Inicio Discos NICK MURPHY - RUN FAST SLEEP NAKED

NICK MURPHY – RUN FAST SLEEP NAKED

-

Run Fast Sleep Naked es el segundo larga duración de Nick Murphy, el primero bajo su nombre real tras dejar atrás ese ya lejano alter ego llamado Chet Faker. Lejano no en términos exclusivamente temporales sino sobre todo personales, debido a esa especie de exploración introspectiva a la que parece responder esta nueva referencia del músico australiano.

Se trata en definitiva de una búsqueda total de esa personalidad auténtica con la que el músico se identificase después de un ascenso meteórico con Built on Glass y una ruptura total con ello en favor de otros caminos. Unos caminos que aquí se presentan con una densidad y rapidez menor que en Missing Link, último trabajo como Nick Murphy, pero con una mayor apertura de sonoridades y ambientes, a ratos más grandilocuentes y a ratos más introspectivos.

Para quien tan solo escuchar la característica voz de Nick Murphy resucita emociones olvidadas, Hear It Now presenta, con una suavidad casi espasmódica, un viaje en el que el músico se abre y juega al despiste con sentimientos y ambientes encontrados. Ocurre con mayor fuerza en Sanity, single incontestable en el que bajo una apariencia de r&b desenfadado y elegante el artista expone esa especie de egoísmo sentimental que lo anega todo.

Junto a esta, Dangerous es quizá el mayor acercamiento a su antiguo sonido, en el que los teclados, las melodías vocales y los estribillos contagiosos crean el clima perfecto.  Sin embargo, se trata de una revisitación más curtida. Mucho más analógico en ese sentido de lo que nunca sonó Chet Faker, la personalidad del músico adquiere aquí otro color aun con la pegada y el instinto pop que tanto le caracteriza.

En Never No esto queda bastante claro, con guitarras de balada ochentera y una evolución perfecta que comienza a ascender cuando entran esos vientos medidos perfectamente. La electrónica, sin embargo, queda relegada aquí a apariciones esporádicas en los momentos que más lo pide, como ocurre en Yeah I Care, que adquiere un interesante groove soulero.

Run Fast Sleep Naked parece presentarse sin ninguna expectativa, sin buscar el temazo ni simplemente imitar el éxito de su anterior proyecto. En Sunlight esos destellos de electrónica y los juegos de voces del músico le llevan casi sin quererlo a ese terreno del hit de directo pero de una forma completamente natural.

Como un camino sin rumbo definido entre lo etéreo y lo humano, las múltiples sonoridades que pasean por el álbum se van complementando hasta dar lugar a pasajes con distintas evoluciones, como los de Some People o Novacaine and Coca Cola. Believe Me y Message You At Midnight cierran el álbum con dos formas de balada que a la vez sorprenden y a la vez no por la sensibilidad única con la que el músico afronta estos registros.

En Run Fast Sleep Naked queda bastante claro que el músico ha encontrado un sonido propio, muy elaborado y personal, con el que se siente cómodo y además le sienta bien. A pesar de la mayor o menor calidad del álbum, seguramente esto cree unos directos eléctricos y potentes y traigan referencias discográficas de gran calidad.

Aunque ese viaje al interior del músico a veces encuentra al mismo demasiado ensimismado, pareciendo olvidar un poco al oyente, en general se trata de un disco compacto en su heterogeneidad. Demasiado lento de digerir a ratos teniendo en cuenta la espontaneidad que caracteriza al músico, pero de mayor relevancia.

La buena noticia es que por fin sabemos a qué suena verdaderamente Nick Murphy y se trata de algo real, cercano, diferente y muy merecible de escucha. Particularmente, esa es la sensación que me dejan esas últimas notas de Message You At Midnight, la gran cumbre final del álbum.