InicioDiscosJEHNNY BETH & BOBBY GILLESPIE - UTOPIAN ASHES

JEHNNY BETH & BOBBY GILLESPIE – UTOPIAN ASHES

-

No podemos negar el entusiasmo que se apoderó de nosotros cuando vimos que Jehnny Beth, la cantante de Savages, un portento vocal, una intérprete arrolladora y una persona con la que, a juzgar por la portada de su primer disco en solitario To Love Is To Live (2020), conviene compartir bando en caso de una hipotética revolución, había sacado un disco con un tal Bobby Gillespie, que, bueno, sólo había sido parte de The Jesus and Mary Chain y había creado una banda con un par de cosillas destacables, unos tales Primal Scream, que quizá os suenen de algo a estas alturas de la vida. Se nos vinieron a la cabeza otros proyectos de este estilo, como el disco aquel que sacaron St. Vincent y David Byrne, Love This Giant (2012), que terminó siendo bastante resultón, la fusión con inmejorable resultado de los talentos de Rachel Zeffira y Faris Badwan de The Horrors en Cat’s Eyes, o incluso la irrupción de Miles Kane y Alex Turner como The Last Shadow Puppets. Llamadnos ilusos. Nos gusta creer. Imaginar cosas chingonas.

Pero lamentamos anunciaros que, si esperáis una especie de odisea espacial psicodélica dentro de una lavadora en la sala de máquinas de una nave intergaláctica, teniendo en cuenta lo claustrofóbico y cyberpunk del trabajo en solitario de Beth y lo que es capaz de hacer Gillespie en álbumes como XTRMNTR (2000), Screamadelica (1992) o Vanishing Point (1997), este Utopian Ashes (2021) os va a decepcionar. Y nos duele un poco que así sea.

Lo cierto es que el último disco de Gillespie con Primal Scream, Chaosmosis (2016), aunque quizá sea algo anacrónico, seguía funcionando bien, con pinceladas electrónicas y tonadas pop clásicas, en lo que venía siendo un batiburrillo del sonido de la banda a lo largo de su historia, hacía presagiar que este Utopian Ashes podría ir en esa dirección, rejuvenecido y con la pegada de toda una Jehnny Beth. Pero, de hecho, si lo pensáis bien, las últimas noticias que hemos tenido de Bobby Gillespie fue su estelar aparición en un debate político de la BBC mostrándose perplejo ante la participación del presentador y los colaboradores en el reto viral del momento. Sí, amigos: Bobby Gillespie es tertuliano. Y además un tertuliano de los serios.

Así que en ese contexto vital de Gillespie se presenta este disco. Es un disco sobrio, demasiado teniendo en cuenta sus intérpretes, un álbum adulto, clásico, sensible. En otras palabras, nada que ver con Swastika Eyes o The Answer. El disco que sacaría un tertuliano de los serios de la BBC, con traje de tweed y ligera predisposición a votar laborista, eso sí. Bebe en las aguas en las que navega Nick Cave en The Boatman’s Call (1998), pero sin llegar a esa profundidad y majestuosidad. De hecho, son inevitables las referencias a Cave, el maestro de los duetos. Y en eso, no se puede competir contra él, a pesar de que Gillespie es comparable en cuanto a carisma y talento.

Podemos destacar, no obstante, una interpretación de Gillespie sorprendente, por lo desnuda, cruda e inspirada, en la que es posiblemente la mejor que podamos recordar en una trayectoria de casi 40 años ya. Su compenetración con Beth es perfecta y sincronizada a la perfección. El primer corte, Chase it Down es un monumento a la elegancia, a la producción cuidada y detallista, y el segundo corte, English Town, que podría haber salido perfectamente en Let England Shake (2011) de PJ Harvey, hace presagiar una oscuridad que nunca termina de aparecer. A partir de ahí, la aportación de Beth es cada vez más testimonial, convirtiéndose el álbum en una proyección de The Carpenters en el siglo XXI (pero como si tuviera menos peso Karen que Richard Carpenter), solo remontando con la excelente Stones of Silence y el mejor dueto, You Can Trust Me Now, que recuerda, excesivamente, a Cave y Kylie Minogue con Where the Wild Roses Grow.

Utopian Ashes se avecina, pues, como un disco que va a explotarnos en la cara, y termina siendo como si George R.R. Martin se junta con Stephen King para contarnos un cuento de hadas family friendly. Un disco de una bella factura, con un poso de nostalgia, de tristeza, de soledad tras el amor perdido, un disco que habla de lo que es haber vivido mucho, haber vivido bien, y de recordar el pasado como algo que no volverá, buenos tiempos, lejanos. Nos llena de esperanza que el espíritu optimista lisérgico de Screamadelica esté latente en Living a Lie, pero, sinceramente esperábamos más. Especialmente esperábamos más Jehnny Beth, más locura, más desconcierto y más músculo. Es un disco de Bobby Gillespie CON Jehnny Beth, más que un disco de Bobby Gillespie Y Jehnny Beth. Ahora, eso sí, queda demostrado que tanto Jehnny Beth como, por supuesto, Bobby Gillespie pueden adscribirse a cualquier registro y a cualquier estilo, y tendrán excelentes resultados.

Así es Utopian Ashes, un disco que os hará plantearos si es una buena idea abrir un plan de pensiones privado a vuestros ¿veintitantos? años y una perfecta elección para cuando vuestro padre os invite a cenar a su casa y os pida que le pongáis música de esa de la vuestra. Éxito asegurado. Aunque mucho nos tememos que no pasará a la historia de la música.

Escucha aquí Utopian Ashes, de Jehnny Beth y Bob Gillespie

spot_img
Guillermo Vázquez
A veces escribo de música, a veces escribo de coches. Otras veces hago música. Pero la mayor parte del tiempo me quejo por cosas.
spot_img