Inicio Discos AMINÉ - LIMBO

AMINÉ – LIMBO

-

En 2017, el joven rapero de Portland Aminé saltó repentinamente al estrellato gracias al pegadizo single Caroline y su álbum debut Good For You. Tras ello, llegó el “semi-álbum” ONEPOINTFIVE (2018), el título (1.5) expresa su carácter de proyecto incompleto y que todavía no podía considerarse su segundo álbum de estudio.

El nuevo álbum Limbo (2020) abarca un largo proceso de grabación de más de dos años, un período que para un rapero joven se hace extrañamente largo. El propio Aminé reconocía en una entrevista para Vulture: “Los raperos de mi edad y de esta generación están sacando proyectos cada dos semanas. Algunos  triunfan, pero otros muchos van y vienen…todavía no sé lo que estoy haciendo, y eso es lo que realmente quería que los fans supieran.”

Atrapado en este limbopersonal, Aminé se ve seguro y divertido para poco después mostrar su cara más vulnerable e introspectiva. Durante Limbo (2020), el rapero abarca géneros aparentemente irreconciliables que van desde el pop-rap, ritmos de estilo boom-bap contundentes o excelentes colaboraciones con artistas consagrados y de estilos muy personales.  

Desafortunadamente, el peso del pop o mainstream rap es muy elevado y hasta 8 de las 14 canciones del álbum pueden catalogarse dentro de este género. El famoso productor T-Minus produce dos instrumentales absolutamente genéricas y olvidables en Can´t Decide y Compensating. Esta última cuenta con la estrella del rap más autotuneado Young Thug, el cual salva la canción in extremis.

En la segunda parte del álbum se concentran algunos de los peores temas del proyecto, como la burda imitación al cada vez más insoportable Drake en el single adelantado Riri. Algunos de losestribillos menos sexis de todo el año aparecen en Easy, junto con un descafeinado homenaje a la figura de su madre en Mama, tratando emular al legendario 2Pac en Dear Mama. La torpe denuncia antirracista en las relaciones interraciales en Becky y otros estribillos erráticos en My Reality despiden el álbum con una clara sensación agridulce. Material directamente para Tik-tok y las listas de los más vendidos, en todos los sentidos.

Este álbum despeja las pocas dudas que había sobre si Aminé es mejor rapero que cantante. En los temas que verdaderamente rapea, brilla con su estilo pegadizo e irónico, como en la canción de apertura Burden. Sobre un sencillo sample soul (idéntico al empleado por Westside Gunn en Wrestlemania en 2018) el joven rapero fluye con gran facilidad y reflexiona sobre la legalización de la marihuana o el racismo institucional en los EEUU: “Shit is legal, now the dealers know the jig is up, When it’s us, niggas gettin’ years, maybe ten and up, Soccer moms do the same, but government don’t give a fuck”.

El primer single adelantado del álbum Simmy funciona de forma similar a Burden: un contundente y elegante sample en bucle acompañado con originales y fanfarronas rimas de Aminé en las que homenajea a la difunta legenda O´l Dirty Bastard y su tema Shimmy Shimmy Ya. Además, en el espectacular videoclip el joven rapero recuerda a su ciudad nativa Portland y lamenta el rápido proceso de zonificación y aburguesamiento que ha sufrido la ciudad en los últimos años.

Por último, llegamos al grupo de canciones más destacadas de Limbo (2020), con excelentes colaboraciones de artistas consagrados y una buena actuación del propio Aminé. La melancólica Roots asombra por la burbujeante instrumental de Parker Corey de Injury Reserve, los preciosos coros de Charlie  Wilson y especialmente los cambiantes flows de JID. El rapero de Dreamville acelera y ralentiza su ritmo de rapeo pasando de largas rimas a versos monosilábicos sin aparente esfuerzo.

Los agresivos bajos del productor Pasqué golpean con fuerza al comienzo de Pressure in My Palms. Una canción que consigue juntar los nombres de dos brillantes raperos como Slowthai y Vince Staples, sin embargo sus versos son excesivamente cortos y el verdadero protagonista de la canción es Aminé con rimas cargadas de un humor corrosivo: “Matt Barnes verse Derek Fisher, caught you niggas in a, I hate when niggas don’t finish they fuckin’ sentences…. This is Metta World Peace before the peace came, bitch”.

Sin duda, la mejor canción del álbum es Fetus, en colaboración con el grupo de rap alternativo de Arizona Injury Reserve al completo. De nuevo, Parker Corey aporta una sensacional instrumental con sonidos propios de una película de terror, pero tremendamente hermosa y emotiva. Fetus consiste en una profunda reflexión sobre la madurez y las complicaciones de traer un niño al catastrófico mundo actual.

El tema es especialmente desgarrador ya que contiene alguno de los últimos versos de Stepa J. Groog, miembro de Injury Reserve fallecido de forma dramática el 29 de Junio de este mismo año. En sus versos lamenta su papel como padre y sus adicciones: “Can’t believe my baby girl’s already turnin’ six, Pray you nothin’ like your daddy, stay away from drugs, Hope I can be half the father that my mama was” a lo que su compañero Ritchie wit a T responde con un bonito recuerdo sobre Kobe Bryant: “Yeah, hope I can be half the father that the Mamba was”.

Limbo (2020) es una confusa colección de ideas y sentimientos del joven rapero Aminé durante estos dos últimos años. Muchas de las canciones son genéricas y le aportarán fama y éxito al rapero; por el contrario, otras suponen valiosas piezas de rap para los oídos más exigentes.