InicioDiscosLORAINE JAMES - REFLECTION

LORAINE JAMES – REFLECTION

-

Loraine James nos viene a recordar aquella enferma noche, cuando decenas de pensamientos nos perseguían e inclinaban nuestra cabeza hacia el oscuro y denso techo, comiéndonos por dentro. Cuando teníamos esa dificultad para conciliar el sueño, y nos acosaba ese miedo incontrolable a dormir cada día en el mismo espacio cerrado. Con una incapacidad de seguir adelante con nuestras vidas, notando que no podíamos hacer nada para progresar en nuestro día a día.

Todos conocemos esta oscuridad. Cuando nos levantábamos al día siguiente, y la televisión nos seguía atemorizando con las mismas noticias de la semana pasada, sin mejoría alguna. Y a la productora londinense también le cegó el año pasado en plena pandemia, cuando enclaustrada en su piso, se hundía en decenas de aspiraciones, dudas y reflexiones sobre la situación que le obligaban a vivir. Sin poder realizar sus sesiones en clubs, y sin poder relacionarse con sus amigos y familiares. Reflection (2021) es ese año perdido que lamentablemente todos vivimos, y ella lo materializa en esta nueva inquietud. Contemplándose reservada en el espejo, y conociéndose mucho más vulnerable que en aquel aclamado For You And I (2019).

Los nuevos temas siguen siendo igualmente deslenguados y acelerados, que involuntariamente nos harán mover nuestros cuerpos, continuamente poseídos por el extraño vínculo de los ritmos irregulares propios del IDM. Sin embargo, aquí además podremos encontrar rincones inteligentes y cerebrales, que nos confinarán en intimidades personales que se desmoronarán en experimentaciones del glitch y del grimeReflection sería como esa tenebrosa sombra que se arrastra por casa, sonámbula y aturdida, indecisa de si sentarse en el sillón del comedor, o bien bailar tímidamente en tu habitación. 

Sin ir más lejos, la pista que da nombre al álbum, nos sitúa en esta deprimente premisa: Haven’t seen family or friends / From Rugby to Essex / It feels like the walls are caving in, donde nos aísla con un campaneo de pensamientos, lúgubres y depresivos. El aire lo torna más pesado casi al final de la pista, encendiendo un asfixiado motor caliente, para seguir molestándonos con frases como: Anxiety, anxiety / Should probably see a therapist / As it seems like there’s no end to this / No end to this, probably. Haciéndonos sentir incómodos, y seguramente cansados cuando queramos despertar de esta atormentada introspección. Aunque tal y como su título indica, es un magnífico reflejo, tanto asombroso como perturbador de aquel año que padecimos. Change sigue sugiriendo esa misma noche angustiosa de mecánica repetitiva, con preocupaciones que nos entran y salen por nuestros oídos. Un bucle de grime acelerado que no nos dejará reposar, con una voz interior, infantil y vacilante, que nos amenazará: What you gonna do about? / What are you gonna do about it? / Huh? / What?, a lo que nosotros no podremos responder, porque seguiremos con el mismo olor a muebles. Y cerca quedaría esa Let’s Go, donde Loraine nos disparará beats asintomáticos, taladrándonos con ese mismo carácter vertiginoso y trasnochado, siendo esta una de las pocas pistas instrumentales sin que nos martiricen con hábiles cuestiones.

En alguna ocasión, Loraine James ha comentado la relevante influencia de la obra Map Of What Is Effortless (2004) de Telefon Tel Aviv para este nuevo trabajo. El fallecido Charles Cooper y el prodigioso Joshua Eustis, confeccionaron en Hefty Records un culto donde supieron combinar la abstracción con el breakbeat y el downtempo. La londinense sabe apropiarse de ello con varias colaboraciones, como Running Like That. Una persecución reflexiva, en la que la voz de Eden Samara nos quiere ayudar a superar este proceso transitorio: It’s not that difficult / You just open your mouth and say something / Running like that, baby, running like that. Loraine se abraza a la ternura, siendo algo más optimista con este delicado groove, serrando el ambient y las asperezas del camino. On the Lake Outside aparece el electrónico Baths para relajarnos, y remar nuestros sueños con sus ecos. Para así alisar las sábanas de nuestra cama y del mar de nuestras lamentaciones. Dejándonos llevar por un downbeat anómalo muy marcado, traqueteando, al mismo tiempo que permanecemos callados y nos dejamos llevar por la marea de la epidemia. 

Más allá de estos featurings (mucho más numerosos que sus anteriores discos), la fatigada Self Doubt (Leaving the Club Early) es esa pieza de la que la londinense se avergüenza ligeramente, con un ritmo descompasado y melancólico, y un inicio muy chiptune, donde nos muestra esas dudas inquietantes y quebradizas de su mente: Hate the music that I’m playing / That is why you’re not staying / That’s why there’s no dancing. Mostrándose insegura de sus increíbles capacidades, con un temor que le oprime seguir adelante con su bass music, pero que se convierte en uno de los temas más significativos, y en el que parece encajar todo el concepto global del álbum. La incertidumbre de si lo estaremos haciendo bien o no, de sentirnos perdidos, del miedo al qué dirán. Esa desconfianza en nosotros mismos es una de las mayores enfermedades que podemos padecer más allá de una pandemia mundial, y que Loraine James nos advierte, y nos muestra estas dificultades de una manera magistral en Reflection. ¿La cura? El tiempo nos lo dirá, así como también el reconocimiento de esta selecta productora, que poco a poco está volviendo a abrir las puertas confinadas de su piso, para así sanar el estancamiento actual de la electrónica, con su rizada y retorcida mirada basada en el IDM.

Escucha aquí el último disco de Loraine James

AUTOR

Alicia Escribano
Alicia Escribano
Paisajista sonora y emocional, que colecciona sonidos de este mundo. Ladrona que atesora diamantes electrónicos y experimentales, para sacar su brillo más iridiscente.

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
LORAINE JAMES - REFLECTION Loraine James nos viene a recordar aquella enferma noche, cuando decenas de pensamientos nos perseguían e inclinaban nuestra cabeza hacia el oscuro y denso techo, comiéndonos por dentro. Cuando teníamos esa dificultad para conciliar el sueño, y nos acosaba ese miedo incontrolable a dormir cada...