Inicio Discos A BURIAL AT SEA – A BURIAL AT SEA

A BURIAL AT SEA – A BURIAL AT SEA

El disco de debut de estos alemanes no inventa nada, ni tan siquiera la aparición de trompetas como instrumentos principales en una banda de post rock. Pero da igual, lo que importa es que su mezcla de math, post y shoegaze está tan bien hecha para ser un primer trabajo, que serán una de las bandas a tener en cuenta en el futuro cercano en un género que siempre parece estar en continua expansión.

Sembrando del terreno labrado por *Shels, entre otros, A Burial At Sea han sido definidos como una banda de postrock mariachi. Una chorrada como un templo, porque del mismo modo que unas guitarras con distorsión no son metal, unas trompetas no son un mariachi. Esa fusión sonora entre los dos elementos: guitarras duras, con distorsión que va a hacia el noise y el shoegaze y no hacia el metal, y las trompetas, es la que crea una conjunción de sonidos y de matices que sirven para expandir los temas hacia nuevas vías.

Estos a veces se construyen sobre las guitarras como en You Really Did Grow After All, que abre el disco tras la intro y otras sobre las trompetas, como en Breezehome. De este modo se construye el tema en base a lo que la composición necesita, creando desarrollos naturales en las progresiones más expansivas. Algo que es muy de agradecer, sobre todo en los temas de corte más math, que se nutren así de más organicidad.

Eso no es óbice para que no haya construcciones rítmicas y progresiones de acordes enrevesadas. Una muestra de ello es Nice From Afar, Far From Nice, en la que tras la contundencia las guitarras dejan paso a las trompetas que nos bajan las pulsaciones para volver a recuperar el aliento antes del ataque final.

A Burial At Sea saben crear música divertida y entretenida, alejando así de sí mismos y del estilo, esa falsa pretenciosidad e intelectualidad que los críticos achacan al postrock. Como si no existieran proyectos como And So I Watch You From Afar banda a la que más similitudes les encontramos, El Ten Eleven o Battles. Diversión nerda, obviamente, pero diversión al fin y al cabo. Temas como Scrios An Teach o D’Accord, son temas en los que es imposible no dejarse llevar por la energía y los arpegios de guitarra saltarina. Y eso nos mola, la verdad.

Pero sin duda, donde está el verdadero as en la manga de este disco, es en los tres temas finales. Least to Remember recuerda al math rock fusionado con el postrock más primigenio. El que deja a los temas progresar desde un simple acorde, una melodía, hasta una explosión sónica y festiva. Lightning Blanket hace lo propio integrando ahora las voces. Voces que se repiten de forma coral que va in crescendo a la par con la instrumentación, hasta explotar como fuegos artficiales.

Y, al llegar al final, nos dejan el tema más largo del disco. Un tema que me recuerda a veces a La Copa de Europa de Los Planetas si Jota no cantara y que nos muestra una progresión similar, yendo de la tranquilidad al éxtasis, aunque aquí, el viaje hacia este éxtasis, sea más largo y complicado.

En definitiva un excelente disco de presentación para una banda que tiene mucho que decir y que tiene un amplio camino hacia adelante.

Escucha aquí el debut de A Burial at Sea

Salir de la versión móvil