InicioConciertosCrónica Música del Mar: Xoel López (Antigua Estación de Tren de Cádiz,...

Crónica Música del Mar: Xoel López (Antigua Estación de Tren de Cádiz, 2021)

-

Fotografías cedidas por la organización

Xoel López se ha montado una banda de ensueño, a la medida de sus canciones, en la que las voces son las máximas protagonistas. Los coros de Alice Wonder, Ede (ambas también a los teclados) y Teyou no son nada comunes. Cada una proviene de un estilo y proyecto personal muy distintos, y sus voces no tienen prácticamente nada que ver, por lo que la unión resulta en/produce unos coros muy especiales. Su lugar común es la pasión, el sentimiento con que cantan cada nota y la intensidad con la que viven las canciones, las gozan y bailan.

A ellas se suman dos músicos con un bagaje musical al alcance de muy pocos. Adrián Seijas (Maika Makovski, Jacobo Serra, Carmen Boza…) a la percusión y Charlie Bautista (Jorge Drexler, Coque Malla, Egon Soda, M-Clan…) a los teclados. Ambos cierran una banda atípica donde las guitarras asumen un segundo plano para cederles el puesto a las teclas, tal como ocurre en Si Mi Rayo Te Alcanzara (2020), magníficamente dirigidas por Charlie Bautista. Ambos músicos aportan la experiencia y profesionalidad que equilibra este grupo tan bien engrasado, al que da gusto ver.

Por último, Xoel López al frente de la banda dirige y lidera con su potentísima voz, de sobra conocida, pero que no deja de sorprender. Es uno de los mejores intérpretes del panorama musical y verle subir a notas altas y romper la voz deja sin aliento a todos los presentes.

El artista gallego se muestra generoso y, consciente de la calidad con la que cuenta en sus filas, da protagonismo a todos sus músicos a lo largo del concierto. Disfruta y vibra con ellos, dando incluso un paso atrás para cederles el escenario cuando la ocasión lo merece. Todo por la música, todo por las canciones.

Las coristas asumen su rol sin complejos ni recelos, pero cuando las invitan al primer plano y a cantar con Xoel, se crecen y hacen del escenario su casa. Pez Globo con Alice, Alma de Oro con Ede (hubo abrazo) y Catarata con Teyou, sustituyendo a Gaby Moreno, vibran con la juventud y fuerza de sus colaboradoras. Un verdadero acierto que aporta dinamismo y diversidad al espectáculo.

Todos esperábamos el momento de Ede rescatando Quemas, de Deluxe, que sonó dulce, cariñoso como una caricia de la joven madrileña, mientras Xoel jugaba con su eléctrica, convirtiendo el tema en una conversación entre guitarra y voz. Sin embargo, la sorpresa llegó en forma de Cometa, que interpretó Alice Wonder en solitario, llevándosela a su terreno en una catarsis transformada en saltos, bailes y giros por todo el escenario, mientras su voz tomaba caminos intransitados antes de su llegada a la música, en subidas y bajadas impensables.

Gracias a esto, se vivieron momentos tan excitantes como en Balas o A Serea e o Mariñeiro, donde el gallego resonó en Cádiz con un remate a capella, todos a coro en el micro de Xoel, que se convirtió en uno de los instantes más mágicos de la noche.

Sin embargo, no se pudo disfrutar del todo de esta banda al nivel que se merecía. El sonido en las dos primeras canciones no fue el más deseado. Aunque se arregló con bastante acierto a partir del tercer tema, no llegó a ser óptimo en todo el concierto, y puede que parte de la culpa la tuviera el fuerte viento de levante, que no dejó de agitar en toda la noche. Por el contrario, los temas más acústicos sí estuvieron a la altura y se escucharon con claridad, como Joana, que sonó delicada y desgarradora a la vez.

Un sabor un tanto agridulce quedó en los más exigentes, que eran los menos, pero los problemas de sonido no impidieron gozar de una gran banda, con una calidad admirable.

Después del bis, asistimos a una verdadera fiesta con Patagonia y Tigre de Bengala, donde el público no tuvo más remedio que saltarse las normas por primera vez en la noche, levantándose momentáneamente a bailar para despedir a de Xoel López después de hora y cuarto de concierto.

La organización del ciclo Música del Mar estuvo impecable en todo momento, y cuenta con un espacio idóneo y muy cómodo para celebrar la cultura de forma segura en una localización tan mágica como Cádiz.

spot_img
Jorge Ocaña
Estudiante de ingeniería, pero sobre todo un loco de la música.
spot_img