Inicio Discos THE DRUMS - BRUTALISM

THE DRUMS – BRUTALISM

-

Quién iba a decir que el vanidoso Jonny Pierce se tragaría sus propias palabras con el fin de dar un paso hacia adelante en la carrera de The Drums. Su debut llegó a ser comparado como una joven rencarnación de los Beach Boys y desde entonces ya han pasado casi diez años y el cambio ha sigo significativo.

La carrera de la banda avanzaba y el grupo se iba quedando en el camino, reflejando en su música sus vivencias. Se pudieron apreciar los cabos sueltos en sus álbumes de 2011 y 2013, pero lo más parecido a este último trabajo, Brutalism, llegó en 2017. Tras una brecha de tres años, la más larga de The Drums, Pierce presentó Abysmal Thoughts. El último hombre en pie desde el inicio de la formación se hizo con el conjunto y declaraba que la marcha de los demás le producía un “sentimiento de independencia” y una libertad “que no había experimentado antes”. Lo que catalogó como una bendición no es comparable a su nuevo trabajo.

El quinto largo lanzamiento bajo la firma de Pierce se presentaba en Instagram con la frase: “Parte de mi proceso de evolución para el nuevo álbum fue traer escritores adicionales y productores, ingenieros y mezcladores”. Es decir, que la bravuconería y la satisfacción de su soledad ahora necesita de apoyos para un nuevo lanzamiento, lo que, de hecho, no es malo.

Brutalism lleva tanto a sus letras como a su instrumentación la intención clara de Pierce por hacer un disco sorpresivo y variado rítmicamente. Mientras habla de apreciar y disfrutar los buenos tiempos y aceptar los malos cuando lleguen, su música es una montaña rusa que tan pronto parece calmada como cambia enérgicamente. El concepto del álbum mantiene su línea en ambos sentidos dando un resultado digno y bien conseguido.

Y aunque ha brillos, coros y detalles de producción disfrutables fruto de los colaboradores y que “profesionalizan” el trabajo, más de uno echará en falta ese sonido lo-fi propio de la banda. Los temas son memorables y seguro que habrá quien los guarde en su biblioteca musical, pero las carencias de Pierce era parte fundamental del sello The Drums y sus limitaciones definían la banda. Con nueve minutos y algo más de media hora, Brutalism entra en el indie pop y encaja dignamente, mas una segunda mitad floja y una evolución inesperada suman a un álbum propio de un simple notable.