InicioDiscosJETHRO TULL - THE ZEALOT GENE

JETHRO TULL – THE ZEALOT GENE

-

El populista con un atractivo oscuro, la complacencia del odio / Que los alarmistas xenófobos entregan en un plato para domar las punzadas del hambre y satisfacer la lujuria / Esclavo de la ideología, la moderación muerde el polvo… —Jethro Tull, The Zealot Gene

Recuerdo a Jethro Tull y la mágica flauta de Ian Anderson cuando apenas tenia 16 años y andaba envuelto en mis indumentarias hippies y melena al estilo Jim Morrison. Desde entonces han pasado muchos años y he visto como el tiempo ha conservado muchos de los viejos estilos de rock desafiando tendencias actuales, desavenencias internas y degastes temporales. Sinceramente, muy pocas bandas logran este triple hito.

Ahora, tras 20 años de silencio, y al margen de recopilaciones, directos y remixes, la formación inglesa vuelve a la carga con un nuevo álbum, The Zealot Gene, el primero desde que en 2003 lanzasen The Jethro Tull Christmas Album, una selección curiosa de canciones navideñas bajo el signo de los Tull. El nuevo trabajo viene firmado bajo el sello de InsideOutMusic/Sony Music en las ediciones físicas de CD estándar, 2 vinilos + CD, 2 CDs + Blu-ray, Ed Deluxe con 3 vinilos blancos + 2 CDs + Blu-ray.

Escuchar The Zealot Gene es como hacer un viaje a los años 70, pero envueltos en una cápsula nueva con motores diferentes y ajustados a los tiempos modernos. Es lo que tiene de grande este disco que, sin hacer comparaciones, mantiene la identidad del grupo junto a una actualización moderada.

En el disco participan Ian Anderson (flute, guitar, bouzouki, mandolin, harmonica, vocals), Joe Parrish (guitars), John O’Hara (orchestral conductor, piano, keyboards, accordion), Scott Hammond (drums & percussion) y David Goodier (bass & double bass).

Recordemos que Jethro Tull se formó como banda en Blackpool (Reino Unido) a finales de 1967. Junto a The Rolling Stones, está considerada como una de las formaciones de rock más supervivientes de la historia. A pesar de sus múltiples cambios de miembros, la agrupación siempre ha estado liderada porel inconfundible Ian Anderson, cantante y flautista escocés, autor de casi todas las canciones del grupo.

Jethro Tull, como denominación, hace referencia a un agrónomo e inventor agrícola que vivió en el siglo XVIII y que diseñó la primera máquina agrícola de tracción animal conocida como sembradera. Este personaje está considerado, asimismo, como uno de los pioneros de la revolución industrial y uno de los impulsores de la revolución agraria.

En cuanto honores hay que decir que, la reina Isabel II de Inglaterra, en reconocimiento a sus servicios al mundo de la música, otorgó a Ian Anderson (diciembre de 2007) la Orden del Imperio Británico en calidadde OBE (Officer of the British Empire).

Recuperando parte de su historia, es importante saber que Jethro Tull logró su reconocimiento más popular durante la primera mitad de los años 70 gracias a dos álbumes históricos, Aqualung (1971) y Thick as a Brick (1972), ambos considerados como auténticas obras de arte. Con el tiempo la agrupación llegó a convertirse en un símbolo de culto entre sus múltiples seguidores y amantes del rock progresivo.

El estilo musical de la banda es muy particular. Los expertos suelen se englobarlo dentro del rock progresivo, aunque muy hábilmente mezclado con el blues, el folk inglés, ciertas pinceladas de hard rock, y música barroca, medieval inglesa y renacentista. Dentro de esta peculiar arquitectura de sonido, destaca Ian Anderson con su característica voz y forma de tocar la flauta, así como el desgarrado sonido guitarrístico de Martin Barre, otro de los ilustres legendarios de la formación, actualmente ya ausente. Durante algunos años, el grupo, en su necesidad de reinventarse, incluyó a los teclistas John Evan y David Palmer, y a John Glascock, sobresaliente bajista y cantante fallecido en 1979.

A lo largo de su trayectoria, la formación ha ido utilizado una gran variedad de instrumentos, en su mayoría tocados por el propio Ian Anderson, como el laúd, la mandolina, la balalaica, el saxofón, la armónica, la gaita, el acordeón y diversas clases de flautas. Gracias a su personalidad camaleónica, Ian Anderson y la capacidad creativa de la banda han sabido reinventar su propio sonido sin caer en la repetición y agotamiento lo que ha permitido que el grupo se mantuviera presente a pesar del paso de los años.

The Zealot Gene se compone de 12 pistas que, según los propios miembros de la banda, trata de explorar y reinterpretar distintos relatos, algunos de ellos bíblicos, como la traición de Judas a Jesús y la historia de Moisés y su relación con Dios; sin embargo, otras pistas abordan referencias críticas a la sociedad y a figuras políticas determinadas, populismos peligrosos y el abuso del alcohol y las sustancias entre los adolescentes.

La canción principal del disco y que lleva el nombre del mismo, es un claro mensaje a la intolerancia que impera hoy en día y que ejercen ciertos sistemas políticos y líderes mundiales. En el clip oficial de la canción, queda reflejada esta crítica con alusiones directas al liderazgo populista, especialmente a ejercido por personajes como el expresidente norteamericano Donald Trump. Según palabras del propio Ian Anderson: The Zealot Gene resume la naturaleza divisiva de las relaciones sociales y de las opiniones extremas que alimentan los fuegos del odio y los prejuicios. En este momento hay al menos cinco figuras nacionales dictatoriales prominentes que podrían cumplir con los requisitos y Donald Trump es uno de ellos

La canción principal que lleva el nombre del álbum, es rotunda al respecto: El populista con un atractivo oscuro, la complacencia del odio / Que los alarmistas xenófobos entregan en un plato para domar las punzadas del hambre y satisfacer la lujuria / Esclavo de la ideología, la moderación muerde el polvo.

Musicalmente en el disco no hay temas desajustados o incoherentes, todos alcanzan su plenitud objetiva y estilística, y se desarrollan conforme a su estructura compositiva, reforzándose con letrajes complejos, simbólicos, poderosos e interesantes.

Mrs Tibbets: No te sientas mal por el calor derretido. La carne quemada, la desaparición de los glóbulos blancos blandos. Y el suelo destrozado bajo los pies temblorosos…

Jacob’s Tales: A quién le importa la plata familiar, que brilla en los polvorientos pasillos, bordeados de paisajes mal pintados en paredes mal pintadas. A quién le importa si me siento cómodo en un camino rural y frondoso, mientras estoy atado a la monotonía como una mariposa descolorida y colgada en un marchito tendedero…

Mine Is The Mountain: Trae toda tu pompa, tus joyas preciosas y tus galas. Constrúyeme un refugio seguro para vivir, a través de las eras, para regañarte y guiarte, amenazarte, engatusarte y cortarte hasta los huesos. Porque mía es la montaña.

The Zealot Gene: Mientras algunos de nosotros nos sentamos entre sombras interminables de gris, no hay necesidad de caminar a través de la cuerda floja…

Shoshana Sleeping: Ella duerme, y el aliento viene rápidamente, como un suspiro que separa los labios sedosos. Pechos suaves e hinchados, como s puntas doradas y orgullosas…

Sad City Sisters: Los demonios solitarios nos ponen a prueba, ¿por qué deberíamos preocuparnos por los jinetes guerreros que nos profanan y avergüenzan?…

Barren Beth, Wild Desert John: Para sentir el débil latido pulsante, dos corazones se aceleraran, despotricando enojados y delirando perseguidos por los cuatro vientos malos…

The Betrayal Of Joshua Kynde: Siempre hay alguien que estropea la diversión de la fiesta, ¿qué hice yo para molestarte tanto? ¿por empujarte a esta fría conclusión? ¿Qué se siente al señalar con el dedo punzante, el beso pérfido de esos labios engañosos?…

Where Did Saturday Go?: Perdido en un torbellino de una pasión embriagadora, los sueños que vuelan altos, cayeron a la Tierra estrellándose…

Three Loves, Three: Hace mucho tiempo que me fui a descansar, en el borde más suave del amanecer…

In Brief Visitation: Todavía necesito a alguien a quien amar, alguien escandaloso, alguien que me haga reír, alguien que caiga desde lo alto, y canalizar mis esperanzas y los peligrosos afectos sublimes…

The Fisherman Of Ephesus: Difícil es seguir viviendo, con la culpa de la supervivencia, y caminar de nuevo por el sendero rocoso, sin martirios para consolar…

Concluyendo, The Zealot Gene es un disco que se agradece como tal, porque demuestra que el tiempo no es enemigo de las grandes formaciones de antaño. Sin embargo, musicalmente, al margen de adaptarse bien a los tiempos actuales, no aporta nada singular como novedad y diferencia. Más bien es un abrazo aunque distante al sonido clásico de la banda con algunos toques actúales diferenciales.

Líricamente los textos son complejos, a veces poco claros, aunque sin duda, buenos como concepto y forma. Destaco el sonido y guitarra de Florian Opahle que expande su brillo sónico en muchos de los temas del disco y, como no, la magia de Anderson con su repertorio de flautas diversas, cuerdas ancestrales y vientos concretos, haciendo de todo ello una fusión y síntesis de gran acierto. En definitiva, estamos ante un álbum clásico de Jethro Tull pero con el tintaje mayúsculo de la modernidad.

Escucha aquí The Zealot Gene de Jethro Tull

https://open.spotify.com/album/2stNMfjktG7XPoCmfKACOC?si=pX_zwVmYQmKkvp2KwSLnaw

.

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img
JETHRO TULL - THE ZEALOT GENE El populista con un atractivo oscuro, la complacencia del odio / Que los alarmistas xenófobos entregan en un plato para domar las punzadas del hambre y satisfacer la lujuria / Esclavo de la ideología, la moderación muerde el polvo… —Jethro Tull, The Zealot Gene Recuerdo...