InicioDiscosTHE KILLERS - PRESSURE MACHINE

THE KILLERS – PRESSURE MACHINE

-

Pressure Machine es lo nuevo de The Killers. La banda estadounidense, formada en 2001 en Las Vegas, cuenta con el elenco completo del grupo para Pressure Machine, cosa que no ocurrió en su trabajo anterior Imploding the Mirage. Su formación completa para su último álbum ha estado compuesta por Brandon Flowers como vocalista, Dave Keuning a la guitarra, como bajista y guitarra Mark Stoemer y el baterista Ronnie Vannucci Jr.

Tras cosechar innumerables éxitos en sus trabajos anteriores, en donde caben destacar 7 nominaciones a los Premios Grammy, ganar 3 Premios Brit y el primer premio en la categoría “Mejor Grupo de Rock” en los MTV Europe Music Awards de 2006, nos llega Pressure Machine. El llamado a ser su séptimo álbum de estudio bajo el sello discográfico Island Records y producido por Jonathan Rado y Shawn Everett.

Pressure Machine es una acuarela musical donde apreciamos la esencia vertida del suroeste americano rural. El álbum es un viaje por Nephi, Utah, el lugar donde Brandon Flowers vivió su juventud. El disco reúne de una manera elegante y bien hilada historias de los vecinos y comerciantes de Nephi, que a su vez intercala con comentarios de los propios vecinos, cosa que ya hiciera Johnny Cash en la década de los 60 con su tema Ride this Train, y no será coincidencia porque claramente las dos grandes influencias que encontramos a lo largo de este recorrido son Johnny Cash y Bruce Springsteen.

La portada del disco es una total declaración de intenciones de lo que nos vamos a encontrar una vez nos adentremos en esta máquina a presión, pues ésta es una instantánea del actor Wes Johnson a su paso por la autovía camino a Nephi.

West hills se encarga de abrir este LP. Comienza con la opinión de 3 vecinos sobre qué significa para ellos vivir en Nephi. El tema es el libre albedrío de crecer en lo rural, la parte buena es la libertad y la parte mala son las cadenas que produce la libertad, como en este caso al jugar con drogas. Musicalmente el tema evoluciona a la vez que lo hace el propio personaje, al principio, con la juventud, la música es más pausada, destacan por encima los violines, conforme crece y avanza se endurece el tema, acelerándose y ganando protagonismo las guitarras. Quiet Town narra la tranquilidad de vivir allí, donde los vecinos duermen con puertas abiertas, donde no dudas que la gente es buena, y a lo sumo, todo lo malo que pasa allí “es que cada dos o tres años a alguien lo atropella el tren”.

Acto seguido tenemos Terrible Thing, juega con una metáfora imperante en su estructura, mientras que la forma musical es simple, solo tenemos voz, armónica y punteo con la guitarra, en su temática reside la complejidad, muestra lo complicadas que son ciertas cosas en este tipo de pueblos donde la cultura reina. La dificultad para entender las preferencias sexuales de tus amigos ya que no posees la educación suficiente para comprender y lo complicado, y a su vez mal visto, que estaba ser homosexual en esos años tan difíciles, en lugares con mentes cerradas. Como una oda a la amistad tenemos Cody, que cuenta la importancia que tienen los pequeños momentos con los amigos, en esos momentos juntos donde no importa lo que piense la gente de cada uno, simplemente un rato juntos, una copa, una noche, una conversación, porque eso al fin y al cabo es la vida, los enlaces que creamos al recorrer el camino.

Sleepwalker y In Another life son la cruz al lanzar la moneda. La primera trata del uso de armas ilegal por parte de menores y la segunda sobre el fácil acceso y el consumo de sustancias estupefacientes. Phoebe Bridgers colabora con The Killers en Runaway Horses, una oda a todas las historias de amor adolescentes, aunque en su mayoría, y a causa de la prontitud de edad, estén avocadas al fracaso. A continuación llega el tema musicalmente disruptivo, In The car Outside, donde se abandona el sonido rural de las guitarras electroacústicas, la armónica y la batería, para introducir rifs de guitarra, ritmos rockeros y distorsiones eléctricas. En Desperate Things se vuelve a poner en jaque la crudeza que tienen a veces los vecinos en estos lugares, sacando a la luz el caso en el que un agente policial que intenta rescatar a una mujer de un maltratador, temática que enfrenta mucho a la encontrada en el tema de Quiet Town. Cerrando el álbum, tenemos The Getting By, es a modo de despedida, un cántico a la esperanza, de cara a lo que nos depara cada día la vida.

Si algo cabe destacar de lo último de The Killers, sería la elegancia, el carisma y el cariño que emana Pressure Machine cuando trata el tema del desarrollo de la personalidad individual y colectiva en el medio rural, y a su vez la dureza y la franqueza a la hora de sacar los trapos sucios a relucir. El mensaje es directo, no embellece realidades idílicas al alcance de tan pocos, no. Hace mella en cada oyente atento de las maravillas, tanto buenas como malas, que pasan desapercibidas en el entorno rural, como pueden ser el primer amor, el desarrollo personal en conjunto de las familias, el consumo de drogas o los menores, el uso de las armas y la sexualidad.

Escucha Pressure Machine de The Killers

spot_img
Mario García Salado
Estudié música desde los 6 años. Crecí enamorado de ella. Bastante indie. Bowie me enseño que los Héroes no necesitamos ni capa ni poderes. Igual demasiado indie.
spot_img