InicioConciertosCrónica Noches del Botánico: Love of Lesbian en Madrid (Real Jardín Botánico...

Crónica Noches del Botánico: Love of Lesbian en Madrid (Real Jardín Botánico Alfonso XIII, Tercera fecha, 2021)

-

Fotografías: Víctor Moreno

V.E.H.N. (Viaje épico hacia la nada) (2021), el último disco de Love of Lesbian, es una reivindicación del afán por seguir hacia delante, por dar el paso que supera una frontera.

Así terminaba el concierto del domingo 20 de junio en Noches del Botánico, superando un techo más. El paso sirve como mensaje final y moraleja no solo del concierto sino del último año, de toda la pandemia que ha golpeado con fuerza a esta banda, como ellos mismos contaban.

También es prueba de que Love of Lesbian son algo más que un grupo de música y que quieren trascender con sus canciones y sus conciertos. Cerrar un directo en el que los últimos dos temas son pura euforia con la pieza más lenta del último álbum, es un acto de valentía. Frente al riesgo de que parte del público comience a abandonar sus asientos antes de tiempo, que por desgracia fue en parte lo que ocurrió, está la intención de querer trascender y transmitir una fuerza más duradera que la de un estribillo potente y festivalero, aunque también más vacío, que a la mañana siguiente pierde su efecto. Los que aguantaron en sus sillas hasta el final, se fueron de vuelta a casa con los coros de El paso en la cabeza, que renuevan la energía para continuar con el camino, a partir de la aceptación del bagaje acumulado en este tiempo. “Una canción sencilla esconde eternidad”.

De todas formas, el concierto de Love of Lesbian fue una acertada combinación de fuerza e intensidad, en la que demostraron que no tienen miedo a montar una fiesta aún con el público sentado. Gran mérito de los asistentes, que aguantaron todo el concierto sin levantarse. No se lo pusieron fácil. Aun así, está claro que debe de resultar muy extraño este cambio de formato. Santi Balmes confesaba que se sentía como si estuviera tocando delante de un congreso de cirujanos, y puede que eso le dificultara el entrar en calor, aunque no tardó más de dos o tres canciones y un discurso que se alargó más de la cuenta en conectar definitivamente. El sur lo solucionó todo, y eso que Bunbury no salió al escenario tras la llamada de Santi, al que no le preocupa jugar con los sentimientos del público.

El concierto se podría dividir en tres partes como un cuento, con introducción, desarrollo y desenlace. La primera, con Viaje épico hacia la nada como carta de presentación (beso al cielo de Santi al acabar) vaticinaba una noche intensa, emotiva y enérgica. Varios temas del último disco, con un sonido muy fiel a las grabaciones, y un par de cortes rescatados de trabajos anteriores, como Noches reversibles, servían para calentar el ambiente. Crisálida, El sur, Sesenta memorias perdidas o Bajo el volcán sonaron con muchísima fuerza. La incorporación de Marc Clos a la percusión añadía, si es posible, un punto más de potencia, y los coros de Ricky Falkner elevaban las melodías a otro nivel, sobre todo durante El sur.

Los años y recorrido de la banda se hicieron notar en el pequeño repaso que hicieron a su discografía, en el que no hubo ni un solo verso en el que alguien no levantara los brazos, celebrando que sonaba su frase especial. Desde una emotiva 1999, muy celebrada por el público, hasta Los colores de una sombra, pasando por una versión más lenta y pausada, si cabe, de El mundo, se celebró la carrera de Love of Lesbian y se agradeció que no solo fuera un concierto presentación de su último trabajo.

Con un cambio bastante brusco, I.M.T. – Incapacidad moral transitoria abría el largo colofón, junto a himnos como Club de fans de John Boy, Belice, Allí donde solíamos gritar o Los irrompibles, que Oriol Bonet se pasó de pie bailando frente a su batería sin poder, ni querer, contener la alegría. Love of Lesbian es un grupo que disfruta en el escenario gracias a la complicidad que hay entre todos ellos y lo contagia a su público. Ni siquiera el cólico nefrítico que sufrió Santi Balmes durante los dos primeros conciertos, y del que había conseguido recuperarse, ha sido capaz de impedírselo.

Como conclusión, es necesario destacar el discurso final de Juli en nombre de toda la banda. Los agradecimientos por apoyar la cultura, la música en directo y en general todo tipo de eventos culturales se hicieron de corazón, subrayando la iniciativa de su equipo de técnicos, Somoscrew, que representa a uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

La tercera de las cuatro noches consecutivas con sold out en Noches del Botánico fue una celebración de la cultura, de la música, de todo lo que hemos conseguido y de lo que está por llegar.

Love of Lesbian, “vuestro adiós dejó entrar ansias de volver”.

spot_img
Jorge Ocaña
Estudiante de ingeniería, pero sobre todo un loco de la música.
spot_img