Inicio Noticias Destacados CHICO JORGE – CHICO JORGE I

CHICO JORGE – CHICO JORGE I

Dibujamos caminos. Senderos que avanzan a pequeñas claridades, en las que encontramos un pequeño círculo de luz. En él, de repente (como si fuera culpa de una revelación divina) alcanzamos una pequeña lucidez sobre lo que nos sucede. Descubrimos qué nos hace dudar, qué nos jode y qué nos hiere. Y, quizá, si tenemos suerte, sabremos traducir ese hielo en el pecho. Entenderemos que esta puede ser la oportunidad de brillar, de saber que no se está tan mal o de reconocer nuestra propia debilidad.

Las canciones del primer EP de Chico Jorge, homónimo, se disfrazan de diferentes pieles según se deslizan sus cuatro temas. Llega con una identidad propia, poniendo en valor no solo las melodías, sino las sensaciones creadas en entre arrebatos de fuzz, saturaciones varias, camas de sintetizadores o pequeñas reverberaciones que se funden sin que te des cuenta.

Es reconfortante, es brillante, es adictivo; de poner el disco en bucle y darle 4 pasadas sin darte cuenta. Encuentras recovecos, salidas y una cierta tranquilidad en las mierdas existenciales que pone sobre la mesa. Chico Jorge i son cuatro pequeñas fotografías emocionales de una persona que encuentra en sus canciones un rincón para mostrar la accesibilidad que quizá no tenga su vida o su mente. Pero son sensaciones, tampoco me hagáis mucho caso.

En el primer tema, Las flores que arden, (sic), una batería con un tratamiento excesivo conduce una melodía optimista que admira a la herencia Beatles de Woods; su lo-fi noise (imposible no pensar en hoteles neutrales) conducen a una “el sol vuelve a salir / aunque no lo quieras ver”, manifiesto de calma entre estrofas que se crean entre la incertidumbre. Después, amalgama de miedo y furia. presenta un esquema similar, pero con un enfoque distintivo: entre acordes de mayor dureza en el que las últimas cuerdas de las guitarras nos llevan a sonidos nirvaneros (con detalles preciositas), nace un estribillo de sonido brillante con otra filosofía de aceptación vital: “la verdad no me sorprende / tengo un corazón inerte / que no puede descifrar / los acertijos de la mente”. Y después de la clarividencia, del pop sosegado a lo Templeton, llegará la ruptura con unas guitarras radioheaderas.

Pájaros, baja revoluciones para dejarse llevar en entornos más ambientales, en el que la base folk coquetea con una pequeña caja de ritmos de fondo. Cierra el EP grieta en sol Mayor., mucho más convencional sonoramente, pero con esta tendencia preciosista que lleva a una declaración optimista (“vuelve a brillar”) y una guitarra que celebra la determinación de Chico Jorge.

Este tal Jorge es un tal Jordi Bastida que ha tocado en numerosas bandas alternativas de primer nivel que no merece la pena reseñar (Google será vuestro amigo). Quizá, esa ha sido la excusa por la que ha llegado a mis oídos (qué injusta es la música, a veces). Una vez escuchado el disco, el background importa poco. Jordi y su banda (José Benítez a la batería, Amaia Miranda a la guitarra, Lucho Torres al teclado y Pedro Campos al bajo) han creado pequeñas notas de calma vital entre recursos sonoros variados, eléctricos y emocionantes; cuatro pequeños senderos que apetece recorrer una y otra vez.

Dibujamos caminos. En ellos nos encontramos con temblores, de esos que “basta un segundo / te parte en dos”. Pero llegar a ese pequeño círculo de luz hace que todo haya merecido la pena.

Escucha aquí el EP debut de Chico Jorge

Salir de la versión móvil