Inicio Discos OS AMIGOS DOS MÚSICOS - SEGUNDO FOGAR

OS AMIGOS DOS MÚSICOS – SEGUNDO FOGAR

-

Siempre es una alegría ver una nueva propuesta nacional en un género que, como la música de raíces americana, no se cultiva en exceso en nuestro país. Así lo sentí cuando conocí a Os Amigos dos Músicos en el Festival V de Valarés de 2016 y lo vuelvo a sentir ahora, con su segundo álbum entre manos: Segundo Fogar (Todomedre, 2019).

El trabajo es un bálsamo de folk alegre, primaveral, costumbrista. En él, el grupo orensano recoge influencias sonoras de los dos lados del Atlántico –la tradición popular gallega, géneros estadounidenses y trazas latinoamericanas–, y continúa desarrollando la línea musical planteada en su debut homónimo en 2016. El folk, un “hogar” en el que ahora se muestran totalmente cómodos.

El nivel de producción y detalle de Segundo Fogar es exquisito. Las armonías vocales de los seis integrantes de la banda se encuentran en el álbum con detallados paisajes sonoros conformados por instrumentos tan variados como marimbas, guitarras españolas, de 12 cuerdas, saxofones, omnichords, ukeleles, adufes, armónicas o mandolinas. Muchos de estos instrumentos no habían sido utilizados hasta ahora por los orensanos, y cada tema es un nuevo mundo sonoro, sobre el denominador común de la tradición gallega –más o menos presente en letras y sonidos–.

La mayoría de las pistas se recrean sobre melodías sencillas, con momentos tan lúcidos como la simongarfunkeliana Cabalo Gañador, Mar En Ondas, Regaleiche o As Crónicas, uno de los singles del álbum que cuenta la historia de un viaje al pasado, tema bastante recurrente en el trabajo.

Y aunque predomina el espíritu de la canción popular gallega, las fórmulas compositivas pasan por tintes de folklore latinoamericano –É Doado, Amor Fugaz– o esa suerte de ‘jangle pop’ que destila Os Atlantes o Pavillón dos Remedios, donde entran sonidos más electrónicos y crece el protagonismo de la línea de bajo. Este último tema, el más largo del disco, presenta una suculenta sección instrumental de tintes jazzísticos e improvisacionales.

La musicalidad del idioma gallego guía al oyente a través de historias y reflexiones costumbristas sobre temas como el paso del tiempo, la memoria o la naturaleza. También hay hueco para la protesta –É Doado, Non Pensar– o el amor –Regaleiche–. Y para musicalizar un poema de Uxío Novoneyra en Bicarelo, sobre texturas folk americanas.

Una sensación nostálgica, de búsqueda, de revisitar otros tiempos y lugares, atraviesa la propuesta de Os Amigos dos Músicos, en este trabajo colorido y correcta, entrañable, que gustará a los fans del género y que reinterpreta con tintes americanos la tradición de artistas como Suso Vaamonde, Bibiano o Mahía, con un resultado único que puede recordar a propuestas actuales que van desde los americanos The War On Drugs, Kevin Morby, hasta el folk rock de Morgan o el pop metafísico del Petit de Cal Eril. En definitiva, una buena muestra de todo lo que la escena musical en las regiones periféricas de la península tiene para ofrecer.