InicioDiscosÁNGEL STANICH - UNA VISIÓN GLOBAL BASTANTE APROXIMADA

ÁNGEL STANICH – UNA VISIÓN GLOBAL BASTANTE APROXIMADA

-

Desde que comenzase su andadura por ácidos caminos allá por 2014, Ángel Estanislao Sánchez Durán, o como se conoce en el mundo de la música, Ángel Stanich, ha sido un referente tanto a nivel de escenarios como en la calidad de sus composiciones.

Ya han sido tres los años que llevamos sin poder deleitarnos con nueva música. Desde la publicación de Máquinas en 2018. Pero en mitad de tanta desesperación ambiental, del caos social y mediático en el que nos encontramos, aprovechando el resurgimiento de la música, el alzamiento de los conciertos en directo, la toma de las calles por parte del arte, no cabría esperar un momento mejor para vivir el resurgir del “Ermitaño del Pop”.

De esta manera, el pasado 18 de junio nació Una Visión Global Bastante Aproximada, bajo el sello discográfico de Sony Music 2021. Un EP que recoge cinco canciones que funcionan como tentempié para el futuro disco del cantante santanderino.

Fue por abril cuando llegaron las buenas noticias, un adelanto en forma de canción profetizaba su regreso. Y no podría ser con otro tema sino con El Volver. Al escucharlo se disiparon los miedos, se sentía el calor que sólo te da la música. Ángel Stanich volvía, sonaba a su carismática mezcla entre el territorio ampliamente conocido como música indie y el folk americano que nos retrotrae a Neil Young en temas como My, My, Hey, Hey. Y la letra, donde se hace presente la madurez artística de Ángel Stanich, podemos apreciar esa evolución del ser humano en el que aprende del dolor, se nutre de esas experiencias que te hieren para de ellas aprender y buscar un mundo justo, donde nadie controle a nadie, donde cada persona viva en su remanso de paz y armonía con los demás. Una frase, para mi gusto la mejor, que recoge toda la intención de la temática es: De crío en el colegio no me escogía nadie / me ponía de portero al final. / En mis mil recovecos, donde soy insondable / he partido mi pin parental.

Tres meses más tarde se publicó el EP completo. Donde cabe destacar, el endiosamiento estilístico de la letra, hasta tales niveles que permiten que esta se asemeje a la grandiosidad de la historias del cine, y parezca que narre historias con detalles propios del audiovisual. Pero esto no es azaroso, como ya comentase en sus redes sociales, el disco está dedicado e inspirado a la memoria del ya fallecido director de cine español José Luis Cuerda.

Tras El Volver, que es el tema encargado de encabezar este EP, tenemos Una Temporada En El Infierno, donde el estilo es el que más varía con respecto a sus trabajos anteriores. El ritmo cambia, se vuelve presto, y abandona el folk para adentrarse en el rock, en concreto al que reinaba a mediados de los 80 en radios y pistas de baile, con un mayor peso de las guitarras eléctricas. La temática continua la picaresca e irónica Stanichiana que pudimos escuchar en temas de trabajos anteriores como Mátame Camión. Es en toda su naturaleza, una crítica a la mentalidad añeja y conspiranoica que se nutre de bulos, noticias falsas y creencias en dioses mediáticamente paganos.

Posteriormente a este frenesí, retornamos al Ángel Stanich intimista con la balada El Día Después. Situado en el ecuador del EP, aporta un lugar para reflexionar en la intimidad, desvelando en este momento de intento de purificación interna, el miedo inherente de todo el mundo al «día de después», cuando todo empiece a cambiar, las llamas se vayan extinguiendo poco a poco y las luces comiencen a desaparecer.

Matar a un Ruiseñor toma el nombre de la novela homónima, ganadora del premio Pulitzer y escrita por la novelista estadounidense Harper Lee. Sin duda, si la música pudiera olerse, este tema olería a cerveza, bailes y festivales. Carne de tarde de verano al Sol, Matar a un Ruiseñor es un giro de 180 grados en su música. El tema, sin abandonar el sentido crítico tan peculiar y que tanto caracteriza a Stanich, es todo un cambio en lo referente a sonidos dentro del grupo. De repente su música, que por lo general suena a árido desierto americano, se convierte en un oasis tropical que surge de la nada, suculento pero al verlo cabe la duda, ¿nuevo estilo para el próximo trabajo? O ¿estamos en una ironía, dentro de la propia ironía del cambio brusco de estilo? Sea cual sea la respuesta, el tema es pegadizo hasta extremos insospechables.

Para cerrar el disco tenemos Tu Alfredo Landa. El tema ofrece, a través de los papeles realizados por el actor español Alfredo Landa, una crítica sarcástica a la masculinidad machista de la que se sustentaban los personajes que él representaba. Pero no es una crítica al pasado, es una crítica desde el pasado hacia el presente, donde salen a relucir las vergüenzas de que tantísimos años después, parezca que no hemos aprendido. La mujer sigue infravalorada y capada socialmente, mientras mucha gente, en pleno siglo veintiuno, cubre su falta de ineptitud política siguiendo a líderes a caballo, donde cuesta distinguir animal de jinete.

En los años que corren, entre tanto cambio de mentalidad, es de agrado encontrar compositores como Ángel Stanich. Sentir que el autor no te trata como un idiota, que quiere que profundices en su música y en sus letras, que descubras su verdadero significado. Aquí lo blanco no es blanco, es todo un tapiz de colores que espera plácido a que pongas a funcionar tu raciocinio, que escarbes un poco, que te ensucies las manos, que manosees tanto la letra y la música hasta que la sientas tuya. Que abandones el conformismo que acarreamos tanto tiempo, que avancemos como sociedad pero sin olvidar de dónde venimos ni quiénes somos.

Musicalmente, se desliga de lo anteriormente creado por el grupo. Pero cambiar no empeora las cosas, amplía el horizonte, es cierto que a alguna gente esto podrá gustarle más o no gustarle, pero abre un nuevo campo de visión sin explorar para Ángel Stanich, que bien aprovechado, y no me cabe duda de que así lo aprovecharán, augura un gran futuro para la banda.

Escucha aquí lo nuevo de Ángel Stanich

spot_img
Mario García Salado
Estudié música desde los 6 años. Crecí enamorado de ella. Bastante indie. Bowie me enseño que los Héroes no necesitamos ni capa ni poderes. Igual demasiado indie.
spot_img