InicioDiscosSQUID - BRIGHT GREEN FIELD

SQUID – BRIGHT GREEN FIELD

-

Cada cierto tiempo la escena de música británica vuelve a tomar impulso por medio de alguna propuesta que más allá de inventar algo simplemente selecciona ciertos elementos para explorar su propia fórmula. Este es el caso de SQUID, quinteto inglés que el mes pasado lanzó su primer material de larga duración titulado Bright Green Field

A través de 11 piezas y alrededor de 55 minutos la banda originaria de Brighton cuenta con un espacio suficiente para adentrarnos a su mundo sonoro, por momentos muy caótico, explosivo, desenfrenado, emocionante y también fresco. La banda recopila sus influencias de bandas como The Fall, Devo, Talking Heads y Oingo Bongo para hablar desde su propia voz. La cantidad de etiquetas que se le han puesto a este material van desde el obvio post-punk, kraut, punk psicodélico (lo que sea que eso signifique), entre muchos otros en esfuerzo vano e innecesario para nuestros tiempos de catalogarlo como una sola cosa cuando la realidad es que este  Bright Green Field es todo eso y muchas otras cosas más que aún no hemos descifrado a las cuales no les hemos puesto una etiqueta. Es un experimento sonoro resultado de su tiempo, espacio, referencias, intenciones y capacidades. 

El disco en su totalidad tiene varios aciertos, quizá el más destacado es que es un disco que inevitablemente causa al escucha cierto interés, y familiaridad gracias a la amplia gama de tonos que usa dentro de una paleta de colores bien definida. Existen dos elementos que son claves para lograr esto y tienen que ver con la voz de Ollie Judge quien más allá de ser un vocalista / baterista convencional se dedica a explorar y jugar con las posibilidades de su voz, a veces desgarrándose en un sentido muy punk mientras que en otras explorando el spoken word en algo más asociado con la poesía. Esta voz junto a las guitarras de Louis Borlase y Anton Pearson son las piedras angulares para el material, que complementadas por detalles electrónicos, baterías y trompetas crean un microuniverso color verde con olor a pasto y algo de lodo. 

Canciones de larga duración como Narrator, Pamphlets y Boy Racers son piezas en las cuales la banda explora el límite de sus capacidades, tomando curvas en otras direcciones, evitando la estructura clásica de una canción y básicamente desafiando aquellas narrativas establecidas por la música popular más formulaica o estructurada. 

Aunque ya existieron sencillos previos al lanzamiento de este disco, es innegable que escuchar todo el material de principio a fin permite apreciar todo lo que la banda quiere decir, preferentemente en el orden originalmente planteado (evitar el aleatorio), sin importar si está en un formato físico o digital pero sí a buen volúmen (haciendo énfasis en las partes instrumentales). Y con lo más importante cuando uno se enfrenta a un disco de esta categoría: tiempo y apertura. 

El disco cuenta con un hype bastante fuerte dentro de cierta escena y público, ¿pero es real? ¿Podemos de alguna manera justificar todo este ruido alrededor de uno de los álbumes debut más prometedores de su generación?  La opinión de un humilde servidor es que sí, pero usted tiene la última palabra.

Escucha aquí el último disco de SQUID

AUTOR

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
SQUID - BRIGHT GREEN FIELD Cada cierto tiempo la escena de música británica vuelve a tomar impulso por medio de alguna propuesta que más allá de inventar algo simplemente selecciona ciertos elementos para explorar su propia fórmula. Este es el caso de SQUID, quinteto inglés que el mes pasado...