InicioNoticiasDestacadosPUSHA T - IT´S ALMOST DRY

PUSHA T – IT´S ALMOST DRY

-

Pocas presentaciones necesita un rapero de la talla de Pusha T. De todas formas, aquí va una breve para los más desubicados: nacido en el Bronx y criado en Virginia junto con su hermano y también rapero No Malice destacaron a principios de este siglo con su dúo Clipse. Su estrecho contacto con las calles cristalizó en un coke rap de la mayor pureza, sin cortar, que sumado a la destelleante producción de The Neptunes o, lo que es lo mismo, Pharrell Williams, influyeron en la escena urbana americana para siempre.

Pero esto nunca fue suficiente para Pusha T. En 2010, tras interrumpir su trabajo en pareja con Clipse, ficha por GOOD Music, el sello del rapero y músico del momento: Kanye West. Y tras esto, todo fueron buenas noticias, tres excelentes lanzamientos: My Name Is My Name (2013), King Push – Darkest Before Dawn: The Prelude (2015) y Daytona (2018) que lo consolidaron como una de las figuras más importantes del rap de este siglo. Especial atención merece Daytona (2018), un clásico instantáneo de 7 canciones y apenas 20 minutos donde la química entre esta nueva pareja que formaban Pusha T y Kanye West se mostraba insuperable.

Y así, 4 eternos años después llegamos a 2022 con el nuevo lanzamiento de Pusha T: It’s Almost Dry. Muchos grandes y anticipados lanzamientos se caracterizan por una complejidad y estructura indescifrable, sin embargo, aquí la fórmula es directa y sencilla: 12 canciones, 6 producidas por Pharrell Williams y 6 producidas por Kanye West. Dos de los mejores productores de todos los tiempos, y sobre todo las dos principales influencias en la carrera de Pusha T, disparan sus estilos contrapuestos mientras el rapero, en un ejercicio de técnica y originalidad única articula todo el proyecto rimando sobre lo mismo de siempre. 2+2 a veces puede ser 4.

El álbum puede incluso enfocarse como un Versus entre los dos productores. De hecho, en el propio canal de Youtube de Pusha T hay diferentes versiones del lanzamiento original y se reorganizan y confrontan las canciones en función de quién las ha producido. Algo similar haremos en esta review, “enfrentando” las canciones de estos dos únicos productores que son capaces de transmitir sensaciones similares, pero con un enfoque sonoro completamente distinto.

Comencemos por la sencillez o, dicho de otra forma, el minimalismo. En Just So You Remember Kanye West deja caer un esquelético bajo sampleado de Six Day War de Colonel Bagshot sobre las que Pusha T lanza alguna de las mejores rimas de todo el proyecto: “The book of blow / just know I’m the Genesis”. En contraste, Pharrell Williams construye en Call My Bluff una amenazante y rebotante instrumental mientras el rapero experimenta con su cadencia y prueba exitosamente flows completamente nuevos para él.

Si algo caracteriza a estos dos productores es que son dos de las estrellas musicales más reconocibles de todo el mundo y no precisamente por su trabajo en la sombra. Ambos dieron el salto al micrófono hace muchos años ya y no podía faltar su aparición vocal en el proyecto. En menos de 3 minutos, la obra maestra que es Dreamin Of The Past consigue: un conmovedor sample soul en bucle de Donny Hathaway en su versión de Jealous Guy, un desatado y pegadizo estribillo de Pusha T“I got plenty, it’s so many, yeah / They say, “Gimme, he got plenty, yeah»– y una estereotipada y poco inspirada intervención de Kanye West: “When daddy’s not home, the family’s in danger”. Justo a continuación aparece Nick & Wrist con el narcótico estribillo de Pharrell Williams: “And the dope house had a line, dope house had a line” y una colección apasionante de sintetizadores y graves idóneo para disfrutar de flows tan variados como los de Jay-Z y el propio Pusha T.

Desafortunadamente, los resbalones en el álbum también se producen en pareja. Sorprende ver en un álbum de Pusha T la necesidad de agradar al público más amplio y escalar en las listas de éxitos. Kanye West suelta lo que parece una instrumental descartada de Donda en Rock N Roll. La sobrecargada e incómoda atmósfera tan sólo empeora con los coros de otro habitual Kid Cudi. Peor es incluso Scrape It Off The Top, completamente fuera de lugar, hasta parece que el reproductor ha fallado y ha cambiado de álbum. Una producción de Pharrell Williams genérica y sin personalidad, versos insulsos de Lil Uzi Vert y unos molestos coros de Don Toliver dejan a Pusha T absolutamente desorientado. Dos canciones que alejan al álbum de un sonido más cohesivo y lo descartan como obra maestra.

Por último, a nivel conceptual y contenido en las letras encontramos una clara vinculación entre la primera y última canción de proyecto. El arranque es Brambleton, con sus marcada caja y bajos retumbantes Pharrell Williams nos traslada a los tiempos de Clipse y las letras de Pusha T más aún: “It was sad watching dude in Vlad interviews, Really it’s ‘bout me, he channeled it through you” en relación directa a las polémicas declaraciones de su anterior manager Anthony “Geezy” Gonzalez. El cierre del álbum cuenta además con la otra mitad de Clipse: No Malice. Sobre una instrumental de Kanye West que bien podría estar también en Donda, esta vez en el buen sentido, gracias a su atmósfera épica y sus ceremoniosos órganos, los hermanos reflexionan sobre el pasado: “Vietnam flashbacks, I get triggered by a sniff” y dejan la puerta abierta a una esperadísima vuelta de Clipse:“Bitch, I shot «Grindin'» in my momma’s momma’s projects”.

Ya sea en pareja o en solitario, tener novedades de Pusha T son siempre malas noticias para Drake, o lo que es lo mismo, buenas para los amantes del rap.

Escucha aquí It’s Almost Dry de Pusha T

spot_img
spot_img
Pocas presentaciones necesita un rapero de la talla de Pusha T. De todas formas, aquí va una breve para los más desubicados: nacido en el Bronx y criado en Virginia junto con su hermano y también rapero No Malice destacaron a principios de este...PUSHA T - IT´S ALMOST DRY