Inicio Noticias Destacados LA ROUX - SUPERVISION

LA ROUX – SUPERVISION

-

¡Vuelven las hombreras! La nostalgia por los 80 sigue presente en lo nuevo de La Roux, Supervision (Supercolour Records, 2020). A pesar del tiempo trascurrido desde su último álbum no es ninguna sorpresa ver que el pop sintético de Elly Jackson sigue una senda similar a la de sus predecesores.

Si La Roux (2009) fue su carta de presentación y Trouble in Paradise (2014) simbolizó la ruptura tanto con su compañero Ben Langmaid como con su discográfica, con Supervision podríamos hablar tal vez de una madurez musical. Puede que para los más fans de la británica suponga una continuación aunque para la artista este nuevo álbum es una consolidación, un «aquí estoy yo» y estoy haciendo lo que quiero.

Tal vez por eso confesaba hace poco a The Guardian que ya no hacía música para “hacer dinero” sino para “ser feliz”. “Now I´m really feeling different, oh can´t you see you´ve done it this time?”, canta a ritmo de sintetizador en Everything I live for, dando así por cerrado todo lo negativo que envolvió sus dos primeros discos.

Supervision comienza con la potente 21st Century, melodía pegajosa con la que sería prácticamente imposible mantenerse quieto. Lo mismo ocurre con Do you feel y Automatic Driver en cuyo vídeo Elly Jackson deja claro que lo de reivindicar los 80 le ha funcionado tan bien hasta ahora que por qué no seguir por ese camino con chandal retro y estética de videojuego de recreativos incluida. Si Stranger Things sigue sacando temporadas, ¿por qué no tirar por ahí?

 International Woman of Leisure es probablemente una de las canciones más redondas del disco y la que más le debe a George Michael (aunque todo el álbum beba en realidad del artista inglés). Difícil no pensar en Faith al escuchar esta canción pero no por ello la disfrutamos menos.

Y tal y como ocurría hacia el final de su anterior álbum con la maravillosa balada Let me Down Gently, en Supervision Jackson hace lo propio con Guillible Fool, ocho minutos para gozar de su lánguida voz aunque no parece que vaya a convertise en un hit como ocurrió con la canción de su anterior disco. Pero ya nos lo advertía Elly: la música se hace para disfrutar, no por la pasta. Pues disfrutemos de este revival de los 80 y que viva George Michael.