Inicio Noticias Destacados BENNY THE BUTCHER - BURDEN OF PROOF

BENNY THE BUTCHER – BURDEN OF PROOF

-

Cada vez hay menos dudas de que Griselda está salvando el hip-hop en este complicado año 2020. Sin embargo, ya se empiezan a oír las primeras voces críticas que avisan sobre una supuesta sobresaturación del mercado por parte del sello de Búfalo. Tonterías, ante la inoperancia de los principales colectivos durante este año, Griselda está surtiendo a los amantes del rap de algunos de los mejores proyectos del año: como Pray For Paris (Westside Gunn), From King to a God (Conway The Machine) y el recién salido Burden of Proof (Benny The Butcher).

No obstante, Benny The Butcher es el miembro de Griselda menos prolífico, aquel que selecciona con más cuidado todos sus movimientos en el mercado. Tras lanzar uno de los mejores álbumes de rap del 2018 Tana Talk 3 y el intensísimo EP The Plugs I Met (2019) llega Burden of Proof, completamente producido por Hit-Boy. El productor californiano está dominando los últimos meses, acechando al virtual “productor del año” hasta ahora The Alchemist, con lanzamientos tan relevantes como King´s Desease (Nas) o Detroit 2 (Big Sean).

La ausencia de los habituales productores de Griselda como Daringer, The Alchemist o Beat Butcha sorprende, pero vemos a un versátil Benny The Butcher adaptarse a la perfección al estilo más luminoso y triunfante de Hit-Boy. Por momentos, viajamos a principios de siglo XXI con Benny haciendo de Jay-Z (cuyo sello Roc Nation coproduce el álbum) y Hit-Boy manejando los platos como Just Blaze o Kanye West. Nostálgico y refrescante a partes iguales.

Burden of Proof es un álbum compacto y sin rellenos: 12 canciones y 38 minutos, 6 canciones en solitario intercaladas con 6 canciones colaborativas consiguen un perfecto equilibrio. La actuación de Benny es tan dominante que de un listado de nombres tan ilustres como: Rick Ross, Lil Wayne, Big Sean o Dom Kennedy sólo aguantan el tipo sus compañeros de sello Westside Gunn y Conway The Machine, y el superlativo Freddie Gibbs.

El álbum comienza y termina con dos misiles sonoros: la homónima Burden of Proof y Legend. En la primera, unas punzantes guitarras dan paso a unos exuberantes saxofones mientras un Benny desatado, sitúa el listón muy alto desde los primeros minutos del proyecto: “Jail cells while I learned decision makin’, Fifty grand in the ‘frigerator, living room, killers waitin’, Plastic on the floor like we renovatin’”. El cierre, con una emocionante instrumental que acelera y ralentiza guiada por las delicadas notas del teclado de Hit-Boy supone un perfecto escenario para el discurso seguro y triunfante del rapero: “I know a hundred fifty-five thousand weigh like seven pounds”.

En la parte inicial del álbum Benny The Butcher se muestra duro e implacable en la canción Sly Green: “Y’all comparin’ me to niggas?, That’s abusive to my name, I sold the dope to ’em, then I watch ’em shoot it in they veins” o exitoso y seguro de sí mismo en Famous: “I chose money over fame, how I end up with ’em both?, I’m just a dealer to the judgе, and a sinner to the Pope”.

Mientras que en la segunda mitad del álbum el rapero se abre, mostrando su cara más introspectiva y describiendo las duras consecuencias de una juventud dedicada a la calle y al tráfico de drogas. Originario de algunos de los barrios más peligrosos de Búfalo, la juventud de Benny estuvo llena de desgracias, con más de 5 años entre rejas: “Trust me, there’s two sides, one glamorous, other scandalous, These symptoms of abandonment, we suffer damages” rapea en New Streets y con el sufrimiento por el asesinato de su hermano mayor: “Hol’ up, just today I swear I felt my brother’s spirit, Writin’ all this shit and, damn, I hope my brother hear it” rima emocionado en Thank God I Made It. Un gangsta rap real y crudo, alejado del lujo y el éxito.

En uno de los álbumes de Griselda que menos “suenan” a ellos mismos, en gran medida por la lujosa producción de Hit-Boy, el colectivo igualmente encuentra su momento en la canción War Paint. La instrumental, consiste en un retorcido pero hermoso bucle vocal y sirve de perfecto ambiente para que Benny y Conway The Machine intercambien salvajes versos, con Westside Gunn rapeando un estribillo ideal para su distintiva voz.

Por último, la mejor canción y colaboración del álbum corresponden respectivamente a One Way Flight y el rapero Freddie Gibbs. Un delicado sample de la cantante soul Gloria Scott es testigo de la versión más poética y sensible de Benny: “What’s more important, the flower or the soil that grow it?”. El pegadizo estribillo: You gon’ cry in that Toyota or this Maybach? es obra del siempre magnético Freddie Gibbs. Cuando la canción está agonizando y parece que nos vamos a tener que confirmar con tan sólo un estribillo, el rapero de Indiana entra por sorpresa: “I said fuck it, wasn’t gon’ do a verse” y rapea unas rápidas rimas cargadas de ironía: “Bought some ugly white girl, when I whipped it, it’s Miss Universe”. La química entre dos de los mejores raperos de la actualidad es innegable, una seria candidata a mejor canción rap del año.

Burden of Proof es uno de los mejores álbumes de rap del año, y consigue algo que a priori era imposible, que Benny The Butcher y Hit-Boy suenen como si llevaran toda una vida colaborando. Griselda ya ha salido de sus frías, oscuras y desconocidas calles de Búfalo y están en posición de dominar todo el panorama.

Escucha aquí ‘Burden of Proof’, de Benny The Butcher