InicioConciertosCrónica de Rigoberta Bandini en Madrid (La Riviera, 2021)

Crónica de Rigoberta Bandini en Madrid (La Riviera, 2021)

-

Fotografías: Alejandro García-Cantarero (@alexresfeber)

Sí. Se puede llenar la Riviera sin haber sacado un solo disco. Lo ha demostrado Rigoberta Bandini montando la fiesta navideña más electrónica y a la vez más pop del año, ofrecida por el festival Tomavistas, a la que asistió hasta Julio Iglesias.

Pero antes de eso, las shego tenían una gran oportunidad como teloneras, que asumieron con el desparpajo de un grupo que lleva toda la vida sobre los escenarios y con la naturalidad propia de unas amigas veinteañeras que acaban de montar una banda, que es su caso. “La parte dulce del punk” conquistó a más de uno que saldría de la sala preguntándose eso de ¿Tengo el corazón partío o no lo tengo partío?

Maite de shego

Qué más da si se equivocaron en un par de notas, si Maite se pasó la mitad del concierto afinada en otra tonalidad a la que tocaba o si se les perdió alguna palabra porque todavía tienen que mirar a la guitarra para encontrar el acorde. Lo que transmiten las shego pone la piel de gallina; enamoran su dulzura y naturalidad, mientras la rabia y crudeza de sus letras sirve de desahogo.

Entre su todavía corto repertorio se colaron versiones impregnadas de la personalidad absorbente de la banda. La canción de la intro de Kim Possible, serie que da nombre al grupo, el vómito de interrogación amor y una actualización con mucha gracia del Devuélveme a mi chica de Hombres G: Sufre, Ramón / que yo no soy tu chica.

Un gran show de las madrileñas, que demostraron que tienen punk para rato y que habrá que estar muy pendientes de ellas. Ten cuidado con “estas” pibas / porque “están” todas locas.

Raquel de shego
Irene de shego
Aroa de shego

Paula Ribó sufría / Y ahora eso es poesía. Y no solo poesía. Rigoberta Bandini se ha convertido en un fenómeno nacional con seguidores de todas las edades y ámbitos. En común, muchas ganas de bailar. Lo mejor es todo lo que hay detrás de esos beats y ritmos electrónicos. Escondidos entre frases sencillas y con un tono ingenuo, inocente, Nadie habrá que pueda renunciar después a un Magnum almendrado, se encuentran algunos de los problemas a los que se enfrenta la sociedad de hoy en día, No había nadie preparado para dejar de avanzar / Nadie nos había contado, ¿quiénes somos de verdad?

El mérito de Rigoberta Bandini reside en cargar la fiesta de significado, que bailar deje de ser ese restriego vacuo en el que se puede convertir con ciertos estilos musicales. Too many drugs, muy poco espíritu.

Durante alrededor de una hora se bailaron y cantaron (de principio a fin) los 9 singles con los que cuenta la artista catalana. La locura era esperable en sus temas más movidos y populares, como Too Many Drugs, In Spain We Call It Soledad, que abrió el directo, o Perra. Sin embargo, la sorpresa fue el furor que causaron los 2 villancicos que entraron sin desentonar demasiado en el setlist. Los Peces en el Río y El Tamborilero (que sonó dos veces) nunca se habían cantado con tanto ritmo, ni celebrado con tanto entusiasmo en un concierto de este estilo.

La aportación de la banda y las tres bailarinas que la acompañan creó un ambiente entre divertido, intenso y sensual, siempre partiendo de movimientos y gestos de matices ingenuos o absurdos (en el buen sentido de la palabra). La vergüenza y los prejuicios no tienen cabida en este espectáculo. Los estímulos, tan llamativos y procedentes de tantos frentes, ponían muy difícil decidir dónde fijar la vista sobre el escenario. La expresividad de Belén Barenys, voz secundaria, habría bastado para entretener al público durante todo el concierto, pero además estaba acompañada por la desfachatez de Esteban Navarro, que consiguió sacar alguna que otra carcajada tras los teclados y en sus incursiones al frente de la escena para interpretar Perra, a cuatro patas por los suelos junto a sus compañeros, o algunos de los jaleos frecuentes en las canciones de Paula Ribó.

La expectación por la participación en el Benidorm Fest es tal que a Rigoberta no le quedó más remedio que cantar un par de versos a capella de la canción que presentará próximamente para la ocasión.

La artista revelación de los dos últimos años quiere seguir rompiendo muros sin pudor y con mucha originalidad.

Y es que, el universo es paz / Y nosotros damos golpes

¡Te esperamos en Telegram!

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram y no vuelvas a perderte ninguna novedad!

Sobre Rigoberta Bandini

Ribogerta Bandini se sube al escenario vistiendo el uniforme escolar de su infancia. Un acto que define como "poético y reivindicativo", porque lejos de caer en ñoñerías, este guiño nostálgico acompaña a letras feministas y un sonido cercano al pop que cautiva a través de canciones como 'In Spain We Call It Soledad' o 'Too Many Drugs'. Detrás de Rigoberta Bandini se encuentra Paula Ribó, aunque ella afirma que la línea que separa a ambas es bastante difusa.

Fuente: Live in Dallas

Descubre algunos de sus mayores éxitos

PRÓXIMOS CONCIERTOS

No te pierdas la agenda del artista y descubre las próximas ciudades y festivales donde va a actuar en directo.

spot_img
Jorge Ocaña
Estudiante de ingeniería, pero sobre todo un loco de la música.
spot_img