InicioDiscosDAVE GAHAN & SOULSAVERS - IMPOSTER

DAVE GAHAN & SOULSAVERS – IMPOSTER

-

Los años no pasan fortuitamente y con el paso del tiempo todo se acomoda. La rutina y el cansancio aparecen dejando aflorar una huella que amenaza lo que parecía imperecedero. Cuando esto ocurre, se pierde la frescura que permite marcar la diferencia. Entonces no queda otra que cambiar de dirección. Es el camino a seguir para hacer otras cosas. Probablemente es lo que quiso reflejar tiempo atrás Dave Gahan cuando afirmó en el diario El Confidencial: Si escoges hacer siempre lo mismo, día tras otro, la existencia se convierte en algo excesivamente seguro y acomodado. Depeche Mode se ha vuelto una banda excesivamente cómoda. Salir de ella ayuda a regresar, a tomar otras direcciones. Con Soulsavers se ha creado esa nueva química que permite experimentar cosas nuevas.

Imposter es una palabra inglesa que traducida al castellano, significa Impostor. La RAE define el vocablo como la persona que se atribuye falsamente algo, que finge o engaña con apariencia de verdad o suplanta a otro haciéndose pasar por quien no es. Curiosamente esta palabra es la que utiliza Gahan y Soulsavers (los salvadores del alma) para dar forma a su nuevo trabajo.

Es por ello que Imposter a simple vista parece un título muy fuerte para designar un disco de versiones, sin embargo, hay que entender ese título con matices. En primer lugar, se trata de un trabajo de canciones no propias pero que son interpretadas por otro (Dave Gahan) en su propio estilo. En segundo lugar, son temas que representan una parte de su vida que queda reflejada en esa selección de temas. Y en tercer lugar, el disco es un testimonio directo de lo que en Psicología se conoce como Síndrome del Impostor, un fenómeno que ha acompañado al inconsciente de Dave durante mucho tiempo por haber sido el intérprete vocal de otros compositores, como Martin Gore, el principal creador de los las canciones de Depeche Mode. Respecto a eso, Gahan lo dejó muy claro en la revista Rolling Stone:

Durante mucho tiempo me he sentido un impostor. Siempre he sentido que no pertenezco. Creo que eso es algo que todos sentimos en algún momento de nuestras vidas. Ahora no me molesta sentirme así pero creo que cuando era más joven me era muy difícil navegar el camino para sentir que podía pertenecer. Ahora me cuesta mucho menos porque entiendo que todos luchamos para sentirnos amados, aceptados y ver que pertenecemos a algún lado o alguien. Es una yuxtaposición entre quien soy en mi vida cotidiana y quién soy como artista. 

Partiendo de esto vemos que todo queda entrelazado dentro de una catarsis de temas muy escogidos y que hacen aflorar los propios fantasmas que han atizado la vida de Gahan a lo largo de los años. Son canciones que reinterpretadas por el propio protagonista se envuelven a través del sonido de esos salvadores del alma o Soulsavers. La meta consiste pues en liberarse de ese Síndrome del Impostor y renacer como autor propio libre de fantasmas, una sensación que ha reafirmado para Variety:

He estado actuando en escenarios durante muchos frente a la gente, y ha habido muchas ocasiones en las que no es del todo cómodo y en las que me he sentido como un impostor (…) Como cantante e intérprete, siempre trato de llegar al punto en el que ya no me importa lo que piense, solo estoy actuando y cantando una canción (…) Creo que esto es cierto para muchos artistas. Actuar siempre ha sido una gran parte de mi vida, pero muchas veces lo cuestiono. ¿De verdad soy yo? ¿Eso es lo que soy? ¿Eso es lo que hago? ¿O es una especie de disfraz? 

Visto esto, Imposter es el tercer álbum en solitario de Dave Gahan y un claro sucesor de anteriores trabajos como The Light The Dead See (2012) y Angels & Goshts (2015), ambos creados también con la colaboración de Soulsavers, la nueva formación que acompaña a Dave en sus discos en solitario. Esta formación estadounidense está compuesta por Rich Machin e Ian Glover cuyo sonido electrónico downtempo se fusiona con influencias de rock, gospel, soul y country, una mixtura completa que da forma sónica a los nuevos proyectos de Gahan.

Como arquitectura sonora, Imposter se compone de diversas versiones que en su día fueron popularizadas por artistas de la talla de Cat Power, Aretha Franklin, Neil Young, Pj Harvey, Bob Dylan, Gene Clark, Mark Lanegan, Linda Ronstadt, Elvis Costello, Nina Simone, Jeff Buckley, Nat King Cole, Sammy Davis Jr, Judy Garland, Michael Jackson, Elvis Presley, Willie Nelson y Pet Shop Boys, entre algunos más.

El álbum fue grabado en los estudios Shangri-La de Malibú (California, Estados Unidos) durante noviembre de 2019. Se trata de un disco que anhela transmitir una parte muy personal de la historia de Dave Gahan, y que recoge los diversos momentos que ha vivido consigo mismo y en sus relaciones con otras personas. Todo ello queda expresado mediante el sentimiento de la voz y con un repertorio de canciones que han sido muy significativas para Gahan. Así lo define él con sus propias palabras: 

Son temas que han marcado mi vida y a día de hoy siguen emocionándome. Cuando las escucho a través de sus voces originales, me impresiona la forma en que las cantan e interpretan, cómo expresan esas palabras que pronuncian. Me identifico con eso. No hay un solo intérprete en el disco que no me haya seducido. Espero que otras personas tengan esa sensibilidad tan especial, sobre todo esa gente que ama la música y lo ha hecho durante años.

El disco ha salido a la luz bajo los formatos de vinilo, CD y digital de la mano del sello discográfico Columbia. Se compone de 12 temas, cuidadosamente seleccionados. En ellos se mezclan varios estilos y períodos de tiempo, remarcando la voz como eje principal de las composiciones y de su estado expresivo personal, tal como bien expresan sus palabras:

La voz, como instrumento, puede ser una de las herramientas más expresivas para contar las experiencias propias, y generar atmósferas con un carácter particular. A lo largo de los años me he dado cuenta que mi manera de usar la voz ha cambiado. Ahora la utilizo para expresar algo muy profundo de mí, que no puedo expresar de otra forma. Por ejemplo, siento que existe una conexión muy íntima entre mi voz y las de estos artistas de los que he tomado prestadas sus canciones. Surgen de un lugar muy profundo que me sirve para expresarme de manera única y muy personal.

Imposter se basa en eso, en el uso de la voz como máximo tributo expresivo del alma, y como canal lírico donde los sentimientos adquieren una forma específica a través de la ola sónica que emana de la garganta de Dave y de los instrumentos de la banda. En consecuencia, conviene valorar estas canciones desde esta óptica.

El disco arranca sorpresivamente con The Dark End Of The Street, un clásico tema de 1965 compuesto por el dueto Chips Moman & Dan Penn, y que a lo largo de los años ha sido versionado por múltiples artistas como James Carr, Aretha Franklin, Joe Tex, Percy Sledge, Dolly Parton, Ry Cooder, Linda Ronstadt, Flying Burrito Brothers, Elvis Costello, Cat Power, entre muchos más. Un tema vestido bajo la forma clásica del sonido deep soul sureño, un tipo de música que surgió del sur de los Estados Unidos a partir de una combinación de estilos, como el blues, el country, el R&B temprano y una fuerte influencia del gospel que emanaba de los sonidos de las iglesias negras del sur. El mensaje de la canción narra la expiación del mal que hemos causado y que precisa ser redimido a través del amor: Escondidos en las sombras donde no pertenecemos / Viviendo en la oscuridad para esconder nuestro mal / Sabes que el tiempo va a pasar factura / Tenemos que pagar por el amor que robamos / Huyamos al final oscuro de la calle

El siguiente tema, Strange Religion, sigue una cadencia de corte espiritual y quizás menos rock que la original (2004) de Mark Lanegan que sin duda es más agreste en cuanto a voz y más intensa en cuanto a ritmo. Lanegan es uno de los cantantes más raros que hay hoy en día. Esta versión de Gahan muestra un lado sensitivo y diferencial en cuanto a registro vocal e instrumentación usada. La letra es una mezcolanza de pensamientos que aparecen dejando un claro mensaje: Le puse en las manos un poco de dinero de mi propio bolsillo / pero lo tiró a la basura / se quedó mirando el pasado con sus ojos cicatrizados / Ahora sé que no hay un camino fácil

Seguidamente entramos con Lilac Wine, canción original de James Shelton en 1950 y popularizada en diferentes tiempos por Nina Simone (1966), Jeff Buckley (2008) y Miley Cyrus (2012). En 2010 apareció en el álbum de Jeff BeckEmotion & Commotion, con la voz de Imelda May. El tema fue utilizado también en la película francesa Tell No One (2008). Musicalmente la canción es muy interesante, con detalles sonoros de extrema calidez y suavidad, pero lo más excelso es el registro vocal de Gahan que roza cotas de máxima sensibilidad y calidad. La letra tiene fragmentos que inducen a reflexionar: Cuando pienso más de lo que quiero pensar / Hago cosas que nunca debería hacer / Bebo mucho más de lo que debería beber / Porque todo me trae de vuelta a ti

Con I Held My Baby Last Night, cuarto corte del álbum, alcanzamos el ímpetu sonoro a ritmo de un blues cacofónico y electrizante, con distorsión guitarrística, batería ecográfica y furor vocal. El tema viene del original de Jules Bihari & Elmore James (1952) que posteriormente fue popularizado por Fleetwood Mac. Líricamente la letra no es destacable en cuanto a mensaje existencial, pero habla de ese amor que se siente cuando uno está enamorado a pesar de los problemas que dicho amor conlleva: Ella se despertó temprano en la mañana / Todo lo que va a hacer es alboroto y lucha / Sabes que te amo nena / y sabes que todo tu amor es gratis

A Man Needs A Maid (Un hombre necesita una sirvienta) es un temazo escrito y compuesto originalmente por el incombustible Neil Young en 1972 y que forma parte de su álbum Harvest. Aquí la letra ya adquiere una dimensión más profunda y con cierta ironía hacia lo que representa el patriarcado y la servidumbre: Mi vida está cambiando de muchas maneras / y no sé en quién confiar / Hay una sombra corriendo a través de mis días / Como un mendigo de puerta a puerta … Musical y vocalmente es un tema muy logrado. Los arreglos sonoros son supremos y la voz de Gahan adquiere notas altas, medias y bajas que superan con creces la voz original de Young. Sin duda, un tema suave pero sónicamente muy potente.

Metal Heart (Cat Power, 1998) es uno de mis pistas predilectas. Simple pero hábilmente calibrada a través de un ritmo marcado y una voz suprema que, poco a poco, va acelerándose dentro de un carrusel que gira y asciende hasta el firmamento. Los coros dan un toque divino y celestial al tema. La letra contiene fragmentos relevantes como Estás perdiendo todo aquello que estabas fingiendo / Cose tu fortuna en una cuerda / Estaba ciego, pero ahora lo veo todo / Corazón de meta / no vales nada / No hay pasado ni mañana / Solo tesoros para guardar

Shut Me Down es otra de las que elijo dentro de las preferidas, bien por su cadencia como el estilo de voz que emplea Dave, diferente a los temas oídos hasta el momento. La canción fue compuesta por Rowland S. Howard en 2009, un músico australiano de post-punk, quien fue guitarrista de las primeras bandas de Nick Cave y posteriormente de la como parte integrante de la banda The Queen Of The Stone Age. Está considerado como uno de los guitarristas más influyentes de Australia. Letrísticamente destaca el fragmento que dice: Estoy de pie dentro de un traje / entrecortado con mis nervios / ¿Vale la pena ese odio que escupieron sobre mí desde el cielo? / Ahora la noche es tan profunda que podría tropezar y ahogarme

Where My Love Lies Asleep (Gene Clark, 1971), es un corte que me recuerda en cierta manera a la canción Mother de Pink Floyd (The Wall). Incluso el toque de órgano al estilo de Richard Wright, así como parte de la letra, no dejan dudas: Donde mi amor duerme / No hay cadenas para su espíritu / Mientras se entra por la puerta / de los sueños flotando libremente

Smile de Charles Chaplin, John Turner & Geoffrey Parsons (1954) y versionada por Nat King Cole, Sammy Davis Jr., Judy Garland y Michael Jackson, es para mí la obra maestra del álbum. Ese toque background de piano de cola y contrabajo excelso, junto a la exquisita voz de Gahan que matiza con extrema elegancia retro, te lleva a esos tiempos vintage de los míticos 40/50. Textos como ¿De qué sirve llorar? / Descubrirás que la vida todavía vale la pena / Si solo sonríes.

Desperate Kingdom Of Love a pesar de ser compuesta por PJ Harvey en 2004, es una pista que adquiere un estilo tonal muy a los años 50, sobre todo en cuanto a sonoridad. La voz refleja esa legendaria época donde el rock and roll, los autocines y los rebeldes sin causa, marcaban a la juventud de aquel entonces. Las letras son las que más se ajustan a ese Síndrome del Impostor que hablamos al principio: Eras un niño enfermizo / y el viento te derribó / El agua bendita no puede ayudarte ahora / ni tus ojos misteriosos no pueden hacerlo / Vender tu razón no te llevará a través de / los desesperados reino del amor / Hay otro que mira / Desde detrás de tus ojos / Aprendo de ti cómo esconderme / del desesperado reino del amor …s cuenta Dylan

Not Dark Yet, es un tema escrito por Bob Dylan y que forma parte de su álbum, Time Out of Mind, de 1997. Es una buena versión cuya vozsupera con creces la prueba de versionar al gran Dylan. Todavía estás a tiempo de despertar porque todavía no es oscuro. Así nos lo cuenta Bob y Dave, cada uno desde su ángulo musical y voz propios. Se percibe, asimismo, esa posición ideológica donde Dylan marca esa necesidad de cambiar para evitar caer por la alcantarilla: Las sombras están cayendo (…) Y el tiempo se está acabando / Siento que mi alma se ha convertido en acero / Todavía tengo las cicatrices / que el sol no sanó / Bueno, mi sentido de la humanidad ha ido por el desagüe

Y finalmente llegamos al cierre del álbum con Always On My Mind, tema original de John Lee Christopher Jr., Mark James & Wayne Thompson (1972). Un tema clásico que ha sido versionado por autores muy dispares como por Elvis Presley, Willie Nelson y Pet Shop Boys, entre otros. No cabe duda de que es un tema donde se habla del amor una vez más, valor muy presente a lo largo del disco en sus distintas formas de manifestación: Hay pequeñas cosas que debería haber dicho y hecho / sólo que nunca se tomaron su tiempo / Tal vez no te abracé / Todos esos momentos solitarios y solitarios / Y supongo que nunca te dije que estoy tan feliz de que seas mía

Concluyendo… Imposter es un álbum de versiones elegidas por Dave Gahan y que le han marcado por diversos motivos a lo largo de su vida. No estamos ante un disco clásico de covers. Como tal no aporta nada novedoso, pero en líneas generales es un buen trabajo, aunque a veces resulte algo plano y sobre todo lento. Quizás se echan en falta algunas canciones con mayor énfasis a fin de encajar mejor su concepto y equilibrio la globalidad del álbum global.

A pesar de ello, el disco tiene muchos puntos fuertes y uno de ellos, el más intenso, es el juego que hace Dave Gahan con su voz, que sigue siendo especial y suprema. Unos registros vocales que se esfuerzan al máximo por desmarcarse de Depeche Mode, reto que consigue gracias al gran sonido de Soulsavers. Dentro del álbum destaco como temas excepcionales como Smile, Metal Heart, Strange Religion y Shut Me Down, aunque también enfatizo la originalidad blusera de I Held My Baby Last Night con sus metálicos y desgarradores registros.

En definitiva, la primera vez que oyes Imposter te quedas impávido, pero a base de oírlo varias veces vas encontrando matices y fluctuaciones que sorprenden y ayudan a una mejor comprensión y valoración. Es un disco triste, íntimo, de vuelta atrás y renacimiento, donde la dinámica slow se alza como la esencia y motor de ese supuesto “impostor”, tal como declaró en La Vanguardia: Durante años me he sentido como un impostor.

No hay duda pues de que Imposter es un trabajo cuya finalidad existencial es la de acoger cada canción bajo una exquisita sensibilidad terapéutica, a través de una depurada selección temática que el artista ha elegido minuciosamente como parte integrante de sí mismo, brindando con ello una traslación magnífica que, en algunios casos, sobrepasa incluso la canción original o sus otras versiones. En consecuencia, detrás de cada sonido, de cada palabra, en el Impostor existe un conglomerado vivaz de sentimientos y recuerdos, de significados y experiencias que hablan del amor, de la pertenencia, de la sabiduría, de la redención, del perdón, y de la esperanza. Todo este complejo racimo emocional va más allá de la pura canción de versiones, un alternativa muchas veces dificil de lograr.

Como indicó el propio Gahan en ClashMusic: Imposter es un álbum de vulnerabilidades extremas, donde se revelan las ansiedades más íntimas. No creo que hubiera podido hacer esto sin Soulsavers. Realmente no creo que hubiera podido cantar estas canciones, con mi propia voz, hace veinte o treinta años.

Escucha el disco aquí

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img