Inicio Discos THE AVALANCHES – WE WILL ALWAYS LOVE YOU

THE AVALANCHES – WE WILL ALWAYS LOVE YOU

Nada más comenzar el nuevo álbum de The Avalanches, una voz habla a través de lo que parece ser un contestador. Se dirige al vacío, al silencio sin respuesta: “Estaré contigo y siempre te voy a querer”. El siguiente esbozo es una canción dirigida a la actriz de los años 50 Barbara Payton, un alma caída en desgracia que murió joven a consecuencia de una vida que no fue justa con ella.

Se trata del inicio emotivo y nostálgico de We Will Always Love You (2020, Modular), el espiritual tercer álbum de los australianos, en cuyas letras y música guarda como protagonistas estos ecos del pasado e historias de “fantasmas”. Banda de culto donde las haya en la música electrónica de los últimos 20 años, el romanticismo hacia la cultura pop sigue muy latente en el nuevo collage sonoro del grupo. Especialmente, como no, hacia la música popular, en todos sus sentidos, desviaciones, procedencias y estilos. Porque, ¿qué romántico musical no quiere mezclar en su trabajo a Rivers Cuomo, un miembro de The Clash o reivindicar a una cantautora folk olvidada de los 60?

Y si algo sabe hacer la banda liderada por el DJ y mezclador Robbie Chater y su colega Tony Di Blasi es encontrar un punto de encuentro entre la nostalgia y el presente en melodías llenas de vitalidad. Así, temas como The Divine Chord, endulzado por la siempre juguetona voz de Andrew VanWyngarden (MGMT), o Reflecting Light, con el sampleo a Vashti Bunyan, otra de estas almas perdidas a las que reviven The Avalanches, y la contribución de Sananda Maitreya (Terence Trent D’Arby) se saborean a ritmo lento, de otra época u galaxia. Es esa calma y ambiente chill, contrario a la vida acelerada que se respira en el mundo actual, uno de los puntos más destacados del trabajo.

El LP también transmite un aliento de positivismo, resistencia y superación ante momentos difíciles que recubre canciones corales como Oh The Sunn!, con un inspirado Perry Farrell (“And we’ll never turn back no more“), o We Go On, con la aportación de otro mito, el guitarrista de The Clash, Mick Jones. Esta extensísima lista de estrellas –del pasado y del presente- que van apareciendo según avanza el largo no resta personalidad a la obra, porque todo está conectado y precisamente hilado a través de interludios y temas de transición. Además, algunas de estas colaboraciones se repiten en otras piezas para darle sentido a su participación, son meramente instrumentales como la de Johnny Marr o sirven para poner voz a esos fantasmas como la de Karen O (su interpretación es un homenaje directo a David Berman con letras extraídas del debut de Purple Mountains). Hay un objetivo en cada uno de los featurings y sampleos, y eso se palpa en el resultado.

Por otro lado, este ejercicio creativo de Chater y Di Blasi es novedoso en su origen. El primero decidió después de la publicación de Wildflower (2016, Modular), una reválida que tardó nada menos que 16 años en llegar, deshacerse de aquella colección de vinilos con la que creó sus dos primeros discos de estudio. Se quedó unos pocos, que también samplea en este caso (Bunyan, The Devoted Souls…), pero también explora ambientes de mayor musicalidad, con pianos o guitarras, y experimenta con sonidos enviados al espacio interestelar. En concreto de los discos dorados que envió la NASA en los 70 en el marco de la misión espacial Voyager (Wherever You Go).

No quita todo esto que We Will Always Love You sea un disco eterno, infinito, una compilación de 25 canciones cuya homogeneidad haga que se eche en falta algo de cuerpo entre tanta alma y presencia fantasmal. Ese cuerpo que aporta por ejemplo la pareja rapera Denzel Curry y Sampa the Great en Take Care in Your Dreaming, siempre incisivos en sus vocales, o un tipo tan ajeno a la escena dance como Kurt Vile en uno de los cortes tapados de la colección, Gold Sky.

We Will Always Love You trata de darle un sentido a la muerte buceando en las profundidades del más allá, a través de lo desconocido del espacio o la revitalización de almas perdidas. En ese camino, Chater y Di Blasi encuentran que en el caso de la música existe la posteridad. Un arte que siempre acompaña, que nunca olvida, y en el que las estrellas no se apagan, sino que vuelven a brillar y a contar su historia en la actualidad.

Escucha aquí We Will Always Love You de The Avalanches

Salir de la versión móvil