InicioConciertosCrónica de Noches del Botánico: Lori Meyers y Anni B Sweet en...

Crónica de Noches del Botánico: Lori Meyers y Anni B Sweet en Madrid (Real Jardín Botánico Alfonso XIII, 2021)

-

Fotografías: Alejandro García-Cantarero (@alexresfeber)

Domingo, una ola de calor cubre la mitad de la Península, 40 grados de temperatura, final de la Eurocopa y, probablemente, una de las vueltas a los escenarios más esperadas del indie patrio.

A pesar de ser su segundo concierto de vuelta, el de Madrid era la prueba de fuego para la banda granadina Lori Meyers, los cuales llevaban sin pisarla más de dos años. El escenario escogido fue el festival Noches del Botánico, en la maravillosa e íntima localización del Real Jardín Botánico Alfonso XIII; en pleno corazón de la capital.

Fue la grandiosa voz de Anni B Sweet la que nos dio la bienvenida y nos fue acomodando en el anfiteatro, preparándonos para un viaje que duraría varias horas. Acompañada de toda la banda, entre los que encontramos caras familiares, como son Víctor Cabezuelo y Julia Martín-Maestro de Rufus T Firefly, Marta Brandariz en los coros, Antonio Trapote a la guitarra y Chumi al bajo; comenzó un viaje intergaláctico por su Universo por Estrenar (2019), su último trabajo.

Y es que atrás quedó la Anni B Sweet del folk inglés. Ha abrazado, se ha fusionado y ha adoptado una relación simbiótica con la psicodelia de los 60-70, con inspiración más que notable en Pink Floyd o The Beatles; y le sienta muy bien. Temas como La Mente Hambrienta, Que Hago Aquí, o Ser De Luz retumbaron por todo el auditorio, que se iba llenando de adeptos poco a poco. ‘Hablaría más, pero tengo poco tiempo y quiero ofreceros toda la música posible’, dice una Anni B Sweet visiblemente emocionada, antes de empezar con una versión de Hello, de Los Módulos.

Cabe hacer especial mención a la química y complicidad entre las voces de Ana y Marta, las cuales crean un tándem muy especial y mágico, afianzando el espectacular sonido que, por lo general, predominó durante todo el concierto. Para terminar, nos ofreció una traca final compuesta por la enérgica pareja de El Viaje y Juramento. Un cierre perfecto para dejar el ambiente (aún más) caldeado, de cara a comenzar con el plato principal de la jornada.

Los granadinos aparecieron puntuales a un auditorio hasta los topes, rodeados de expectación y, sobre todo, muchas ganas de su directo. El griterío y los golpes a la grada se hicieron máximos cuando aparecieron por el escenario Lori Meyers. Se podía percibir la emoción en los ojos de Noni al saludar al público, mientras sonaban los primeros acordes de Seres de Luz, una gran primicia con la que quisieron agradecer al público que agotaran las entradas del evento de una forma tan veloz.

De seguido nos plantaron Planilandia y Luces de Neón, dos de los temas más conocidos y míticos de la banda, lo cual indicaba que, lo que íbamos a presenciar, iba a ser un viaje por toda la vida de la banda, desde sus inicios hasta los últimos temas, intentando no dejarse ningún clásico. Se podía percibir las ganas de la banda por volver al directo. La energía y la fuerza estaban presentes desde el minuto uno. Cabe destacar la gran incorporación de Miguel de Lucas al plantel, incorporando calidad y mucho valor al directo con ese bajo haciendo el papel de guitarra grave durante gran parte de las canciones.

Y le llegó el turno a Tokio Ya No Nos Quiere, que hizo a todo el público corear su ‘Si te quieres venir, que sea porque no te da igual’; una introducción para la parte más romántica, íntima y cercana del concierto. Alejandro Méndez tomó posesión del micrófono con su Océanos en un momento que, si hubiera sido posible, hubiera juntado en abrazos a muchos de los asistentes; y continuaron con su oda al enamoramiento con Luciérnagas y Mariposas. El cambio de ritmo vuelve con Castillo de Naipes, en formato dueto con Anni B Sweet. Un tema lleno de complicidad, romanticismo e intimidad, que demuestra, una vez más, la conexión entre las voces de Noni y Ana.

Su siguiente tema, Siempre Brilla el Sol, hizo que el público y la banda se volvieran locos, todo dentro de la normativa COVID; con este himno a la positividad, más que nunca necesaria. Antítesis a esta positividad es Impronta, la canción que vino a continuación. ‘¿A quién no le han dicho alguna vez la frase: El amor algún día se acaba?’ pregunta Noni al público; pero para él no se acaba, ya que tenía otra sorpresa para los asistentes, en forma de un nuevo tema, Hacerte Volar.

En la segunda mitad del concierto, vino un popurrí de temas en los que la banda, y el público, terminaron de crecerse. Punk, El Tiempo Pasará, Zona de Confort y la mítica Emborracharme vinieron a continuación, como un rayo de energía, que nos hizo terminar de sudar; antes de un descanso, hasta los bises.

La grada repicaba, el público gritaba ‘otra, otra’; y la banda vuelve a salir, como pilotos de una nave espacial, para llevarnos a su Rumba en Atmósfera Cero dirección a Presente, otro de los nuevos temas que presentaron en este directo. Porque, como bien dicen, ‘hay que disfrutar del presente’. Y buen ejercicio de disfrute nos terminaron de dar con un trio espectacular de clásicos. Ahá han vuelto?, Mi Realidad y Alta Fidelidad fueron el broche a uno de los conciertos con más aires a la antigua normalidad que hemos vivido, en una hora y media de concierto que, de haber sido posible, hubiera durado para siempre.

spot_img
Artículo anteriorTHE GO! TEAM
Artículo siguienteAPARTAMENTOS ACAPULCO
spot_img