InicioNoticiasDestacadosJOHN MAYER - SOB ROCK

JOHN MAYER – SOB ROCK

-

Con más de 20 años de carrera musical a su espalda, cameos con leyendas musicales de la más alta alcurnia y siete discos de estudio, John Mayer presenta su octavo trabajo: Sob Rock (2021). A sus 43 años sigue consolidándose como una macroinfluencia tanto en el sentido musical como en el sentido físico.

Dejando de lado esta última faceta, es indiscutible que el músico estadounidense es uno de los guitarristas más influyentes y versados de la actualidad. Asimismo, es indudable la capacidad compositiva que ha demostrado a lo largo de todos estos años y que plasma de forma menos acertada en esta ocasión.

En Sob Rock John Mayer echa la vista atrás a un pop-rock sintetizado ochentero que a veces aterra lo bien que lo imita. Puede ayudar el hecho de que se haya rodeado de músicos sobresalientes de aquellos tiempos para dar forma a su octavo trabajo. Don Was como productor fue una pieza clave para redefinir el sonido de muchos artistas de entonces, y el teclista Greg Phillinganes apareció en Songs in the Key of Life (1976) de Stevie Wonder o el Thriller (1982) de Michael Jackson.

Se suele decir que no hay que juzgar el libro por la portada, pero en este caso es imperativo. En el frontal del disco aparece un Mayer seductor en tonos pasteles y tipografía Miami Vice. Empieza el viaje en el tiempo. Abre el disco Last Train Home y confirma lo que nos podíamos temer al juzgar la carátula. Las rimbombancias y el barroquismo de antaño están presentes a lo largo de todo el tema, con un fraseo de sintetizadores que bien podría ser de Toto y que marca la tesitura de todo el corte. La batería reverberada y el fade out que despide la canción apenas nos deja salir de esos tiempos pasados.

Ya desde el primer momento Mayer hace muestra de su maestría a las seis cuerdas. El estadounidense conoce su fuerte y parece recrearse más en los fraseos y solos de guitarra que en la lírica de sus composiciones. Y es que las letras del álbum están plagadas de clichés empalagosos que parecen sacadas del diario de un adolescente y no de una composición de un músico maduro.

Este hombre lleva cantando sobre lo mismo desde el primer día de su carrera musical. El recurrente repertorio lírico de Sob Rock es una alusión constante a unos desamores que podrían valer en un veinteañero, pero que en un cuarentón se hacen preocupantes (I can learn how to let you go / And carry on with the one man show).

Pasado el primer corte, el álbum se transforma en un trabajo de “soft rock” como Mayer lo define, aunque se sigue aferrando a las melodías electrónicas, las percusiones y coros reverberados, que no dejan despegar de los 80. Pasamos de puntillas el pastelazo sintetizado de Shouldn’t Matter But It Does y entramos en New Light.

Este tema es, de nuevo, un guiño a ese disco-pop olvidado, pero esta vez con reminiscencias a la etapa Off The Wall (1979) de Michael Jackson. Los punteos limpios de guitarra que se suceden durante toda la canción y que protagonizan su break la llevan incluso al terreno funky. Un solo de guitarra lleno de carácter nos devuelve a la autopista disco, para cerrar una de las canciones más sobresalientes del elepé.

En Wild Blue John Mayer nos asoma a unos Dire Straits en pleno apogeo. En mitad del tema irrumpe un solo de guitarra en el que el oído avezado podrá escuchar guiños a las líneas de guitarra de Mark Knopfler en Sultans Of Swing. En I Gues I Just Feel Like hace un canto desesperado hacia sus críticas (The joke’s getting old / The future is fading). Corona el tema un solo distorsionado de guitarra cargado de sentimiento, uno de los más notables del disco.

El resto del trabajo es un paseo más o menos acertado por ese soft rock ochentero que comentaba Mayer y que no consigue insuflar carácter al producto final, más allá de la maestría en la guitarra. Sob Rock es un disco que ni desagrada ni agrada, ni sorprende ni decepciona. Es un trabajo plano que no consigue destacar sobre su discografía como, por ejemplo, Continuum (2006) sí hace.

A estas alturas de la película, John Mayer es consciente de que cualquier fecha en directo que anuncie se venderá instantáneamente. O bien por sus aduladores a la guitarra o bien por la horda de fans que le sigue como figura mediática y estilística. Un álbum de este tipo pierde cada vez más sentido dentro de su carrera. Así que John, por favor, soluciona ya tus problemas amorosos.

Escucha aquí Sob Rock de John Mayer

spot_img
Ignacio García
Apasionado de la cultura en general y de la música en especial. Amante de la literatura y la escritura. Músico y economista en mis ratos libres.
spot_img