InicioNoticiasDestacadosRecordamos a Yello en su 40º aniversario, con 'Yello 40 Years'

Recordamos a Yello en su 40º aniversario, con ‘Yello 40 Years’

-

Hay gente que los desconoce, pero los que sí saben de su sonido no pueden desprenderse de ellos. Son pura adicción. Hablamos de Yello, un grupo de música electrónica creado en 1979 en la ciudad de Zúrich, Suiza. Fue formado por Dieter Meier (cantante y letrista) y Boris Blank (teclista, programador y compositor). Actualmente el dueto sigue todavía activo y espero que durante mucho tiempo.

Entre sus temas más famosos se encuentran The Race (homenaje a Autobahn de Kraftwerk) y Oh Yeah, utilizado en varias bandas sonoras, especialmente en algunas escenas donde aparece Duffman, personaje de Los Simpson. Otros grandes temas son Houdini o Topaz, dos temas que reflejan la trepidante acción de los agentes secretos, aunque sin duda, todos los álbumes de Yello merecen ser escuchados.

Yello 40 Years es una retrospectiva sonora que se lanza como edición limitada y numerada en tres formatos físicos diferentes, siendo el más completo es el que incluye 4Cds (con 71 pistas), alojados dentro de un libro de tapa dura de 60 páginas, y que contiene, además, notas exclusivas de cada álbum de Yello, así como fotos raras y nunca publicadas y varias tomas gráficas sobre los pioneros de la electrónica suiza. La segunda versión del lanzamiento consta de 2 discos de vinilo y contiene 21 pistas. Finalmente, la tercera entrega, se reduce a 2Cds que agrupa 41 canciones del emblemático dúo.

Este especial lanzamiento es idóneo para todos aquellos amantes de la buena música que quieren adentrarse en el sonido sofisticado de Yello y que aún desconocen. Pero al mismo tiempo la colección es una perla imprescindible para todos los coleccionistas y adoradores de los sonidos electrónicos de la banda. El Box ha sido lanzado a través de Polydor.

Los dos primeros Cds de la versión completa forman una especie de Best Of que incluye éxitos y temas célebres como Oh Yeah (su versión en directo es una pasada), Bostich, The Race (en vivo) y Vicious Games, así como otros favoritos eternos como I Love You, Goldrush, Rubberbandman, Waba Duba, Limbo o Spinning My Mind. El tercer CD repasa el lado más melódico y cinematográfico de Yello, y que ellos mismos han bautizado como Mello Yello. En él se dan cita éxitos como The Rhythm Divine (con Shirley Bassey), Desire y otras perlas más desconocidas como Solar Driftwood, Capri Calling y Otto di Catania. El cuarto Cd, agrupa los remixes preferidos de Yello en sus 40 años de historia, algunos de ellos inéditos, como el realizado con Mark Reeder (de Factory Records), y otros con Fluke, Dj Hell y Circle Sky.

A pesar de que Yello estén considerados como uno de las mejores proyectos electrónicos de la historia del género y sus dos miembros auténticos gurús de la electrónica actual, cuesta entender que incomprensible nunca hayan recibido la atención que realmente merecen, ni siquiera han sido invitados en un Sónar.

Musicalmente hablando, son expertos investigadores de las resonancias y ritmos más contrastados y de la fusión más refinada. No hay estilo de musica que se les resista, siendo capaces de mezclar cha-cha-cha, bossa-nova y samba con toda clase de compases africanos, asiáticos y latinos dentro de una batidora electrónica dando como resultado la sonoridad más sofisticada y exquisita. No son repetitivos. Sus temas suelen pasar de un extremo, transmutar a otros compases y melodías convirtiendo sus temas en algo diferente y adictivo.

Dieter MeierBoris Blank comenzaron su debut musical en 1979 con el sencillo IT Splash, a partir del cual fueron ascendiendo gracias a otros éxitos como los ya mencionados Oh Yeah (1985) y The Race (1988), que llegaron a ser incluidos en los Top Ten de siete países.

Sus posteriores trabajos fueron incluidos en bandas sonoras de películas y en proyectos cinematográficos concretos, como la comedia Nuns on the Run y el largometraje Snowball, dirigido por el propio Meier en 1990. En cuanto a los conciertos del dúo cabe decir que no fue hasta 2016 cuando decidieron salir de los estudios y dar su primer show en vivo, justo antes del lanzamiento de su decimocuarto álbum Toy (2016), el cual alcanzó el puesto número 1 en Suiza.

Posteriormente editaron su primer disco en directo, Live in Berlin (2017) que obtuvo una tremenda resonancia en los círculos electrónicos más exigentes. En él se dieron cita instrumentistas de altísimo nivel que pueden verse en los clips que circulan del mítico concierto. En 2020 publicaron el genial Pointy en 2021, el dúo conmemoró sus cuatro décadas de musica con el lanzamiento de este Yell40 Years.

En su peculiar sonido, no hay otra banda electrónica igual o parecida que maneje las muestreos y simples de forma tan efectiva, original y variativa. Dentro de su arquitectura e ingeniería sónica, destacan los juegos de voces que ejecutan a base de diversos tonos, efectos y cadencias , construyendo un conglomerado fónico único. Yello rara vez usa muestras de música publicada anteriormente. Casi todos los instrumentos son muestreados y rediseñados por Boris Blank, quien a lo largo de los años ha creado una biblioteca de muestras originales de miles de sonidos nombrados y categorizados. Al respecto el propio Meier dijo en cierta ocasión en la website argentina Bacanal.com:

Es innegable que hay muchos músicos que usan el mundo del sampleo y el muestreo a través de un estilo que, a menudo encuentro aburrido y repetitivo. Afortunadamente hay muchos otros músicos, como Boris, que son capaces de moverse en este territorio de una forma completamente única y más original. El ingenio y la novedad son conceptos que deben estar siempre presentes en el negocio de la música a fin de evitar su crisis. Por ejemplo, con los derechos en Internet, se roban las canciones. Lamentablemente hoy, un músico, como ocurre con los escritores, no puede sobrevivir. Hay gente que habla y defiende la democratización de la red, suena bien, pero si todo es gratis, es imposible hacer nada, porque los artistas deben ganar algo para vivir.

Pero la virtud de Dieter Meier no solo es musical, porque además de ser el líder de Yello y el pionero de un nuevo y revolucionario proceso de extracción de cacao, así como dueño de una pequeña empresa de café en la República Dominicana, es enólogo y productor de carne orgánica (es dueño de un viñedo y rancho ganadero en Argentina). Según cuentan los expertos, su malbec-cabernet y sauvignon-cabernet francés aparentemente es para morirse). Pero además, es restaurador, actor, director de cine, ex jugador profesional, un célebre artista de performance,  autor, fotógrafo, diseñador de relojes, de pañuelos de seda y de coches deportivos, y por si nos quedamos cortos, un ex golfista suizo destacado y uno de los desarrolladores de la primera mesa de mezclas totalmente digital para música y películas. ¡Casi nada!

En cuanto a la lírica de Yello cabe decir que son funcionales a las estructuras rítmicas y sonoras, completamente integradas a su extravagante, exótico y surrealista mundo sonoro. Los juegos de voz entre Blank y Meier son constantes y fusionados en múltiples registros de excelentes voces femeninas y de refuerzos liricos diversos.

En cuanto ala electrónica, Boris Blank es el cerebro. De él cabe decir que es un apasionado de la electrónica desde la adolescencia, donde comenzó a experimentar con los micrófonos, efectos de eco y toma de muestras de voz robótica. El mismo lo manifestó hace poco ante los medios especializados El mismo lo manifestó hace poco ante la Academia de Musica de Red Bull:

Mientras trabajaba como reparador de televisores, aprendí por mí mismo habilidades como músico y técnico de sonido y comencé a experimentar con las posibilidades tecnológicas de las grabadoras de casete, las máquinas de cinta y las cintas magnéticas. La música electrónica… los equipos… la electrónica son mi mundo. Con ella, puedes utilizar herramientas o plug-ins para descubrir nuevas estructuras sónicas. En este sentido trabajo como suele hacerlo un pintor que tiene una idea básica de un cuadro y luego mezcla los colores. En mi caso me sorprendo a mí mismo con el tipo de estructura sonora que surge, y la guardo, como una ardilla enterrando sus nueces. De esa manera tengo muchos fragmentos de sonido y patrones completos que selecciono en el momento oportuno y los combino hasta que obtengo lo que quiero. Es por ello, que siempre estoy en contacto e intercambiando ideas con todo tipo de personas que están produciendo complementos de carga sónica. Siempre he estado a favor de la progresividad en la música, por eso también sigo fascinado por los complementos más nuevos que salen al mercado hoy en día. La musica electrónica es muy compleja y requiere muchas habilidades. En nuestro caso, junto al productor musical sueco Hakan Lidbo, inventamos el Yelloflier, que es capaz de transformar cualquier sonido en música moviendo y torciendo bloques de colores.

Concluyendo no cabe duda de que Yello es mucho más que una simple formación de música electrónica, pues sus miembros están siempre en constante investigación y desarrollo, experimentando no solo el sonido en sí, sino incluso mezclando sus estructuras moleculares con la producción visualística que generan sus formas. En Yello imagen y sonido se yuxtaponen como un todo hibrido e indivisible, porque la musica es imaginación y dentro de ella se construyen las imágenes.

Yello es capaz de conducirte a diferentes universos, algunos de ellos exóticos, otros espaciales, salvajes, deportivos, experimentales, bailables, sensuales, divertidos, entre muchas más connotaciones. Sus ideas son inagotables, tal como se muestra en este extenso video. Viajar a través de su sonido es sumergirse en la profundidad más abismal y contrastada, siempre bajo una elegancia melodiosa sin igual. Es una exploración perpetua con todo tipo de instrumentaciones, efectismos, estilos y cadencias que recomiendo encarecidamente.

Esta vez no vamos a analizar uno a uno los temas que figuran el set completo de Yell40 Years ya que son numerosos tracks, en concreto 71lo que representa 4 horas de música excelente sin interrupción. Tan solo decir que no hay desperdicio en ellos y que, por tanto, todos merecen ser escuchados con volumen y buen equipo, mejor con auriculares de lujo para disfrutar con mayor detalle de todos los matices sonoros que generan y, también, para no alertar o contagiar a los vecinos. Estáis advertidos. ¡Buen viaje!

Escucha aquí el recopilatorio Yello 40 Years

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img