InicioConciertosCrónica del Sonorama Ribera (Aranda de Duero, 2023)

Crónica del Sonorama Ribera (Aranda de Duero, 2023)

-

Jueves 10 de agosto

Nuestra apertura en el recinto de El Picón fue con Sienna. Bajo un sol de justicia salía el artista valenciano, que el año pasado además tocó en la Plaza del Trigo laureado con un sonoro escenario principal. Y es que a Alex no le faltan razones para estar en estos escenarios: su sensibilidad y personalidad arrolladora sobre las tablas le hacen especial. En el marco de su gira Melancolía, interpretó temas de su primer y segundo álbum, el que especialmente le puso en el mapa musical para no sacarle jamás. Su energía en vivo es contagiosa, sus letras, hechas para corear. No podíamos tener mejor inicio con uno de los artistas que más orgullo nos genera.

Con el pop efervescente y tropical de Carlos Sadness nos vamos con Xoel López, uno de los artistas más queridos por el público habitual. Y es que por el gallego no pasa el tiempo, ni física ni mentalmente y siempre conserva esa frescura en su sonido. Un claro ejemplo fue la presentación de Fort Da, que representa al 100% la huella de la casa. Como es habitual, no falla y es que clásicos como Tierra o Por el viejo barrio, sumados a creaciones más recientes, hacen que el concierto sea siempre inolvidable.

El plato fuerte, por así decirlo ya que en gustos no hay nada escrito, fue Lori Meyers. Desde hace muchos años vienen como cabeza de cartel, y es que su repercusión y legado así lo merecen. Con algo más de una hora de actuación, los de Loja intentaron representar lo mejor de ya su amplia discografía, aunque siempre lloraremos un poquito y diremos que echamos mucho en falta los temas de sus primeros discos, que para nosotros son la base para entender su música.

Lamentos aparte, estuvieron a la altura de ser cabezas de cartel. Un Noni desatado, que nos evocaba al de los comienzos de la banda, y un sonido impecable fueron el cocktail perfecto para una velada épica. Abriendo con Seres de luz, sucedieron después canciones como Luciérnagas y Mariposas o Planilandia. Hubo tiempo para No me merecía la pena, colaboración con Kora, que también estuvo presente sobre las tablas con ellos.

Nos encantó la vuelta al setlist de Religión, que para mí es un diez sobre diez ya que me parece una canción que en directo tiene todo el potencial, y que unida a Ahá han vuelto suponen el combo perfecto.

Como siempre, y es que el concierto no puede acabar de otra manera, cerraron con Alta Fidelidad, y es que el día que cierren con otra me bajo de la vida. Ese «todo esto es culpa de la gente» dejándonos los pulmones es casi patrimonio nacional. Divertidos y entregados como siempre, me volaron la cabeza, y todo sea dicho, me dejaron sin pies de tanto bailar.

Entramos en otras tesituras con Miss Caffeina. Programados bien entrada la noche, les lucía el show a estas horas de la madrugada. Alberto y los suyos, con nuevo integrante en la gira, vinieron a darlo todo a las tierras arandinas. Si algo me gusta de esta banda son sus letras llenas de claridad y mensaje, dotadas de sensibilidad, donde todos y cada uno de nosotros podemos encontrar nuestro espacio.

Por eso, siempre me gusta verles, me siento muy cómoda en su directo. Presentando Shanghai Baby, dieron un bonito paseo por sus temas más queridos, especialmente aquellos más actuales como Cola de pez (Fuego), Oh! Sana o Reina. Para mí, el momento más top siempre es escuchar Venimos, que me parece un temazo y me transporta a años mejores. Siempre elegantes y cuidadosos con su directo, son una de las bandas cuyo éxito permanece en el tiempo.

El cierre de esta primera jornada oficial la dimos con León Benavente. Sin mucho tiempo, una vez más nos hicieron estallar la cabeza con su potente directo. Hay que reconocer que están hechos de otra pasta a nivel de actitud y en su capacidad para transmitir emociones. Conectaron desde el primer segundo con la parroquianos allí congregados, que aguantaban estoicos a pesar de las horas. Pero es que eran garantía de éxito, ese sobresaliente que hay que ponerle a alguien.

Con doce canciones nos conquistaron. Poco o nada hace falta para enamorar si eres León Benavente. Desde los primeros acordes de Líbrame del mal se desató la fiesta en las tablas y entre el público. Presentaban Era y así lo hicieron saber con canciones como Mítico, en la que montaron una tremenda rave. No faltaron clásicos preciosos como Amo o Ser Brigada. También hubo cabida para Nuestro aniversario, con motivo del décimo cumpleaños de la banda, que se está llevando en 2023.

Sin duda, la cita de la noche fue con Abraham Boba y los suyos. Directo llevado hasta la extenuación, sin bajar en ningún momento, energía y carácter a raudales. Juegan en otra liga, a decir verdad. Y, finalmente, con el sonido urbano de Ayax y Prok nos despedimos de una jornada de inicio de lo más nutrida.

AUTOR

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img