo honor a su nombre y dejando sin aliento a sus seguidores. Desde el arranque de Dangerous, hasta el éxtasis final de Antiaéreo y Abajo, dos de sus éxitos más aclamados, que llevaron a la euforia final a una legión de fans que no para de crecer cada día. Quizás el único momento en que bajaron las pulsaciones fue con la monumental y bellísima Exoplaneta, convertida ya en canción «de tatuajes», en un himno casi inesperado y en una de las canciones más especiales para el grupo. Escucharla en directo con cientos de personas coreándola es una experiencia única, de esas que casi justifican el pago de una entrada.

El repertorio de los cartageneros es perfecto para que suene en directo y, en un escenario enorme como el del Hipódromo, logró adquirir un carácter aún más épico. Al principio de este artículo hacíamos mención a los logros que las bandas van cosechando a lo largo de su carrera, pues bien, en el caso de Arde Bogotá esto está ocurriendo a un ritmo vertiginoso. Ni siquiera se han presentado en las salas de Madrid y ya han conseguido reunir a 800 personas, sentadas eso sí, que la situación aunque inexplicable, aún es la que es. Quizá esa sea la sensación generalizada que se quedó al finalizar el show, que Antonio, Dani, Pepe, Jota, Lalo y su público se merecen ya disfrutar de todo esto como un año y medio atrás, como ellos aún no han podido hacerlo, como todos deseamos que ocurra cuanto antes.

Si haciendo todos los conciertos con el público sentado han logrado crecer de esta manera y sumar cada vez a más gente a la causa, no podemos imaginar lo que lograrán cuando podamos bailar y saltar como solíamos hacer. El futuro es de Arde Bogotá, su crecimiento es imparable y su techo resulta imposible de visualizar. Lo que sí sabemos seguro es que estaremos ahí, compartiéndolo con ellos y emocionándonos con cada nuevo hito que superen.

Setlist Arde Bogotá:

  1. Dangerous
  2. Cariño
  3. Tan alto como tus dudas
  4. A lo oscuro
  5. Tijeras
  6. Millennial
  7. El Dorado
  8. Big Bang
  9. Quiero casarme contigo
  10. El beso
  11. Virtud y castigo
  12. Te van a hacer cambiar
  13. Exoplaneta
  14. Antiaéreo
  15. Abajo
spot_img
Javier Decimavilla
La música nos puede salvar la vida o al menos mejorarla. Bob Dylan, Neil Young, David Bowie, The Beatles o The Rolling Stones, entre otros, nos llevan enseñando el camino a la felicidad desde hace décadas.
spot_img