Inicio Conciertos Crónica Festival Brillante 2021: Una propuesta diferente

Crónica Festival Brillante 2021: Una propuesta diferente

Fotografías: Eli Quevedo (@ellieatgigs)

La primera edición del Festival Brillante se planteaba como un proyecto diferente, alternativo a los ya existentes en la Comunidad de Madrid y original en su contenido y forma. Para un entorno pequeño y acogedor como Chapinería, en la Sierra Oeste de Madrid, eran necesarios unos artistas que se alejaran de los típicos carteles. Cervezas a precio de bar de pueblo, restaurantes escondidos entre jardines con encanto y una atención amable y cariñosa. Todo esto, combinado con bandas de todos los estilos, actividades en la naturaleza y una propuesta gastronómica han completado una experiencia muy especial.

Se ha bailado al sol en el Escenario de la ambientada Plaza del pueblo, escuchado y explorado en el singular Escenario Palacio y disfrutado con los grupos principales en el Escenario Mirador durante tres días intensos que ni la lluvia fue capaz de parar. Os contamos el transcurso de este fin de semana repleto de buena música en un espacio tan singular como envidiable.

Viernes 24

Un cielo encapotado que dejó una buena tromba de agua atrasó casi dos horas el inicio de los conciertos, aunque cuando las chicas de Rayo empezaron a cantar eso de mira como brilla el sol no solo abrieron el festival, sino también el cielo del Escenario Plaza. El sol escuchó y se asomó a ver qué ocurría, la magia del directo.

Los cambios de horario forzados por el agua no solo obligaron al público a elegir entre artistas al solaparse los dos escenarios activos sino también a los músicos. Se produjo un cambio de orden en la Plaza para que Lucas Vidaur (Confeti de Odio) pudiera terminar de tocar con Bratty y correr al otro escenario para unirse a sus Axolotes Mexicanos. Mientras tanto, el post-punk de Depresión Sonora combinaba a la perfección con el día nublado. Ya No Hay Verano, pero su entrega en el escenario, incluso con la voz tomada como anunciaba al principio, y su particular forma de moverse, más propia de un rapero, cautivó y puso en movimiento a los presentes.

Depresión Sonora

El escenario principal se iba llenando según se acercaban los platos fuertes del día. Ed Maverick visitaba España por primera vez y un buen número de adeptos se habían acercado a Chapinería, y muchos más que se les unieron al finalizar el concierto.

El mexicano demostró que las canciones hay que mimarlas y preparar el terreno sin prisas para realzarlas y que lleguen a su máximo esplendor. Con un formato acústico y sobrio a priori, guitarra en mano, acompañado de piano y bajo, encontró los arreglos y efectos justos para crear un ambiente intenso, íntimo y franco. Sus letras, tan personales, necesitaban de una atmósfera a la altura y una vez conseguida envolvió a todo el público en una nube de humo y luces rosa y violeta. Fuentes de Ortiz levantó a todo el público durante la recta final en la que destacaron Acurrucar y Ropa De Bazar, acompañado de Bratty.

Ed Maverick

La nube de humo creció en lugar de esfumarse para el concierto de Sen Senra. El ambiente era distinto, en el público y en el escenario, donde un espectáculo de luces inquietante anunciaba la llegada del artista gallego.

Noche cerrada, capucha y gafas de sol ocultando por completo su rostro y una gran humareda entre la que se difuminaba la chulería y elegancia casi sensual de Sen Senra sobre el escenario. Con mucha seguridad, carisma y desparpajo, propuso un concierto entre la música urbana, la psicodelia, el indie y la electrónica, en el que demostró dominar todos los registros, desde la guitarra hasta el canto con su peculiar voz.

La locura se desató con el último directo de la noche. Tú eres un sentimiento importante ya se coreaba entre el público mientras se acercaba la hora, hasta que la bomba rock de Mujeres irrumpió en el Festival Brillante. Por desgracia, el formato obligado por las medidas covid no acompañó al grupo. Las sillas son incompatibles con este tipo de conciertos y hubo incluso que pausar por un momento hasta que el público se sentara. La energía y el ruido (en el buen sentido) de Mujeres habrían brillado de encontrarnos en otras circunstancias, pero prevaleció el choque de la normativa sobre el estilo de los barceloneses.

Sen Senra

Sábado 25

La mañana del sábado voló de descubrimiento en descubrimiento. El rock psicodélico de The Zephyr Bones despertaba la plaza de Chapinería, demostrando que son un grupo en pleno crecimiento, muy acoplado y con nuevos temas que pueden dar mucho de qué hablar. Dieron paso a Marta Knight sorprendiendo con un formato eléctrico que probaba una evolución similar. El sonido acústico de su primer EP ha dado un vuelco para añadir algo de garra y ritmo, pero sin perder la gracia y dulzura de su voz, ni su esencia.

La hora de comer se atrasó lo necesario para visitar el precioso y acogedor Escenario Palacio a través de los dejes flamencos y rumberos, vestidos de pop, de Morreo.

Tras un breve descanso, El Último Vecino esperaba en el escenario principal para hipnotizar a los asistentes. Gerard Alegre se revelaba como uno de los mejores frontman del panorama nacional. Entró en un trance transcurrido desde la primera nota hasta la última, que celebró al límite del desmayo debido al calor que asediaba a mitad de tarde en Chapinería. Entre bailes, carreras por el escenario y juegos con el micro consiguió que nadie apartara la mirada. La euforia puso en segundo plano la entonación para que el espectáculo triunfara, a pesar de (o gracias a) tropiezos con cables, guitarras desconectadas y entradas antes de tiempo por pura intensidad.

El Último Vecino

El flamenco, en sus distintas vertientes y variaciones, se apoderó de la tarde del sábado. Mientras que Soleá Morente improvisaba un tablao entre bailes y rumbas, rebosantes de poderío, rabia y sobre todo alegría ante los engaños amorosos, los Derby Motoreta’s Burrito Kachimba distorsionaban el flamenco en una explosión de psicodelia y rock, con una potencia abrumadora liderada por el increíble torrente de voz de Dandy Piranha.

El contraste entre ambos conciertos se manifestó también en la reacción del público. En la fiesta de Soleá Morente no quedó nadie sin cantar, palmear y bailar todo lo que las sillas permitían, hasta que llegaron los sevillanos para enmudecer a todos los presentes. La kinkidelia, como denominan ellos su estilo, fue tan intensa y sobrecogedora que casi el único movimiento del público fue el de ponerse de pie para aplaudir, incluso antes de la última canción.

El broche final de la noche del sábado lo puso el Concierto Esencial de Los Planetas. Con una entrada épica, que bien podría pertenecer a la banda sonora de Star Wars, empezaron una larga revisión de su discografía con un lavado de cara especial para esta gira. J, guitarra y voz, Florent a la guitarra y David Montañés al piano de cola han creado un show en el que las canciones ganan en intensidad, sentimiento y pasión, pero corren el riesgo de parecerse entre ellas. El Concierto Esencial es un regalo para los fans de Los Planetas, que tendrán la oportunidad de volver a escuchar, como si de una primera vez se tratara, sus canciones favoritas; sin embargo, el que no esté familiarizado con ellas, puede encontrar la propuesta algo repetitiva en su forma.

J de Los Planetas

Domingo 26

El Hombre del Tiempo pronosticaba un sol radiante para último día del Festival Brillante. El número de madrugadores que se reunió para recibir a El Buen Hijo en la plaza aumentó considerablemente con respecto a los otros días. A las 12 y media de la tarde no había un alma que no estuviera bailando con el contagioso buen rollo de los madrileños, que continuaron La Paloma subiendo el nivel de rock y Chavales, que terminaron de hacer sudar a los presentes con su pop electrónico.

Una interesantísima mezcla de culturas, estilos musicales e influencias se produjo algo más tarde en el Escenario Palacio. Una elegantísima Bikôkô era introducida con ritmos del oeste africano, e interpretaba en orden, con una gracia y finura únicas, las canciones de su primer EP y algunas de las que próximamente verán la luz. Conciertos como este hacen del Festival Brillante una propuesta singular, alternativa y necesaria para dar vida a proyectos diferentes y de calidad.

La variedad de registros y estilos contenida en el cartel del festival se hacía patente al llegar justo después el directo de Chill Mafia Records. Su anarquía, desparpajo y descaro sobre el escenario, propios de la música urbana aunque no tanto de la edad de los miembros de la cuadrilla de Iruña, era sorprendente. La juventud siguió reinando con el directo de Rojuu, que congregó a un gran número de asistentes que claramente se habían desplazado a Chapinería por él. Mucho efecto y distorsión en la voz y ritmos techno de fondo presentaban una forma de ver la música y los conciertos propia de las nuevas generaciones, que poco tenía que ver con el resto de artistas del Brillante.

Rojuu

Panda Bear dejó una sensación de desencanto en el ambiente con un show monótono de cantos y acordes disonantes que en lugar de sorprender llegaban incluso a incomodar, aunque quedó en el olvido antes de que comenzara el último concierto del Festival.

Clamor (2021) es sin duda uno de los mejores discos del año, y merecía una puesta en escena a la altura. Jugoso, mutable, sensible / así lo quiero para mí / profundo y ligero así es el show que Maria Arnal i Marcel Bagés han creado, con la ayuda del dúo Tarta Relena a los coros. Su música pretende hacer reflexionar y trascender y lo mismo sucede con su concierto, que va más allá de tocar canciones para el público.

Se trata de una exploración de la voz y el sonido desde un punto de vista casi teatral, con juegos y efectos de micro, coreografías en la justa medida para no pecar de artificial, dando rienda suelta también a la improvisación en los movimientos, acabando incluso por los suelos en una entrega total. El resultado es un espectáculo impecable repleto de belleza tanto en la forma como en el mensaje.

Maria Arnal i Marcel Bagés

Con el corazón encogido y todos en pie para ovacionar a Maria Arnal i Marcel Bagés y su equipo se cerró la primera edición del Festival Brillante, por todo lo alto, con el mejor concierto de los tres días, que se recordará hasta su segundo asalto, esperemos, el año que viene.

¡Te esperamos en Telegram!

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram y no vuelvas a perderte ninguna novedad!

Salir de la versión móvil