InicioDiscosAC/DC - POWER UP

AC/DC – POWER UP

-

¿Es Power Up el mejor disco de AC/DC en 20 años? Bueno, no nos flipemos. Pero nadie podrá dudar de que estamos ante un disco potente y contundente. Un disco que resucita a una banda que dimos todos por muerta hace un par de años.

Y lo cierto es que muchos pensábamos que era mejor así. AC/DC fueron una banda enorme que no merecía arrastrarse de manera discográfica. O con Axl suplantando (aunque lo hiciera bien) a good old Brian en los directos. Pero de golpe, y de manera casi inesperada, los australianos se desmarcan con este Power Up que barre totalmente al anterior, Rock or Burst. Y lo mejor, nos los devuelve en un estado de forma compositivo similar al de siempre.

Y, pese a lo recurrente de la broma de que AC/DC llevan 40 años sacando el mismo disco, lo cierto es que llevan 40 años sacando el mejor disco de rock que la mejor banda de rock de la historia es capaz de hacer.

El que venga a discutirles que componga un tema tan redondo bien construído en su simplicidad como Realize, que abre el disco. Un tema con un estribillo arrebatador, como todos los clásicos de la banda. O que coja los bártulos y nos lance un tema como Shot in the Dark, el single de presentación. Tema cuyo vídeo nos muestra a los más que veteranos rockeros en una forma en la que ya pensábamos no verlos jamás. Sobre todo al bueno de Brian, mucho más delgado y físicamente en forma que hace 6 años.

Pero es que el tópico aburre. Porque AC/DC siempre ha dejado espacio para temas en los que ahondaban en lo melódico como en en Through The Mists of Time, deudor de Money Talks. La canción, que habla sobre el inevitable paso del tiempo desde la perspectiva de la banda y cuyo estribillo será uno de los más recordados de Power Up, crece en cada escucha y se apodera de nosotros sin querer, como todo lo que hacen.

O temas de aire plenamente southern rock a lo Molly Hatchet o Blackfoot. Bandas que bebieron de los australianos más de lo que ellas mismas admitirían, como Kick You When You’re Down. Un tema que alberga una dura crítica para todos aquellos que se aprovecharon para hurgar en la herida en sus horas más bajas.

Por otro lado, no estamos ante Back in Black o Highway to Hell, discos all killers no fillers como suele decirse. Hay temas irregulares o excesivamente formuláicos como Witch’s Spell o No Man’s Land. Canciones que se refugían demasiado en el estribillo, pero su ubicación junto a temas que enseñan a ZZ Top a hacer rhythm and blues acelerado como son Demon Fire o Wild Reputation, hacen que no molesten demasiado.

Power Up enfila hacia su recta final con tres temas que son puro AC/DC, sin más, pero también sin nada que objetarles. La tríada final empieza con Systems Down, donde Stevie Young se luce a la rítmica. Un lucimiento que nos hace olvidar a su mítico tío (no solo en este tema, sino en todo el disco). Continúa con Money Shot, tema de factura clásica en estructura, forma y fondo, y acaba con Code Red. Un cierre en el que se atreven con una estructura rítmica más enrevesada y con acordes menos obvios en un tema cuya estructura sigue siendo icónica.

También es destacable y evidente la impecable labor de Brendan O’Brien a las labores de la producción. Brendan, que ya trabajó con la banda en los discos anteriores, se luce. Consigue hacer sonar a los australianos más compactos que en Rock or Burst y dándoles fuerza y potencia cuando es necesario. Recuperando la fuerza de Black Ice y que ya creíamos perdida.

Power Up es un más que buen disco que, además de por lo inesperado para muchos, se mantiene por la calidad propia de los temas. No hay que pedirle más a la mejor banda de rock que nos queda. Ni tampoco menos. Ojalá podamos verlos en directo repartiendo riffs, pasos de pato y macarrería bien entendida.

Escucha aquí ‘Power Up’, nuevo disco de AC/DC

spot_img
spot_img