Inicio Conciertos Otros formas, otras sonoridades. Tórtel. El Hijo

Otros formas, otras sonoridades. Tórtel. El Hijo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El hijo no nato. Lo oscuro tiene aquí su lugar, su hueco, sobre el que te puedes adentrar, arrastrar hasta llegar y luego elevar. No sé si se entiende.

El Hijo o Abel Hernández (Migala, Emak Bakia) presenta su EP Dentro. Sala a negro o ausencia de luz. Parpadeo de luces estroboscópicas sobre tus ojos. 

Hay risas sampleadas. Un ambiente oscuro sobre el que se deja pasar la luz, que muta en tantas cosas distintas. «En la calle la evitas, pero en facebook la espías”.  El folk -americana que era Madrileña ha desaparecido, muerto, se ha evaporado. 

La canción se ha roto. Se ha desestructurado. No busques estribillos aquí. No busques guitarras. Solo hay máquinas. Y Abel Hernández juega con los estilos, las sonoridades, samplers, voces, Calderón de la Barca, electrónica experimental, dubstep, IDM, art-lo que sea. Todo es verdad y quimera. Cabeza de león, cuerpo de cabra, cola de dragón. Abel dice que en los conciertos de música electrónica no hay tiempo para hablar y él quiere agradecer el momento.  Aunque se rompa ese limbo al que te lleva, la música. Ese flotar en la oscuridad, mientras los flashes y las visuales te muestran el camino. David T. Ginzo(Tuya) acompaña en el escenario a los teclados, sintes, máquinas.

He leído en una entrevista que a Abel este disco/sonido guarda reminiscencias con el primer disco de Migala, Diciembre 3 A.M. He leído que es profesor universitario. He leído que va a sacar, ahora mismo, un disco de mezclas del que ya puedes escuchar: Playa (No crece nada)

Antes hubo tiempo para la luz o los matices, más coloridos, aunque porosos y creativos. Con Tórtel, Jorge Pérez al mando de la voz, secundado por sintes, batería, bajo.

Jorge Pérez expone su último disco, Las tres tormentas, que define como “una suerte de suite para los tiempos que vendrán, que se nutre del día a día de una familia de tres (todos ellos tormentas en sí) y de personajes de Simon Hanselmann como fuentes de inspiración». Un disco producido por Abel, entre otros, Joaquín Pascual, etc. La cualidad principal de Tórtel sería la búsqueda, la propia búsqueda. Las distintas estructuras de Las tres tormentas, sonoras, vaporosas melodías, casi etéreas, contra folk mediterráneo, teclados chinos_japoneses pads de beats, experimentaciones sonoras.

Un disco que se deja llevar, pese a ser conceptual. Un disfraz que cambia de color constante del pop, synthpop, dream, al metafísico (de Ferran Palau). Sala llena, cola para entrar. Alguien le dice al puerta, perdone señor pero queremos ver a Tórtel. Un ejercicio de pop en el que las influencias se dibujan y se disuelven en cada canción, cada arreglo. Juegos vocales, capas. No es un disco de primera escucha, pero muy disfrutable. «Con una capa oscura entro en las casas mientras duermes».

Salir de la versión móvil