InicioDiscosSHANNON AND THE CLAMS - YEAR OF THE SPIDER

SHANNON AND THE CLAMS – YEAR OF THE SPIDER

-

No vamos a andarnos por las ramas: Shannon and the Clams son uno de los grupos más interesantes del panorama musical. Son diferentes a todo lo demás que podemos encontrar: su estética, su sonido, su formación. Su todo. Uno de esos grupos que uno distingue antes del primer segundo de canción, con la voz de Shannon Shaw, inconfundible, como ariete. Sin embargo, esa particularidad de su sonido quizá lastra su recorrido comercial. Porque Shannon and the Clams son un grupo totalmente anacrónico. Son una rareza.

Este anacronismo ha hecho sin duda que su ya dilatada carrera –su primer disco, I Wanna Go Home, es de 2009– no se resienta por el paso del tiempo. Shannon and the Clams siempre tienen algo que ofrecer… porque siempre ofrecen lo mismo. Y eso no es necesariamente malo, ni mucho menos. Trataremos de explicarlo: Shannon and the Clams es como ese bar de confianza, por ejemplo, el de en frente de la Sala Apolo, ese cutre que estáis pensando, en Barcelona. Uno sabe que allí no va a estar agasajado por viandas de la mas exquisita factura. Sin embargo, sabes que allí te sentirás como en casa, buscas pasar un rato agradable, comiendo un bocadillo y un poco de cerveza barata. Uno va a Docamar por las patatas bravas, no a comer esferificaciones de esas. Shannon and the Clams son exactamente eso, no te ofrecen una obra maestra de matices, tres canciones en una, disonancias sólo perceptibles para gente con varios años de conservatorio, gongs sumergiéndose en agua o Martin Hannett grabando el silencio. No van a hacer un Ok Computer. No van a hacer el disco doble ese raro de Pink Floyd que encontré en la colección de mi padre, que ahora es fan de Alejandro Sanz y que pienso conservar para siempre.

Shannon and the Clams son los Beach Boys de antes del Pet Sounds. Es el placer de pasar un buen rato, divertirse, es hedonismo puro. Y la música tiene que ser eso a veces. No hay que ser unos intensitos siempre, hombre.

Y en esa línea nos muestran Year of the Spider (2021), la continuación de su aclamado Onion (2018), de nuevo con Dan Auerbach, sí, el señor ese de los Black Keys, a la producción. No nos engañemos, Year of the Spider es la misma Stacy Malibú, pero con un sombrero nuevo. Repite la fórmula de siempre, con mejor producción y mejor sonido, pero, de nuevo, no tiene por qué ser algo malo, ya sabéis, es como ir a nuestro bar de referencia. Queremos escuchar la fórmula de siempre, por eso acudimos a Shannon and the Clams. Para lo demás ya hay otras bandas.

Y, realmente, tampoco es que sea un calco del anterior trabajo, ni mucho menos. En Year of the Spider encontramos cierta querencia a los medios tiempos que no vimos en Onion. Tiene tintes un poco más maduros. Por supuesto que encontramos ese sabor a años 60, a 50’s, a Grease, a Buddy Holly, a los Beach Boys, a The Animals. En cualquier momento puede romper a sonar Happy Together de The Turtles y no nos extrañaría. En esta ocasión, hasta podemos vislumbrar a los jóvenes Simon and Garfunkel en temas como Snakes Crawl, o al pop sesentero británico con All of my cryin’, en el tema más alejado a los derroteros que nos tienen acostumbrados los de Oklahoma. Resulta asombroso percibir toda esa amalgama de sonidos cristalizados en un mismo disco, con esa pátina garagera contemporánea que les hace estar en contacto con gente como Ty Segall, aunque, por otra parte, la más reciente referencia que evoca más claramente es la del debut de The CoralThe Coral (2002) – otro de esos grupos al que acudimos de vez en cuando, cuando queremos viajar en el tiempo sin movernos demasiado.

Aunque de la impresión de no superar a su predecesor, es posible que se trate simplemente por el repertorio del álbum. Simplemente, Onion tiene mejor colección de canciones – sólo porque es una absoluta locura a nivel compositivo – y una producción menos cuidada y por tanto más adecuada al sonido sucio analógico que se pretende replicar. Posiblemente, la homónima Year of the Spider es la única que podría engrosar el tracklist del anterior y aclamado disco de 2018. Sin embargo, el concepto artístico, un poco más maduro, un poco diferente – ya sabéis, dentro de unos márgenes muy estrictos – hace que recibamos este último trabajo con muy buen sabor de boca. No es de digestión tan inmediata como sus predecesores, pero difícilmente dejamos de encontrar nuevos detalles con cada nueva escucha que le dedicamos.

Escuchar Year of the Spider es como viajar en el tiempo y el espacio con una Tardis. En un ratito nos encontramos intentando echar a Nixon de la Casa Blanca y devolver las tropas a casa desde Vietnam, como estamos poniendo flores en cañones de fusiles, como estamos en un piso en Londres con otras 74 personas y un vestido con estampado geométrico bailando al son de un tocadiscos/aparador, como estamos lanzando unos cuantos adoquines a unos gendarmes en la Plaza de la Concordia, como en un garito inmundo en Tennessee o cualquier estado aleatorio del medio oeste. Es un viaje conceptual por veinte años de música pop, que, probablemente, ninguno de los que estáis leyendo esto habéis vivido. Por ello, por ser un viaje a sitios que nos cuentan que existieron, merece la pena dedicarle un buen rato a Shannon and the Clams, y empezar por este Year of Spider, parece una excelente idea.

Escucha aquí Year of the Spider, de Shannon and the Clams

spot_img
Guillermo Vázquez
A veces escribo de música, a veces escribo de coches. Otras veces hago música. Pero la mayor parte del tiempo me quejo por cosas.
spot_img