InicioConciertosCrónica de Conociendo Rusia en Sevilla (Platea en Vivo, 2021)

Crónica de Conociendo Rusia en Sevilla (Platea en Vivo, 2021)

-

Fotografías: Miriam Calero

Mateo Sujatovich ha venido desde Argentina hasta Sevilla para comenzar su gira por España y enseñarnos en formato acústico sus dos discos, Conociendo Rusia (Conociendo Rusia, 2018) y Cabildo y Juramento (Geiser Discos, 2019).

Tras unos minutos de retraso, apareció sin apenas saludar, solo con una sonrisa y cogió su guitarra acústica.

Empezó con el tema en el que aparece Fito Páez, Tu Encanto. Siguió en esta misma línea sin todavía decir nada y con la acústica cantando La Puerta, el último tema de su primer disco. Acabó la canción coreándola con el público, que aún estaba tímido.

Tras estas dos primeras canciones de calentamiento, agradeció al público el estar allí. «Sevilla es la primera fecha de toda la gira por España. Estaban cancelando muchos vuelos, pero ahí estaba el mío, ha sido una suerte. Cruzar casi 10.000 kilómetros por la música es para estar agradecido. Es un delirio». Estas palabras me hicieron reflexionar acerca del poder de la música y de la cultura.

A Mateo no le hizo falta nada más que una guitarra, ilusión y pasión por la música para cruzar el charco, y qué suerte poder haberlo disfrutado en directo.

Es cierto que la sala no estaba llena del todo, pero las personas que había amenizaron mucho el concierto con sus bailes en las butacas, siguiendo todas las medidas de seguridad. Tras Otra Oportunidad, preguntó las nacionalidades y procedencias del público. Para mí sorpresa, había muchas personas de Argentina, de Italia o incluso de Turquía. Supongo que eso es lo que produce la música, una conexión intercultural.

A esta mezcla de culturas le puso como banda sonora En todos los lugares, que cantó con ayuda de todo el público. En ese momento, dio igual si los altos de Mateo no eran impecables porque había una atmósfera de buenas vibraciones en la que todo se permitía.

En la misma línea de intimidad nos confesó el porqué del título de su segundo disco y de la primera canción de este, Cabildo y Juramento. Se trata de una esquina en Buenos Aires por la que él ha pasado toda su vida, por lo que es emblemática en su recorrido. Es muy bonito que los artistas cuenten los porqués de sus letras o canciones, porque la conexión y la atmósfera que se crean son muy emotivas.

Llegó el momento de una de las canciones más esperadas y una de mis favoritas: Mundo de Cristal, con Leiva. Explicó que se compuso a distancia, «los dos compusimos la letra juntos, a distancia, y yo le envié la música». ¡Y qué bien suena! Se reconoce muchísimo a Leiva en los acordes y durante toda la canción.

Es cierto que el formato en acústico es más íntimo, y que las canciones de Conociendo Rusia son para bailarlas sin fin. Sin duda alguna, el público aprovechó la “nueva normalidad” en la que, gracias a la relajación de las medidas, se podía disfrutar sin mascarilla, siempre respetando los 2 metros de distancia a los que ya estamos acostumbrados.

A Mateo le llenó muchísimo de energía el poder ver los rostros del público cantando a su compás.

El público acompañaba las canciones sin que el cantante lo pidiera. La conexión que se crea artista-público que es mágica. Somos muy afortunados los que lo vivimos.

Anochecía en Sevilla y Mateo cambiaba a la guitarra eléctrica mientras se despedía. Sabía a poco. Apenas 50 minutos. En estos 50 minutos pasaron muchas cosas, hasta una afinación de guitarra de última hora. Es una persona que trasmite felicidad y buenrollismo.

El broche final lo puso Loco en el Desierto, para la que el público había guardado sus mejores ovaciones y sus mejores bailes. Mateo, agradecido, se despidió de Sevilla.

A modo de conclusión, a pesar de que el concierto me supo a poco porque la voz de Mateo es para escucharla horas y horas, creo que el formato permitió a la gente disfrutar del argentino y de la cultura segura una vez más.

Un soplo de aire fresco tanto para los artistas como para los espectadores.

spot_img
Isabel Jiménez
Estudiante de traducción y amante del sol, del mar y de la música.
spot_img