InicioDiscosTHE PRETTY RECKLESS - DEATH BY ROCK 'N ROLL

THE PRETTY RECKLESS – DEATH BY ROCK ‘N ROLL

-

Bajo una cubierta gothic nude, The Pretty Reckless reaparece con gran fuerza con su nuevo álbum Death by Rock ‘N Roll, título que viene marcado como DXRN.  El mensaje no puede ser más directo: desnudos ante la muerte y el dolor, la música es un abrazo hacia la eternidad. El concepto artístico y la fotografía de la portada es de Danny Hastings.

Death by Rock ‘N Roll es un álbum escrito por Tayler Momsen y Ben Phillips, pero contiene las participaciones de dos miembros de Soundgarden (Matt Cameron y Kim Thayil, Only Love Can Save Me Now) y de Rage Against the Machine (Tom Morello, And So It Went). La producción del álbum viene firmada por las discográficas Fearless Records (EE.UU.) y Century Media Records (resto del mundo).

El disco es una catarsis y un homenaje a las dos tragedias que sacudieron al grupo. Primero fue la muerte de Chris Cornell mientras Tayler Momsen y su banda estaban de gira con Soundgarden (mayo de 2017). Su líder, Chris Cornell se quitó la vida tras un concierto en Detroit. Este hecho dejó completamente devastada a la banda. Taylor Momsen lo expresó a través de SPIN:

“Estuve allí esa última noche en Detroit. Hablé con Cornell le di un abrazo y me despedí. A la mañana siguiente me desperté con la noticia de su muerte (18 de mayo de 2017). De repente pasé de la experiencia más placentera a la más devastadora. No podía llorar y seguir subiendo a un escenario para montar un espectáculo de rock. Me derrumbé. Sólo con el tiempo pude volver a la música y a la necesidad de componer. Death By Rock And Roll fue la mejor salida para la peor situación posible”.

Once meses después (abril de 2018), el productor de The Pretty Reckless, Kato Khandwala, falleció en un trágico accidente de moto. Otra vez la muerte de un ser próximo volvía a azotar a la banda. Devastados por ambas muertes, The Pretty Reckless se retiró de escena. Tras pasar un largo tiempo sumidos en la vaciedad y la agitación, renacieron como grupo y crearon un álbum donde expresaron toda su rabia, dolor y nostalgias. Death By Rock ‘N Roll es un brillante homenaje a los amigos que dieron su vida por el rock. “Pasamos unos años muy duros (…) No quiero entrar en detalles, pero entré en una depresión y la música fue lo que me sacó de ella. Al final, comencé a escribir todo lo que sentía porque mi mayor deseo era no dejar que la memoria desapareciera. A través de la música, todos nos unimos. Porque el rock and roll es una mentalidad, un estilo de vida, una energía inmortal que te impulsa como parte de tu alma. Si vives según esta ética, no puedes dejar que nadie se quede atrás,” explicó Momsen según Rock FM.

Cornell era un querido amigo, pero Kato era el productor de la banda, un compositor, mezclador e ingeniero muy apreciado en los círculos musicales. Llegó a producir a Blondie, Paramore, My Chemical Romance, Pop Evil… Poseía una inteligencia especial para desarrollar el sonido idóneo. Por eso, Death By Rock ‘N Roll es un llanto positivo a la pérdida. Así lo expresó Taylor a Katherine Turman: “El disco reflexiona sobre el ciclo de la vida. Vienes a este mundo sólo con el alma, y te vas dejando tan solo lo que hiciste. El resto se va contigo”.

Sin duda, son reflexiones profundas que demuestran la riqueza del rock. Infinidad de músicos han dado y siguen dando su vida por una música que sacude el alma, que unen a millones de personas en el mundo entero. Perder amigos es una experiencia traumática y la única manera de superar su adiós, es no caer en el abismo; dar vuelta a la tragedia y sublimarla con la música. Momsen lo declaró sinceramente en SPIN: El disco se adentra en mucha oscuridad y tristeza. Escribirlo y publicarlo fue una gran curación, un renacimiento. ¿Cuántos pueden decir eso?”.

Análisis del disco por temas

Abre el disco con Death By Rock ‘N Roll, tema homónimo producido por Jonathan Wyman, la primera que realiza como productor de la banda. Ha sido número uno en varias listas y un nuevo récord para los grupos de rock encabezados por mujeres. Su fuerza es devastadora y los potentes riffs arrasan. Los registros líricos de Momsen rozan la fortaleza propia de las valquirias y las guitarras sacuden el alma.

Only Love Can Save Me Now arranca bajo una rítmica de corte Black Sabbath y Soundgarden, todo ello hábilmente manejado por la maestría guitarrística de los miembros de RATM. Taylor clava el tema con su impresionante voz. El final es una nota eléctrica bajo suspensión y caída que da paso a uno de los mejores temas del disco. And So It Went comienza como un film que anuncia la fuerza que va a venir. Un TEMAZO en mayúsculas. Morello se desata como un huracán. Los cambios vocales de Momsen oscilan entre variedades líricas. Los coros femeninos recuerdan a Another Brick in The Wall de Pink Floyd. El tema concluye como una muerte súbita: un riff y una parada en seco.

Sigue 25, cuyo estilo nos conduce a las películas de James Bond. Taylor, una vez más, explosiona sus habilidades vocales. A mitad del tema aparece un cambio que recuerda a The Beatles. El tema finaliza con diez golpes de bombo y los latidos de un corazón metálico. Sobre ello Taylor comentó: “Justo había cumplido 25 años cuando la compuse. Es como una autobiografía”.

My Bones se inicia con unos tambores que recuerdan las danzas de los indios nativo americanos. La letra es concisa: “Si no puedes ganar la batalla, es mejor correr“. A la mitad la canción deriva hacia una melodía y letra más existencialista: “Cuando era joven podía ver perfectamente / ahora estoy tan ciega como una niña / todos pecamos, entonces, ¿por qué soy tan culpable? este agujero, es el único lugar donde puedo ser libre…” Al final del tema se escucha un carraspeo, como si Momsen buscara recomponer fuerzas. Así llega la serenidad marcada por I Got High, tema reflexivo que narra los momentos más difíciles de la artista: “Desperdiciada, confundida, complaciente / perdí mi centro, supongo que quería esconderme / si hubiera querido volar, debería haber ido en un avión / si hubiera querido volar, debería haber subido hasta la cima más alta de la montaña / y no perder mi cerebro…”

En Broomsticks retorna brevemente a la infancia, donde los miedos están presentes a pesar de cierto confort. El vídeo ilustra un fragmento de un cuento infantil sobre gatos negros, brujas, escobas y calabazas. Al final, una figura de un hombre con una rosa oscura aparece y se transforma en un licántropo. El tema dura 36 segundos y en su cierre surge un “Happy Halloween“. ¿Una broma? ¿Un recuerdo de niña? Continúa esta temática Burn The Witch, tema que habla de la quema de brujas, pero musicalmente es para rodar con una Harley. Comienza con un rasgueo de guitarras que dan paso a un marcado ritmo hard. El punteo de guitarra es agudo y vibrante y la voz va creciendo como un dragón que arroja voraces tonalidades incandescentes.

Standing At The Wall marca un tono más melancólico, una balada de desenlace orquestral épico. La voz se abre paso como el llanto de alguien que se resquebraja ante los muros del dolor y la tristeza: “Estoy parado ante en el muro / es alto y yo soy pequeño / no hay nadie que me atrape cuando caigo / ahora veo que todo se acabó / y mis sueños están perdidos en el mar”.

Ya en la recta final del disco, Turning Gold toma un tono oriental para narrar los fragmentos agridulces de la vida y las decisiones que te han llevado a ellos. Rock And Roll Heaven toma la herencia sureña para homenajear a las figuras del rock’n’roll que murieron jóvenes, como Janis Joplin, Jimi Hendrix o Jim Morrison: “Tengo que llegar a los veintisiete antes de morir / aprendí hace mucho que la vida es como una canción / la música sigue sonando incluso después de tu partida / pero vivir tan rápido solo para morir tan joven / espero que hayas encontrado algo de paz / todo lo que soy hoy es lo que hiciste de mí / la gente va y viene, pero en el fondo sé que nos volveremos a encontrar algún día / en el cielo del rock and roll”.

Cierra el disco Harley Darling, un tema que mira al sonido roots y recuerda a Neil Young o a Blake Shelton. Es una canción muy enternecedora. Manifiesta la despedida del amigo que no está, los recuerdos y nostalgias que una vez fueron y partieron hacia alguna parte. Antes de llegar al final, se escucha el rugido de una Harley. Es el último sonido del motor todavía vibrante, el adiós simbólico de Kato: “Harley cariño / te llevaste mi amor / y lo llevaste por el camino solitario hacia las estrellas / te llevaste todo y ahora estoy sola otra vez…”

Sin lugar a dudas estamos ante un gran disco, de gran variedad estilística. The Pretty Reckless no caen en el tedio y logran dar lo mejor de sí. Se nota la fuerza interna que consolida el poder terapéutico de la música y al mismo tiempo la madurez de la banda. Posiblemente estemos ante el mejor trabajo del grupo y uno de los mejores discos del año. Y es que el rock nunca muere, sigue estando en todas partes.

Escucha aquí ‘Death by Rock and Roll’, de The Pretty Reckless

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img