InicioDiscosThe Black Angels - Wilderness of Mirrors

The Black Angels – Wilderness of Mirrors

-

¿Sabéis esa sensación que tenemos cuando percibimos algo que de alguna manera forma parte de nosotros? Cuando vais por la calle y os llega el aroma a alguna tarde de verano de cuando teníais 15 años. Un sabor que os recuerda a la casa de vuestra madre. Esa sensación, esa que hace que os digáis “¡ah, era esto!, ahora estoy en casa”. Con la música también pasa. La música tiene un efecto emocional muy importante. Por eso el cine está plagado de ella, nos dicta cómo debemos sentirnos y cómo debemos interpretar las imágenes. Es tal el poder que tiene que, probablemente, escuchando History of the Future, del nuevo álbum de The Black Angels, Wildernes of Mirrors, ahora mismo podría asaltar todos y cada uno de los clubes nocturnos como si fuera Matt Smith en Última noche en el Soho. Solo que en el presente.

The Black Angels tienen ese efecto. Esa aura de elegancia, a la vez que sordidez, una especie de travesura erótica. Ese veneno que hace que nos transformemos, y que, al mismo tiempo, al escucharles, tengamos esa sensación de familiaridad, de volver a un lugar que habíamos olvidado. Quizá es una sensación que sólo los fans del grupo tengan, pero quien escucha a The Black Angels, automáticamente se convierte en fanático. Dicen que la heroína tiene ese mismo efecto, que después del primer pico eres automáticamente adicto. Después de la primera canción ya no hay vuelta atrás. Y en el fondo, todos los seguidores de la banda, envidiamos a todos aquellos que los tienen por descubrir.

Dejando a un lado lo emocional, puede que The Black Angels estén en cierto modo infravalorados. Bien es cierto que no inventaron nada, escucharon un montón de discos de 13th floor elevators, alguno de Led Zeppelin, de Black Sabbath o la Velvet Underground y siguieron la estela de sus antiguos amigos The Warlocks. Pero, junto a ellos y The Brian Jonestown Massacre redefinieron la psicodelia. De hecho inventaron lo que hoy conocemos como psicodelia moderna, y a muchos nos descubrieron un mundo de color, de sonidos, de sensaciones y una personalidad interior que no sabíamos que teníamos. Crearon un sonido propio e inconfundible ya en su primer álbum, Passover (2006), hace 16 años. Y con pequeñas variaciones, con la oscuridad de Directions to see a ghost (2008) o el acercamiento al rock and roll más americano de Phosphene Dream (2010) evolucionado hasta el cénit en Indigo Meadow (2013).

No os vamos a engañar: tienen su estilo definido y de ahí no se van a mover. Y este Wilderness of Mirrors (2022) no es una excepción. No parece que hayan pasado ¡5 años! desde el magnífico Death Song (2017). De hecho, parece que no haya pasado el tiempo por los de Texas. Wilderness of Mirrors es una continuación más a su carrera, que sí, que no aporta nada nuevo, no innova, no transforma. No lo necesitan. Es una de las pocas bandas del mundo que se pueden permitir sonar a lo de siempre. Porque es tan especial, y tan único y a la vez tan atemporal, que sólo queremos más. No suena caduco, ni nunca sonará caduco. Esa es su fortaleza como banda, Han alcanzado una especie de eternidad.

Quizá en Wildernes of Mirrors podamos observar más matices presentes en Passover que en Death Song. No tenemos esas especies de “baladas” -las comillas son muy necesarias aquí- con las que se cerraba su predecesor, y tenemos más muestras de ese sonido tan atractivo y tan sugerente marca de la casa, más canciones directas. Empires falling os hará armaros de valor para seducir a la persona esa que os gusta. Las guitarras de El Jardín os obligarán a quemar la ciudad sólo por el placer de hacerlo, con una sonrisa en los labios. La cadencia de La Pared, claramente influenciada por Black Grease, os hará querer simplemente salir a la calle a molar. Icon os hará querer compraros una moto para ir por el desierto de no sé qué estado con unas gafas de aviador y una chupa de cuero.

Wilderness of mirrors es una joya. Una joya más en la carrera de The Black Angels. Otro disco más. Otro gran disco más, de hecho. Otra muesca en el revolver. Otro episodio para agrandar la leyenda. Otro álbum que nos transforma, nos aporta, de una manera extraña, una autoconfianza fuera de lo normal. Una sensación de seguridad y de libertad. Es algo orgánico, algo extraño. Wilderness of Mirrors no es nada nuevo, no es innovador. Pero es que no hace falta. No lo necesita. Simplemente queremos más de eso. Queremos volver a ese lugar donde somos otra persona. Otra persona infinitamente más cool e interesante, claro.

Escucha aquí Wilderness of Mirrors de The Black Angels

AUTOR

Guillermo Vázquez
Guillermo Vázquez
A veces escribo de música, a veces escribo de coches. Otras veces hago música. Pero la mayor parte del tiempo me quejo por cosas.

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
¿Sabéis esa sensación que tenemos cuando percibimos algo que de alguna manera forma parte de nosotros? Cuando vais por la calle y os llega el aroma a alguna tarde de verano de cuando teníais 15 años. Un sabor que os recuerda a la casa...The Black Angels - Wilderness of Mirrors