Inicio Discos LUCINDA WILLIAMS - GOOD SOULS BETTER ANGELS

LUCINDA WILLIAMS – GOOD SOULS BETTER ANGELS

-

En plena madurez artística y vital, grandes intérpretes y compositores de la música popular han encontrado un nuevo lenguaje o medio de expresión. A veces, por las limitaciones que su propia voz o su creatividad les han marcado, otras veces por el peso de una vida plagada de excesos y devenires, otras por el simple ánimo de continuar investigando y aprendiendo, otras muchas por la conjunción de varios factores existenciales. De esta manera podemos entender la carrera más reciente de Bob Dylan o Neil Young, así como los últimos años de David Bowie o Leonard Cohen, entre otros muchos ejemplos. También podemos comprender así el más reciente lanzamiento de Lucinda Williams.

El caso de la artista de Louisiana, salvando las distancias generacionales (cuenta actualmente con 67 años), se podría analizar también como una vuelta de tuerca a su propio lenguaje musical y lírico. Good Souls Better Angels es el decimocuarto disco de su trayectoria y quizás sea el más áspero, oscuro y desgarrador hasta la fecha. La gran dama del folk rock estadounidense ha encontrado ahí su medio de expresión: en la rotundidad de una propuesta que sigue sonando a ella misma pero que nos descubre una faceta más árida aún de lo que nos tenía acostumbrados.

Las doce canciones que componen Good Souls Better Angels tratan, sin medias tintas, de maltrato, violencia (en todas sus expresiones), drogas o depresión. Pero también tejen con especial énfasis y casi como telón de fondo, un concienzudo recorrido por un mundo en crisis económica y social. Man Without Soul dispara de frente al dirigente de su país y, por extensión, al de muchas naciones del planeta. Lucinda Williams es ya una artista consagrada, madura y con un bagaje tan sumamente nutrido que resulta casi obvio que, a estas alturas, haga un análisis responsable y lleno de enfado de lo observado día a día.

A nivel musical, con Good Souls Better Angels Williams desciende a la misma esencia de la música de raíz americana. A lo largo de su carrera siempre ha estado cabalgando entre el rock y el country, sin llegar a posicionarse al 100% en uno de los dos estilos y manteniendo la excelencia en casi la totalidad de sus lanzamientos. Pero es ahora cuando realmente se desmarca de todo esto y toca tierra, escarbando en ella para llegar al mismo centro de sus influencias, regalándonos un disco donde se acerca más al blues que nunca. Su voz, en algunos pasajes, de tan profunda y árida que es, se vuelve casi gutural.

Así, descubrimos esa tendencia blues en canciones como Bad News Rules; mientras que en Big Black Train llega a conmover con emocionante honestidad y desnudez musical, para llevarnos tiempo atrás, casi rememorando los orígenes de la canción popular norteamericana. Wakin’ Up en cambio es un tema electrizante, que habla de una huida, de una redención y cuyo ritmo acompaña a la letra con maestría. Y canciones como When The Way Gets Dark, aunque parezca casi un oxímoron, resplandecen de belleza de tanta oscuridad que desprenden. Es aquí donde Lucinda se hace verdaderamente fuerte.

El enorme valor que tiene este álbum se verá al cabo del tiempo, pues es un disco de lento calado, complejo y no demasiado inmediato, pero el hecho de que a sus 67 años descubramos nuevas facetas en su creadora es ya una de las mejores noticias musicales que este extraño 2020 nos ha regalado. No solo mantiene el nivel, sino que se mejora a sí misma en muchos aspectos y descubre nuevos resquicios artísticos donde seguir investigando. Parece que aún queda lejos la necesidad de rescatar viejos temas inéditos o de publicar versiones, pues Lucinda Williams aún tiene mucho que decir y que crear.

Escucha ‘Good Souls Better Angels’, el nuevo álbum de Lucinda Williams