InicioDiscosAlizzz - Conducción Temeraria

Alizzz – Conducción Temeraria

-

Todo me sabe a poco
En un panorama musical saturado de fórmulas predecibles, Cristian Quirante, más conocido como Alizzz, brota como un artista que desafía los estándares musicales. Su obra personal nació con Tiene que haber algo más (2021) y su deseo por romper con estilos más limpios y marcar la diferencia. Esta obra evoluciona en su segundo álbum, Conducción Temeraria (2024), donde fusiona elementos del rock y el pop, creando así una experiencia sonora única.

Aunque estilísticamente se ubica más en lo urban, la música de Alizzz trasciende las etiquetas tradicionales, acercándose quizás hacia lo indie y alternativo. Su público es trasversal, él mismo confiesa que las métricas de su audiencia van desde los 25 a los 35 años. En un mundo lleno de aspiraciones superficiales, Cristian encuentra en el drama y lo cotidiano su principal fuente de inspiración. “Sus mierdas”, como él las referencia, nos resuenan demasiado. Quizás sea esto, unido a la brutal honestidad de sus letras, lo que le hace auténtico.

La producción de Alizzz es exquisita. Cada nota está cuidadosamente colocada, cada efecto meticulosamente ajustado. Los beats electrónicos se entrelazan con guitarras distorsionadas, creando una textura sonora que te envuelve. El uso de sintetizadores y samples es magistral y la mezcla es cristalina. Alizzz explica en varias de sus entrevistas que su objetivo es buscar la estética sonora perfecta para cada proyecto, un «vestido» para cada canción. Su exploración en Conducción Temeraria se basa en el uso de objetos antiguos y la destrucción y distorsión de sonidos, lo que aporta una frescura cruda que contrasta con la perfección transparente del pop convencional.

El corazón a 120 pulsaciones
El disco abre con Carretera Perdida, un tema introspectivo que nos traslada a un viaje nocturno una carretera desierta. Ya en los primeros acordes reconocemos la producción minuciosa de Alizzz, que se materializa en un sintetizador suave, distorsiones y percusiones pulsantes. Los elementos rítmicos van in crescendo, dejando latente la sensación de velocidad. La letra nos habla de libertad y adrenalina, con una voz que flota entre el deseo y la melancolía. Esta pista marca el tono del álbum, que nos sumerge en un paisaje sonoro inmersivo y profundamente evocador, una referencia demasiado directa a David Lynch, ¿o no?

Pero es una obsesión
Despertar es una pieza impecable. Tras escuchar el primer riff, estás atrapado. Ese uso de guitarra rota es un recurso deliberado en Alizzz e impregna de textura y autenticidad todo el disco. El artista ha confesado haber “destrozado” una melodía memorable de David Soler, editándola intensamente. Es este enfoque experimental lo que nos engancha Alizzz. Cuando crees que la canción no puede ir a más, surge la voz de María Arnal y cierra el círculo. La progresión armónica, el riff roto de guitarra y las voces sedosas nos llevan a un encuentro con lo desconocido, donde lo bello y lo incierto se cruzan.

Y, ¿cómo hago pa’ borrarlo?
Con una producción más minimalista pero efectiva, Mirando al techo reflexiona sobre lo que pudo haber sido. El sintetizador en esta ocasión se desliza y unido a los potentes beats de batería, crean un ambiente de cierta frustración. Los efectos de reverberación dan profundidad al tema y la voz de Christian brilla sobre la mezcla en muchos momentos. El balance limpio de tonos y el ritmo dinámico contrastan con la desesperación del mensaje, convirtiéndolo en un tema pegadizo con el que es fácil sentirse identificado.

Vivo en un instante
Y ese instante es este tremendo himno de amor. Destellos es, sin duda, la joya oculta del álbum. La suave introducción y el ritmo sostenido de la batería podrían llevarte a pensar que estás ante una canción del pop común. Spoiler: no. Con unas líneas de bajo profundas que contrastan con los arreglos más brillantes y ligeros, Alizzz fabrica una base pop que facilita el atractivo comercial del tema. El uso de agudos da claridad melódica y contrasta con los graves que dan el impacto rítmico. Destellos vemos nosotros después de haber escuchado este tema en directo.

No dejo de fantasear

Tiemblo te atrapa con su cadencia hipnótica y sus “sintes” envolventes. Las diversas capas y los arreglos están perfectamente colocados para llevarte por las distintas emociones a lo largo de la canción, cambiando su dinámica y su textura. Fantaseamos con la imagen del lavabo, donde la descripción es tan poderosa que se puede oler el tabaco que está fumando como un loco. El estribillo dulce le sienta como anillo al dedo. Y es que, por medio de una pulida y sofisticada producción, queda de manifiesto la ya confesa obsesión de Alizzz por las baladas. Amamos estas baladas directas.

Escucho los colores, veo los sonidos
De nuevo los acordes de sintetizador dominan la introducción, un acertadísimo comienzo muy repetido en todo el álbum. Estos, junto a una línea de bajo muy sutil pero contundente, anuncian la complejidad de la composición de Donde estás?. Los samples que simulan instrumentos acústicos combinan con la percusión electrónica, dotándola de una calidad orgánica gracias a la cuidadosa programación de Alizzz. El movimiento rítmico, quizás conseguido con compresión sidechain, permite que ciertos elementos destaquen en momentos clave del tema. La voz de Cristian, tratada con auto-tune, lanza un mensaje de pérdida y búsqueda de respuestas que podría llevarnos a una metáfora de algo más profundo. Conociendo las letras del artista, optamos por el sentido literal de la letra… y nos gusta infinitamente más así, fresco, sin dobleces.

Al final del túnel no hi ha llum, hi han flames
Después del hitazo Que pasa nen, no aspiramos a menos que un tema en catalán por disco. Con una introducción minimalista, No ho sé desarrolla una progresión armónica tenue pero efectiva, alternando entre acordes mayores y menores, transmitiendo cierta sensación de melancolía. La estructura sigue una forma verso-estribillo, con dos estrofas y una poderosa “tornada”. Las transiciones son fluidas y el ritmo pegadizo. Sin duda ha sido un acierto de incluir al grupo catalán Renaldo & Clara en una canción con versos tan reales, tan sin procesar, dotándola de una originalidad única al cruzarse con la dulzura de la voz de Clara Viñals.

Parece que es salvaje, pero es frágil
El regocijo de Alizzz en los lugares comunes culmina en Solos tú y yo. Y paramos de nuevo en una balada, género en el que confiesa siempre acabar cayendo. Esta vez la comparte con uno de sus referentes, Cuco. Los trazos de bossa y psicodelia que el artista americano deja a su paso son fácilmente distinguibles a lo largo del tema. Aquí la mezcla es clara y equilibrada, con una sensación de profundidad producida por el reverb y el delay. A su vez, los pads sostenidos y  los leads más agudos nos guían por una suavidad continua. Un baile de prom night es la escena que Cristian quiso evocar con esta creación y la presenta con una pareja de baile totalmente a su altura.

La brisa en la cara
Conducción Temeraria es un viaje emocional que te invita a sumergirte en las capas del arte, cuyo leitmotiv es la innovación. En medio de una fusión entre el rock y la electrónica, Alizzz ha creado un álbum que trasciende etiquetas. Una fantasía sonora de la que no queremos salir.

Sin negar su inspiración (a veces inconsciente) en ecos de bandas del pasado, Alizzz está ya en el futuro, dejándonos a nosotros en un presente lleno de sensaciones conocidas contadas por sonidos inexplorados. Este álbum es, sin duda, nuestra brisa en la cara.

AUTOR

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
Todo me sabe a pocoEn un panorama musical saturado de fórmulas predecibles, Cristian Quirante, más conocido como Alizzz, brota como un artista que desafía los estándares musicales. Su obra personal nació con Tiene que haber algo más (2021) y su deseo por romper con...Alizzz - Conducción Temeraria