InicioDiscosRAMMSTEIN - ZEIT

RAMMSTEIN – ZEIT

-

«No poder actuar en vivo aumentó nuestra creatividad. Tuvimos más tiempo para pensar, para hacer cosas nuevas y tener menos distracciones. Así es como grabamos un disco que en principio no teníamos pensado hacer (…) Nuestros temas generalmente se basan en la experiencia diaria y en los eventos mundiales, porque siempre sucede algo. La estupidez de las personas no es muy diferente en tiempos de pandemias que en tiempos normales (…) Son fuentes de inspiración que siempre están ahí. La mayoría de las cosas con las que lidias cada día, terminan sucediendo en tu propia cabeza de todos modos»

Rammstein

De todos es sabido que el tiempo es el peor enemigo de las cosas y de las personas. Convierte todo lo nuevo en viejo, lo bello en lúgubre, la vida en muerte. El paso del tiempo produce irritación, tristeza, nostalgia, desgaste; dicha oxidación lo transforma todo hasta que desaparece. El tiempo es, por tanto, nuestro mejor maestro en la vida pero al mismo tiempo nuestro único compañero en la muerte. Rammstein lo expresa así en su nuevo album Zeit, que traducido del alemán, significa tiempo, un espacio intangible que no espera a nadie, ni a reyes ni a campesinos, pues como bien reza una de las canciones: «Seguimos muriendo hasta que vivimos. Morimos vivos hasta la muerte (Zeit)».

Gran concepto el que envuelve a este depurado trabajo. La mayoría de críticas han reflejado buenas calibraciones. Por ejemplo: «Estamos ante un conjunto de canciones introspectivas, incendiarias y extremadamente inteligentes» (Kerrang!). «Zeit puede ser un álbum más reflexivo de todos los discos anteriores, pero sigue siendo una bestia enérgica y arrogante» (NME). «El disco de la banda alemana equilibra la belleza de la combustión lenta con el poder de la fuerza industrial» (Revolver).

Zeit ha irrumpido en el mercado como la octava pieza de estudio de la arquitectura sónica rammsteniana. Su esencia se forma en base a 11 temas que combinan la potencia y la sensibilidad del más intenso metal industrial, junto a sensibles melodramas operísticos. Todo ello dentro del estilo propio que ha caracterizado a la banda desde sus orígenes. Podemos decir que Zeit es producto de ese confinamiento pandémico que ha generado en diversos artistas diversas conciencias emotivas. En el disco quedan reflejadas. De ahí que estemos ante un trabajo recio, elaborado con cabeza y muy crítico con diversos temas. Como sonido en general, no aporta nada nuevo, pero su fuerza y mensaje son demoledores.

Todas las canciones del disco están cantadas en su idioma original, el alemán, teniendo en cuenta que, en otros discos, la banda ha incorporado el inglés, el francés, el ruso e incluso el español. Sin duda, el lenguaje teutónico encaja perfectamente en el peculiar estilo de la formación germana.

El disco se ha presentado bajo distintos formatos físicos y digitales, pero incluye unidades especiales para fanáticos y coleccionistas: CD estándar con un digipak y folleto de 20 páginas, CD de edición especial con un digipak y 6 paneles más un folleto de 56 páginas que incluye un estuche. Pero también se ha lanzado como cassette y doble LP en vinilo (180 gramos con libreto de 20 páginas de gran formato) y como distintas unidades limitadas con presentaciones especiales.

Imagen: rammwiki.net

Zeit se ha editado a través del sello Universal y se grabó con el productor Olsen Involtini en La Fabrique Studios de St. Rémy de Provence en Francia. Las fotos de la portada y del interior del disco fueron tomadas por el músico y fotógrafo canadiense Bryan Adams, quien muestra a la banda frente al edificio Trudelturm, sito en Berlin Adlershof. Esta extraña construcción es también conocida como el túnel del viento. Fue construida entre 1934 y 1936 para comprender que las aeronaves sin piloto que caían en barrena podían ser controladas de nuevo y evitar que se estrellaran. El monumento tiene aproximadamente unos 20 metros de altura y su forma fálica despierta muchas interpretaciones.

Una de ellas es el claro simbolismo crítico que refleja el principio, desarrollo y fin de la existencia, proceso que, en cierta manera, se inspira en el filósofo alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel y su tratado sobre la dialéctica. Conceptos como tesis, antítesis y síntesis fueron asociados al proceso existencial de las cosas y de las personas: nacimiento, crecimiento, envejecimiento y final. En todo ello, el tiempo (Zeit) es el protagonista de dichas cambios y evolución. Para Hegel y para Rammstein, el mundo está compuesto de objetos y entidades que se definen por sus propiedades siempre en mutación. Ese tiempo es la clave para definir la relación que existe entre las personas y su entorno.

Otra interpretación se basa en la forma del monumento, falo símbólico que se erige como manifestación vital del poder masculino y de los elementos que lo componen: la puerta es la hendidura por donde todo penetra o sale empieza, la escalera representa la transición de la existencia (lo que va o viene), y la oquedad inferior es el sostén que conduce al origen de todo. En la imagen puede verse como los hombres salen de la puerta, abandonan el interior de edificio a través de la escalera que les conducirá a su destino.

Foto: Bryan Adams

El disco arranca de forma muy intensa gracias a Armee der Triste (el ejército de los tristes), un afligido himno a ese conglomerado humano que deambula hacia su final pero que, lejos de estar abatido, enarbola la fraternidad como estandarte de lucha y supervivencia: «¿Estás triste como yo? ¿Tienes lágrimas corriendo por tu rostro? Ven a nosotros y haz fila. Queremos estar tristes pero estar juntos». Es una canción que denota una pena impuesta pero en su mensaje y poder radica un lamento positivo que busca reconstruir la solidaridad entre las personas a fin de no desfallecer y hacer frente las pesadillas que azotan el mundo. Vivimos en la atmósfera de la muerte pero aún estamos vivos.

Pero esa lucha se enfrenta a otro de los grandes dilemas del disco y que se vincula como aliado a nuestro peregrinaje por la vida. Nos referimos a Zeit, ese fragmento que mide el movimiento en su constante relación con lo precedido y sucedido, es decir, lo que se inicia cuando arranca la vida bajo determinadas coordenadas pero que nadie sabe cuándo va a terminar: «Algunas cosas deberían ser, otras no. Vemos, pero somos ciegos. Sin luz, solo proyectamos sombras» (fragmento que alude a la teoría del conocimiento de Platón en su Mito de la Caverna). Luego, ese tiempo sigue asumiendo su transición como una sutil forma de crueldad: «Después de nosotros habrá un ‘antes’, pero la juventud se volverá una dificultad (…) El tiempo nunca tiene piedad». Es desalmado y perverso, ajeno al sufrimiento del ser.

Zeit es una balada triste, de profunda nostalgia, con ciertos contrapuntos suaves y enérgicos, algo así como una historia que se narra hacia atrás para evitar su final. Describe a los seres humanos muertos, flotando inertes bajo las profundas aguas de la incertidumbre dentro de un maligno estado de suspensión agónica. Es la necesidad que tiene el ser de volver a empezar, porque acabar no es bueno. Urge pues rebobinar, regresar a ese estado inicial donde la vida florecía y brillaba antes de ser golpeada y aniquilada por la experiencia.

Con ello llegamos a Schwarz (negro), el color de la ausencia, el tono del dolor, de la muerte, «porque cada vez que estoy solo, me siento atraído por la oscuridad, donde la muerte del sol es mi placer. Cada vez que oscurece, el alma se pierde en la lujuria. Y por ello bebo el negro bajo tragos y en profundo (…) La noche siempre pertenece a las sombras». Es una canción que se narra como un cuento de niños pero que al instante estalla y penetra como el acero candente. El ritmo es áspero, contrastado, como una losa gigante de hierro que golpea sin cesar el suelo de las almas en pena que vagan en la oscuridad. De fondo, Flake endulza la crudeza con sus melodías y varios backsounds tejen el perímetro musical en negro.

Giftig es otro tema de corte rammsteniano, con sus clásicos riffs y poderosa frecuencia rítmica. Es una alegoría a la maldad que hay en las personas, simbolizada en la toxicidad y agresividad que poseen muchos animales que «deambulan inquietos por sus territorios. Animales que no debes manipular porque su peligro es intangible y camuflado». Algo así como los llamados vampiros emocionales.

Zick Zack es otra tremenda pista, dolosa, cortante como un afilado bisturí. Bajo riffs muy intensos y marcados, describe satíricamente el artificio de combatir el envejecimiento y la muerte mediante la cirugía plástica y el Botox, medios que buscan vanamente reequilibrar lo joven y lo viejo, esa lucha eterna que pugna dentro del existencialismo humano y que nos esclaviza a sueños imposibles: somos lo que somos, las personas decaen por sí mismas y el tiempo las precipita hacia el abismo de la vejez hasta convertirlas en mortajas.

OK tiene muy mala leche. Bajo un coro inocente de voces angelicales, se desentierra e irrumpe una atronadora fuerza rammsteniana. Ansiedad y velocidad acelerada. Nos habla de sexo, de follar a pelo, sin remilgos ni límites: «Me llevas detrás de la luz roja (…) Muchos agujeros para tapar. Sin cordura». Los minutos finales son un autentico frenesí de metal industrial y coros, algo así como la explosión de un orgasmo a lo bestia.

Meine Tränen nos devuelve a la calma. Nos cuenta una historia con un fondo de caja de musical para niños. Expresa ese amor tierno hacia la madre, ese deseo impulsivo de volver a ella, a su cálido regazo, a pesar de que nos hubiera reñido varias veces. El mundo es demasiado insolidario y molesto, y se echa de menos ese amor incondicional: «Todavía vivo con mamá. Vieja ahora, pero siempre ahí (…) Y probablemente me quedaré allí para siempre». Sin duda, es una canción preciosa. Till Lindemann se recrea y afianza con su peculiar voz, con esa narrativa que expresa amores y contrastes. En algun momento, recuerda curiosamente a Mütter, donde ese amor incondicional nunca muere. Por ello, mientras sentimos la vida en nuestro interior, nunca hay que olvidar que «la muerte es fuerte y el corazón débil. Que cuando tu propia carne y sangre se estropean, los más inteligentes ceden». No hay vuelta atrás.

Angst es pura intensidad rammsteniana. De nuevo esos riffs potentes que hacen vibrar hasta el culo a los muertos. Las voces son duras, narrativas y deflagrantes. La letra nos habla del miedo, de ese pavor infantil que se aprende en las noches, cuando las luces se cierran y la oscuridad convierte las cosas en sombras siniestras: «El miedo crece en la noche. Las puertas están protegidas, mientras la espalda está mojada y las manos sudorosas. Todo el mundo tiene miedo al Hombre Negro».

Dicke Titten ese inicia con la típica banda circense de pueblo, pero al segundo irrumpen los rasgueos de guitarra que describen el deseo poderoso de tener una mujer de grandes tetas (sic): «He vivido solo durante muchos años. La vida es aburrida y gris. Pierdo la paciencia, la cordura y el cabello. Ahora, me gustaría tener una esposa, pero la esperanza se desvanece (…) No tiene que ser hermosa, ni inteligente. Solo tiene que ser rica en tejido adiposo. Solo tiene que tener unas enormes tetas».

Lügen es un canto íntimo al amor, al deseo de estar juntos y formar un futuro, de prometer cosas y vivir felices, pero todo se viene abajo por las mentiras, esos estados que destruyen la belleza, la honestidad y el equilibrio. Vivir entre falsedades solo nos conduce a la muerte del espiritu y de la convivencia: «Miento y engaño continuamente, incluso me miento a mí mismo. Nadie me cree. Nadie confía ya en mí». Se trata de un gran melodrama desgarrado. Quizás sobra ese registro con Auto-tune y Vocoder al final, rompe la brillantez del ciclo lirico teniendo presente la capacidad lírica de Till. Supongo que su inclusión se justifica porque la esencia de la pista es desvelar las falsedades. En cierta forma puede tomarse como una crítica a esa moda de falsear las voces a través tecnologías artificiales.

Adieu, como su nombre francés indica, es la despedida del álbum. Es una pista ampulosa y épica, con un compás creciente y coral. Contiene una voz poderosa, ronca, que sube y baja como un torrente y revienta como un trueno. Es una de esas canciones que se cantan cuando se precisa coraje y empoderamiento, levantando la mirada al cielo, sacando pecho y notando que la piel se eriza por todo tu cuerpo. La emociones brotan de las entrañas. El corazón se dilata y se estremece pues «solo la muerte es lo que dura siempre (…) Incluso el sol se apagará (…) Pero no te preocupes, estaremos contigo (…) Ahora tienes que recorrer el último camino solo (…) Porque la carne perece pero el espíritu resucitará (…) Todos morimos en soledad, pero tú siempre estarás con nosotros». Sin duda, un final épico a lo grande.

Finalizando … Zeit es un gran trabajo que aporta detalles brillantes, fuerza por un tubo, mensajes contundentes y sobre todo una fidelidad estilística que no decae a pesar del avance del tiempo. Como muy bien define Miguel Hann en The Guardian «Rammstein llena estadios de todo el mundo a pesar de que, como ellos mismos reconocen, el 99% de sus fans no tienen ni idea de lo que cantan (…) Es difícil no dejarse llevar por ellos (…) Los surcos sonoros son tan profundos como cañones (…) y por ello no hay riesgo de aburrimiento».

Sobre Rammstein

“Du hast”, su canción más popular, lanzó a Rammstein a la fama mundial en 1999 y lo convirtió en uno de los grandes exponentes de la Neue Deutsche Härte, una corriente del metal germano que surgió a principios de los 90. Con prácticamente todos sus temas cantados en alemán, el grupo ha logrado internacionalizar una propuesta que combina el metal más duro de guitarras poderosas y una voz grave con sonoridades electrónicas. Y para más show, tiene un directo espectacular en el que no faltan la pirotecnia y una actitud siempre provocadora.

Fuente: Apple Music

Descubre algunos de sus mayores éxitos

PRÓXIMOS CONCIERTOS

No te pierdas la agenda del artista y descubre las próximas ciudades y festivales donde va a actuar en directo.

¡Te esperamos en Telegram!

¡Suscríbete a nuestro canal de Telegram y no vuelvas a perderte ninguna novedad!

¿Sabías ya que tenemos un nuevo podcast?

¡Dale al play y disfruta de la actualidad y todas las novedades de la semana!

 

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img
«No poder actuar en vivo aumentó nuestra creatividad. Tuvimos más tiempo para pensar, para hacer cosas nuevas y tener menos distracciones. Así es como grabamos un disco que en principio no teníamos pensado hacer (…) Nuestros temas generalmente se basan en la experiencia diaria y en los...RAMMSTEIN - ZEIT