Inicio Discos NAS - KING´S DISEASE

NAS – KING´S DISEASE

-

Abril de 1994, en los humildes bloques de Queensbridge (Nueva York) un rapero de tan sólo 20 años decidió cambiar para siempre las reglas del juego. El álbum debut de Nas: Illmatic (1994), es uno de los principales monumentos de la historia del rap, una cruda y claustrofóbica narración sobre la vida en los peligrosos proyects de Nueva York, descritos con una habilidad lírica nunca vista hasta la fecha.

26 años después, Nas es uno de los pocos veteranos supervivientes de la edad de oro del hip-hop. Una dilatada carrera repleta de altibajos, debido en gran medida por su mal oído para las instrumentales, que tanto han lastrado sus proyectos.

Afortunadamente esto no ocurre en su nuevo álbum: King’s Disease (2020), en el que Nas consigue una perfecta sinergia con el productor Hit-Boy. Sus instrumentales van desde dominantes líneas de graves a cálidos samples de soul. Sobre ellas, y también sobre su siempre deseado trono de Nueva York, el rey Nas se muestra seguro y afilado por momentos para poco después exponer su lado más reflexivo y vulnerable.

El álbum comienza de forma sutil con un conmovedor bucle vocal desnudo de Hit-Boy en la canción homónima de apertura King´s Desease. Una breve pero gran introducción al disco en la que Nas fluye con suavidad con rimas siempre reflexivas: “Without masonry, I made more paper to play with…The stupidest part of Africa produced Blacks that started algebra”. La siguiente canción Blue Benz funciona muy bien en contraposición con el tema anterior. Aquí, el productorgenera un ambiente más electrónico con una percusión de caja protagonista y convincentes efectos vaporosos sobre la que Nas rapea más agresivamente.

El single adelantado Ultra Black, es una sincera reivindicación a la cultura afroamericana, con dardos incluidos a la rapera Doja Cat, y sus recientes polémicas: “We goin’ ultra black, unapologetically black, The opposite of Doja Cat, Michael Blackson black”. Cerrando esta sólida primera parte del álbum emerge 27 Summers, Hit-Boy revienta con unos rebotantes graves en los que el Nas más sobrado hace gala de su opulenta vida actual: “Ackee rice, peas, puttin’ curry over duck, Courtside Rockets, Warriors, Curry up (Swish), Smokin’ weed in a tux, sippin’ Ricard, Sitting on Governors Isle with all the killers, Premier movies with my man De Niro”.

En la sección intermedia de King’s Disease Nas trata de abrirse a las nuevas generaciones y para ello cuenta con estrellas del rap más mainstream y comercial. Replace Me es, de lejos, la canción con menor valor de todo álbum, con un horrible coro autotuneado de Don Toliver y una discreta actuación de Big Sean. A continuación, en Tilt the War is Won, Hit-Boy consigue con una melancólica melodía de piano y unos cortantes hi-hat que dos raperos tan distintos como Nas y el trapero Lil Durk se encuentren perfectamente cómodos. Por último, lo que más sorprende en este grupo de canciones es la insulsa All Bad, con el (casi) siempre brillante colaborador Anderson .Paak. Una percusión de estilo jazz, unos aburridos coros del propio .Paak y los versos menos inspirados de Nas en todo el álbum, consiguen una mezcla poco convincente.

Tras este batacazo comercial, el álbum entra en su última y más destacada parte. En The Definition Nas dispara rápidas y críticas rimas contra figuras relevantes de la oligarquía estadounidense como Hilary Clinton o Donald Trump: “Our youth is dead to us, they call us stupid predators, Stupid words from the President’s mouth, where are his editors?” Una dominante y envolvente línea de bajo de Hit-Boy toma todo el protagonismo en la siguiente canción Full Circle, o lo que es lo mismo,la vuelta del desaparecido supergrupo de rap The Firm. Los raperos AZ y Cormega y la rapera Foxy Brown tienen todos ellos intervenciones positivas y hasta el legendario Dr. Dre, en una colaboración sorpresa sin acreditar, cierra el tema con unos versos de apoyo a Nas y Hit-Boy.

A continuación, llega The Cure, la canción más destacada del álbum y una de las mejores producciones de todo 2020. Hit-Boy conecta de una forma exquisita tres distintas instrumentales que van desde lo sombrío a lo nostálgico pasando por lo triunfal. Sin ningún estribillo, Nas destaca también con largos y seguros versos sobre toda su dilatada carrera musical: “The markets see you as a old-ass artist, The McCartneys live past the Lennons, but Lennon’s the hardest, Stay on your path, stay on your craft, They just want you to switch your lanes up so they can hate on your ass”. Hubiera sido el broche perfecto, sin embargo el álbum termina con el bonus track Spicy, otro guiño al rap mainstream. Por suerte, a diferencia de la parte central del álbum, este animado trap si funciona correctamente en gran medida gracias a la colaboración con A$ap Ferg.

King’s Disease (2020), el nuevo álbum de la leyenda de Queensbridge Nas, es un proyecto sólido. Sustentado por una excelente producción de Hit-Boy y una firme actuación del veterano rapero, sobre todo cuando no trata de contentar al público más comercial.