InicioDiscosCLEOPATRICK - BUMMER

CLEOPATRICK – BUMMER

-

Cleopatrick son Luke Gruntz (guitarra) e Ian Fraser (batería), dos amigos de la infancia oriundos de Cobourg, una pequeña ciudad de Ontario, Canadá. Como muchos, quedaron prendados con los grandes clásicos del rock y una vez la pubertad atacó empezaron a grabar su propia música como bien se podía. Al ser de una ciudad tan pequeña desde un principio se dieron cuenta de que la escena musical era prácticamente inexistente, así que no le hacían ningún asco a los pocos conciertos que se les ofrecían en los pequeños locales de suelo pegajoso de la zona. Sin embargo, su sonido arrollador les permitió ganarse poco a poco una legión de fieles que solo fue en aumento tras éxito de sus dos EP 14 (2016) y the boys (2018) y el pelotazo que supuso su single hometown (2017), colándose en el top de Rock de Estados Unidos y Canadá.

Si a semejante lista de hitos le sumas haber sido teloneros de grandson y Frank Carter and the Rattlesnakes y las constantes comparaciones con bandas como Royal Blood, el resultado son unas altas expectativas para el disco debut del dúo. Cualquiera podría pensar que la fama ciega una vez estás acercándote a la cima, pero en BUMMER los canadienses siguen haciendo de su ciudad y sus gentes el centro de sus ruidosos temas. Y es que a Luke y a Ian les apasiona hacer ruido. Y encima lo hacen bien.

Empieza BUMMER y el acople al comienzo de VICTORIA PARK (en honor al parque en el que el dúo echaba las horas en su juventud) es solo un pequeño anticipo de la tormenta de distorsión y guitarreo que nos esperan durante los próximos 28 minutos. El sonido explosivo de la batería de Ian (que nos podría llevar a preguntarnos si este chico está tocando la batería con un mazo) acompaña a la actitud chulesca de Luke, distanciándose de las gentes de su ciudad que no comprenden su sentimiento ante la música y están demasiado ocupados en las redes sociales: Been looking ‘round / Am I the only real motherfucker in this town? / They say Luke-y brother hit my phone when you’re around / Man, I only hit the road and you should really know by now / That you ain’t a real one, eh.

THE DRAKE y FAMILY VAN siguen una temática similar en cuanto a lo cotidiano y las difíciles experiencias en los primeros días de la banda (en especial sobre esas “gentes” de las que el dúo hablaba en VICTORIA PARK) sin abandonar esos riffs que a más de uno le harán poner cara de estreñido (el mejor cumplido que puede recibir una canción con un riff killer). GOOD GRIEF comienza de repente y la primera reacción de cualquier persona que la escuchase sería la de ponerse a pegar saltos y liarla en un moshpit en cuanto su enorme estribillo explotase. Los de Canadá relajan un poco el ritmo con una batería más tranquila pero igual de segura y firme en WHY JULY tras la locura desatada en la outro de la canción anterior, NO SWEAT

La ambiental YA nos da un merecido pero corto respiro, ya que la entrada repentina de la batería de PEPPERS GHOST nos indica que cleopatrick tienen todavía mucho más que ofrecernos, como por ejemplo un tremendo y estridente solo que bien podrían haber firmado Jack White o Tom Morello. 2008 fue el último single antes de la salida de BUMMER y es quizá la canción más personal de todo el disco. Íntima y desgarradora, la voz de Luke Gruntz domina el tema antes de que su guitarra/bajo hagan acto de presencia y la engullan por completo antes del último brochazo final cortesía de GREAT LAKES.

Con BUMMER, cleopatrick se presentan como uno de las bombas más explosivas del panorama rock con una corta pero intensa carrera de singles y EPs que ha culminado en un exquisito debut. Ahora solo falta ver hasta donde llega su onda expansiva. Por lo pronto, se encuentra reventando los tímpanos más exigentes en Norte América para alcanzar en primavera varios países de Europa. De momento no llegará a España, pero esperemos que a la Family Van de Luke e Ian no se le pinchen las ruedas por el camino.

Escucha el debut de Cleopatrick: BUMMER

spot_img
spot_img
CLEOPATRICK - BUMMER Cleopatrick son Luke Gruntz (guitarra) e Ian Fraser (batería), dos amigos de la infancia oriundos de Cobourg, una pequeña ciudad de Ontario, Canadá. Como muchos, quedaron prendados con los grandes clásicos del rock y una vez la pubertad atacó empezaron a grabar su propia...