InicioDiscosMAIKA MAKOVSKI - MKMK

MAIKA MAKOVSKI – MKMK

-

Maika Makovski no es el nombre de una agente femenina del Servicio de Inteligencia Macedonio (SB), se trata de una compositora, instrumentista, cantante, artista visual y presentadora de Palma de Mallorca, cuyo apellido hace referencia a sus orígenes macedonios por parte de padre. Su madre es española. No estamos ante una mujer que acaba de salir con un disco cualquiera. Maika es una profesional como la copa de un pino.

Maika comenzó a escribir canciones a los doce años y a actuar en vivo a los catorce. Ganó su primer reconocimiento profesional a los quince años. Entre 1998 y 2003 cambió su país de residencia repetidas veces hasta asentarse finalmente en Barcelona. Tanto Kradiaw (2005) como su segundo trabajo, Kraj so Koferot (2007), fueron aclamados por la crítica y presentados en directo en diversos países de Europa. Desde entonces no ha parado de publicar. Su tercer álbum, Maika Makovski (2010) contó con las colaboraciones de Jim Barr (Portishead) y Billy Fuller (Robert Plant). Acompañada de su banda fue nominada a cinco Premios UFI (Premios de Música Independiente), ganando el de mejor artista Myspace en 2011, entre otros múltiples galardones, nominaciones y éxitos.

MKMK es el octavo disco de Maika, el nuevo producto de una tremenda artista multidisciplinar. “Probablemente MKMK sea un disco de rock, aunque, como siempre en mis trabajos, hay canciones que se escapan de esa etiqueta,” comentaba a Lahiguera.net.

“Un álbum pre-pandémico, que parte del aislamiento que ya estábamos viviendo antes de que todo esto ocurriera, estando detrás de nuestras pantallas, más preocupados por producir o ascender que por conectar los unos con los otros y cuidar de nuestra gente”, añadía. “Sin embargo, de lo que realmente hablan las canciones es de conectar, de reunirse, de darle la espalda a este sistema de infelicidad. De ahí que sea un disco en el que los coros son tan importantes; es el resumen de la música y de la energía de una banda cantando y tocando junta como antídoto al sentimiento de impotencia y soledad que a veces me parecen el signo de los tiempos.”

MKMK ha sido grabado por Craig Schumacher (Depedro, Los Coronas, Calexico, Twanguero) en WaveLab Recording Studio (Tucson, Arizona) y por Kaki Arkarazo (León Benavente, La MODA, Amparanoia, Zenttric) en Garate Studios (Andoáin, Guipúzcoa). En el álbum participan Maika Makovski (voz, guitarras, sintetizador y mellotrón), Howe Gelb (voces), Martxel Arkarazo (bajo), James Peter (batería), Adrián Seijas (batería, guitarra, coros) y Xisco Rojo (guitarra, coros).

Pero MKMK no es tan solo un disco excelente, brillante, poderoso y original. Su producción ha seguido los criterios ecológicos que marca la propia Maika, una mujer muy comprometida con los aspectos sociales y ecológicos. Su responsabilidades tan elevada que incluso concede el 10% de los beneficios de sus discos a causas ecológicas a fin de recompensar el carbono que se utiliza en la fabricación y distribución de los formatos físicos. MKMK ha sido producido siguiendo estas directrices. Según sus propias palabras en Rock Estatal:

Es esencial para mí que mi profesión de músico no sea perjudicial para el medio ambiente. No quiero contribuir a empeorar la situación climática. Quiero, aunque sea humildemente y para mi propia tranquilidad, contribuir al cambio. 

En MKMK las guitarras suenan salvajes e impulsivas, bajo ritmos discontinuos y coros que conducen hacia una plena conexión grupal que busca hermanar y romper la introversión que acecha al mundo. Las canciones del disco son como súplicas que provienen de uno mismo con el fin de llegar y permanecer en otros seres humanos y lugares, sin dejar que esas sensaciones y conceptos se escapen o que permanezcan ajenos u olvidados. Somos humanos y debemos actuar con Humanidad. Visto así, nada mejor que analizar el disco paso a paso.

MKMK arranca con Love you till I die, una de las mejores canciones que ha escrito Maika. Trata de ese ‘gran amor’ incondicional, del que no siempre es fácil salir y retener, y que suele estar lejos de lo idílico pero que, a pesar de todo, vale la pena vivirlo y recordarlo, tanto en sus pros como en sus contras. Esa experiencia nos enriquece y nos hace madurar ante la vida y las emociones que sentimos día a día. Esa lucha existencial hace mantenernos firmes, evitando que otra persona traspase tus fronteras, creando al mismo tiempo, una armadura que no sea ni demasiado gruesa, ni demasiado delgada. Love you till I die es un canto a la perseverancia, a la lealtad, donde pase lo que pase, siempre estaré ahí. Vale la pena ver el clip del la canción porque en el se comprende el mensaje que Maika quiere transferir a sus oyentes.

Entramos en el segundo corte del álbum, I live in a boat, una pieza de corte rockero que recuerda en cierta forma a Arcade Fire. Es una canción de ritmo muy marcado y sincopado, que cuenta, de forma enérgica, las sensaciones que se tienen cuando uno se encuentra aislado en medio del todo y de la nada, como vivir en un barco en el mar abierto de una gran ciudad, pero que al mismo tiempo se busca la ruptura de ese muro a fin de darle la vuelta a la situación y volver a sentirse parte de la gente.

A todo ello, sobreviene el huracán explosivo que es Reaching out to you, un temazo lleno de speed y TNT, con flashes muy psicodélicos al más estilo retro futurista oriental. Una vez más, el tema diserta sobre la necesidad de conectar con la gente que está lejos y echamos de menos, de comunicarse en tiempos de desierto emocional. Es un viaje a la conectividad perdida, a esa espiritualidad colorista que nos da una dimensión más humana. El vídeo fue dirigido y post producido por David IñurrietaLidia López. Además, la pista cuenta con la participación especial de Howe Gelb, el conocido líder de la agrupación Giant Sand.

Llegamos a Purpose, un tema enérgico y marcado que Maika define como una invocación capaz de guiarte cuando despiertas confuso y te levantas de la cama para salir al mundo. Según ella, el tema se escribió en un momento de crisis creativa pero que finalmente resultó muy vivaz, robótico bajo un plegado sónico muy new wave. Purpose cuenta con un vídeo musical realizado por Josep Caballero (Rcv Visual Studio) y una animación stop motion de la propia Maika Makovski.

Places where we used to sit, es el siguiente corte del álbum. Marca la primera sensación y melodía suaves desde que empezó la playlist. En algunos momentos iniciales, el corte adquiere reminiscencias folk que evocan al espíritu hermandado del hipismo de los 70, pero que posteriormente, cambia a registros con cierto aire country hacia esa América la profunda y legendaria de cowboys y bares de carretera.

Scared of dirt, es un tema sincopado, de contrapunto marcado, que se abre paso desde los adentros con rabia y rebeldía. Los coros realizados por Vetusta Morla son una maravilla dando soporte a la voz contundente de Maika. La instrumentación en el background marca una rítmica intensa y distorsionada, en contraste con la vocalización de Makovski llegando a un final guitarrístico a lo Robert Fripp de King Crimson. La canción habla sobre el gusto del gran público por la música melodiosa y sobre la estupidez que se fomenta muchas veces al hacer likes en las redes sociales. También nos habla del camino más directo que usan ciertas mujeres cuando quieres alcanzar el éxito o la fama sacando lamentablemente partido de su físico, pero también nos habla sobre la necesidad absoluta de la mujer para hacer prevalecer antes el talento y las cualidades personales y sociales.

Where are you, es uno de esos temas que te cogen por sorpresa, pero que al mismo tiempo te hacen sentir sensaciones de dulzura vocal mientras viajas por dimensiones etéreas y eléctricas. Las guitarras son una autentica maravilla. Rasgueos, distorsiones, sonidos en suspensión, punteos contrapunteados, se amalgaman dentro de una estructura diferencial que juega al contraste tejiendo melodías cambiantes. Los backgrounds electrónicos y los registros vocales de Maika terminan por dar forma al tema.

Acto seguido, damos paso a Persian Eyes, que por su nombre ya se define como una recreación hipnótica donde los ojos no son tan solo cautivadores por su forma, color y la hermosura, sino por las cosas que desprenden, esa transmisión emocional que penetra como un flechazo en el corazón de quien los contempla. El tema es de una extrema ternura en permanente suspensión sonora y vocal, una fusión que se desliza lentamente por el interior humano hasta cristalizarse como gotas diamantinas.

The Posse, un tema que arranca con el poderío femenino de una voz directa como un láser de aguda precisión. La rítmica de piano junto a las voces dobladas y los coros, dan un sentido estético encantador embrujado al mismo tiempo.

Center of the Universe, es una delicia íntima y sugerente, a media voz, una de esas canciones que gusta oír mientras por la mañana tomas un café y adquieres el sentido para volver al mundo que te espera cuando traspasas la puerta de tu hogar. Es una de esas canciones personales que te hacen sentir bien, que te convierten en el centro de todo, fuerte y capaz de alcanzar los sueños y de lograr que ese día sea inolvidable. Sin duda, un tema muy acústico y lirico donde los recuerdos evocados no te dejaran impasible, ni mental ni emocionalmente.

Concluyendo, Maika Makovski no es una artista cualquiera, previsible, de esas que aparecen y desparecen como la irrupción de una ola que estalla de repente contra un acantilado. Su increíble talento, la multitud de influencias que acumula, y la exigencia de tener un espíritu que siempre permanece en constante indagación, hacen de ella una artista única, polifacética, en el vasto panorama música actual. Siempre tiene algo nuevo y personal que contar. Como escribió en cierta ocasión Bob Dylan en su Blonde to Blonde: “hay cosas que reflejan el sonido fino del mercurio salvaje”. Maika y su MKMK conjuntan esa atmosfera sónica capaz de superar todos los grados centígrados que marcan termómetros de mercurio, incluso los valores que indican los digitales.

Escucha aquí MKMK, de Maika Makovski

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img