InicioDiscosTHE JOY FORMIDABLE – INTO THE BLUE

THE JOY FORMIDABLE – INTO THE BLUE

-

Tras el éxito de AAARTH (2018), The Big Roar (2011) y Wolf’s Law (2013) éste último un gran disco para escuchar mientras uno se tambalea al borde de un acantilado durante una tormenta, The Joy Formidable vuelven al mercado tras haber permanecido en silencio tres años. El triángulo galés compuesto por Rhiannon “Ritzy” Bryann (voz principal y guitarra), Rhydian Dafydd (bajo, coros) y Matthew James Thomas (batería y percusión), acaba de publicar, a través de los sellos Enci Records, Full Time Hobby y Soundly Distro, su nuevo y quinto álbum de estudio, Into The Blue, nombre que tiene diversas connotaciones, aunque probablemente debido a los tiempos vividos, su vinculación más certera sea la de serenidad y calma. El disco se compone de 11 pistas y fusionan al completo un retorno sónico a sus más seductoras raíces con ciertas pinceladas diferenciales.

Into the Blue es un viaje shoegaze estructurado de incisivos riffs, guitarras profundas y rampantes y texturas de ensueño pop. El disco en su conjunto suena con una alborotada y armoniosa retroalimentación envuelta entre distintos efectos flanger, reverb y chorus, todos ellos amalgamados para generar ambientes opacos, melancólicos y ultradimensionales, acompañados de los coros de sus miembros y la susurrante voz de Ritzy.

Según palabras de Rhydian Dafydd para Flood Magazine, cuando escribimos un nuevo álbum significa que tenemos nuevas historias que contar y un nuevo desafío creativo que debemos resolver por nosotros mismos. A causa de la pandemia estuvimos encerrados en Utah trabajando en el nuevo álbum y nos volvimos muy constructivos, especialmente con el proceso de escritura. Es un disco pues que trata de abrir los ojos a la belleza y al amor nuevo a fin de llegar a otros lados.

Into The Blue no es un disco fácil de valorar, sobre todo teniendo en cuenta que la banda ha tenido un amplio margen de tiempo para tejer una mixtura maestra, quizás más evolutiva. En cierta manera, el álbum peca de quedarse atrapado entre dos fracciones de tiempo contrapuestas: el potente pasado de la banda y el futuro hacia el cual apuntan. Se echan de menos melodías épicas y lagrimeantes como Turnaround y obras maestras como Dance of The Lotus o la esplendorosa de Wolf’s Law. Personalmente me hubiera gustado más una tendencia madurativa hacia ese polo, pero a pesar de estos apuntes críticos, temas como Into the Blue, Chimes, Sevier, Interval, Bring It to the Front y Left Too Soon, despuntan en cuanto brillo compositivo e intensidad.

El disco arranca con el tremendo, Into The Blue, un temazo cuyo azul trata de abrirnos los ojos hacia la belleza y el amor olvidados, con el fin de cruzar los propios límites y alcanzar ese otro lado colorista. Como afirmó la banda en su momento, si bien no se concibió el tema como una metáfora de los tiempos que vivimos, ciertamente resultó ser así. Para cruzar esos límites hay que tener el valor de disfrutar de lo nuevo, del misterio y de la magia emocional que supone abrazar algo inesperado: Cuando te miro / Desde el otro lado del camino / Todo está quieto hasta que te abrazo de nuevo. Ese azul es el que nos permite abrazar esa dimensionalidad perdida que abruma el mundo y crear una conexión más fuerte contigo mismo: Deja que el tiempo te tome de la mano y te guíe hacia el azul.

Chimes, inicia el cambio hacia una mayor contundencia. Sus potentes riffs de guitarra nos devuelven a esa realidad claustrofóbica cuyas crecientes reverberaciones buscan romper los espacios que aprisionan nuestras existencias. La propia Ritzy nos los susurra bajo sus brillantes juegos vocales: Nunca dejé de respirar aquello que es salvaje / Estaré siempre mirando si te rindes / Entre lo que era real y lo que quería que lo fuera / Hay un mar de distancia en todo ello / Pero estamos bailando en la misma ola.

Le sigue Sevier, un lapidario tema donde las guitarras pugnan por liberarse de su propio encierro y de morir ahogadas. Estamos pues ante uno de los temas más originales del álbum, cuyo sonido te fulmina como el arma blanca de un asesino: No estoy listo para volver a ser como antes / Ahora mismo eres el primer pensamiento que me viene / Esos sentimientos en el lado que no quieres domesticar. La canción hace referencia al río Sevier que atraviesa Utah y se convierte en una metáfora para romper los límites personales y tomar riesgos. La vida no es cómoda. Sin riesgos no puedes llegar a la otra orilla. Según los anales históricos, los españoles llamaron a ese río El Severo debido a la peligrosidad de sus aguas turbulentas.

Interval es el cuarto tema del álbum, una pista rítmica que, a modo de banda sonora, describe una especie de persecución a través de las dunas de Coral Pink en el sur de Utah. La canción expresa esas relaciones tóxicas y manipuladoras que te desequilibran y desecan como cuando corres por las áridas dunas del desierto: Sigues adelante, pero resbalas una y otra vez. No tienes una base firme para saber quién eres y adónde quieres ir, explica Bryan. Es una canción que trata de encontrar el equilibrio y el poder de lo nuevo a pesar de los continuos cambios: Si te sientes perdido / Bajo un cielo brillante / Mira a través de mí / Cada segunda oportunidad, cada palabra rota, alimenta el calor.

Prontamente alcanzamos Farrago, palabra que hace referencia a una mezcla de emociones farragosas, es decir, poco claras, superfluas y desordenadas que las convierten en confusas y pesadas. Musicalmente se trata de un tema difuso, nada destacable, pero con mensaje narrativo existencialmente muy potente: He sido débil en la luz de la duda / Soy un corazón perdido que está atado / En un lecho de hormigas mordedoras.

La siguiente pista, Gotta Feed my Dog, recupera de nuevo la inspiración musical con cierto aire a NIN o a Korn. Las guitarras se despedazan entre sí como circuitos en descomposición para reagruparse formando sinapsis sónicas bajo los influjos liricos de Ritzy. El mensaje es arrollador: Tengo que alimentar a mi perro / Sumergir mis dedos en la sangre de los árboles / Quiero respirar cada gota fría que se siente sola desde su nube. La canción es un juego metafórico donde la compañía de un perro es preferible a ciertas relaciones humanas.

De repente, aparece Somewhere New, uno de los temas más calmados y atípicos del sonido de la banda. La letra describe las dudas humanas y el deseo profundo de seguir adelante en la vida: ¿Estamos girando la espiral? / Si en mi vida no te encuentro / Hazme salir bajo la lluvia / Déjame bailar en la tormenta otra vez / ¿Hay un camino si no hay fin?

Bring it to the Front es otra de las maravillas sonoras del disco. Sus guitarras sollozantes y sus glaciales sintetizadores, nos deleitan los sentidos. El mensaje lirico es atronador: Me fui por un tiempo / Y dejé que la hierba creciera / Ahora nos deslizamos en una mentira / Y ya no puedo decir si mis ojos están abiertos.

Back to Nothing sigue la línea magistral del anterior. Su estribillo, No volveré a la nada, es demoledor. El tema se combina musicalmente con texturas envolventes de abstracción Slowdive. Líricamente rompe el análisis existencial y abre la puertas que hacen cambiar la vida. Es una de esas melodías que te atrapan como las ventosas de un calamar gigante que te arrastra hacia las profundidades: Nuestras huellas fueron encontradas / Pensaste que no notaría el frío a tu lado / No volveré a la nada.  

Only Once es el penúltimo track del álbum, cuya letra y música te arremolinan hacia el seno de la desesperación y la fuga: Me deslizo en la oscuridad / Con los pájaros que están en peligro / ¿Están siguiendo las estrellas? / ¿O huyendo de sus camas? La batería marca el peso del tema y las guitarras se fusionan junto a la voz de Ritzy.

El disco se cierra con Left Too Soon, un tema suave que empieza con una guitarra acústica y va evolucionando hacia una creciente espiral tormentosa, donde los pensamientos aun calientes luchan por alejarnos del frío de la insensibilidad antes de que los ojos se cierren demasiado pronto y definitivamente.

Concluyendo, Into the Blue es un álbum para escucharlo varias veces y meterse de lleno dentro de su esencia, en el interior de ese abanico azul que busca liberarnos de la opresión oscura del ruido de la vida. Sin duda, es un álbum atípico, ampliamente inteligente y coherente, que conserva algunos puntos álgidos de sus anteriores trabajos (AAARTH, The Big Roar y Walf’s Law) y cierta tendencia hacia unas bases evolutivas nuevas que buscan una lirica más madura y melodiosa. A pesar de ello, el desapego no es completo. La banda sigue manteniendo ese ardor extremo por los panoramas sónicos efusivos y, fuertes y sinfónicos, donde las guitarras intensas predominan siempre rodeadas de textos de gran nivel significativo, con frases y reflexiones que enmudecen toda alma humana.

Escucha aquí el nuevo disco de The Joy Formidable

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img