InicioDiscosThe Mysterines - Reeling

The Mysterines – Reeling

-

Dar vueltas y vueltas, estar en un torbellino, tambalearse, comportarse de manera desordenada y violenta, vacilar o retroceder a causa de un golpe, caminar o moverse inestablemente… qué más da, simplemente eso es Reeling, y, además, el último larga duración de una de las bandas más intensas de la nueva hornada británica: The Mysterines.

Reeling es un álbum de 13 pistas llenas de audacia, rebeldía y máxima potencia que está arrasando entre el público afín al estilo de rock alternativo e indie-meets-grunge británicos. Sus responsables, The Mysterines, son una banda formada en los corazones de Liverpool y The Wirral, dos ciudades emblema musicalmente hablando. Sus componentes, Lia Metcalfe, George Favager, Callum Thompson y Paul Crilly, han logrado posicionar Reeling en el número 9 en la lista de álbumes del Reino Unido. El álbum ha sido producido por Catherine Marks y grabado a través de Fiction Records, históricamente asociado a Polydor. En definitiva, Reeling, como título resume todas las emociones que se desatan en el álbum.

Sobre el disco, la líder y compositora de la banda Lia Metcalfe es muy contundente al respecto: «Hoy en día hay tanta mierda, especialmente en las listas de éxitos, que no hay un álbum como Reeling en dichas listas en este momento. Es un disco bueno y la gente quiere buena música (…) No me importa que algunos nos subestimen, porque cuando la gente hace eso y luego se dan cuenta de que somos una banda buena que ha escrito un gran álbum, ellos son los primeros en sentirse como idiotas. Sé que a mí y a otras mujeres a menudo nos preguntan si escribimos nuestras propias canciones. Eso es algo que sucede mucho en la escena de la música pesada. Pero mi actitud hacia eso es bastante simple: les digo… ¡que se jodan!, porque todos están equivocados. Reeling es solo el comienzo de nuestra historia».» (Kerrang.com).

Estas palabras de Lia la definen como una mujer categórica y orgullosa, pero cabe preguntarse ¿qué sería de los artistas si no creyesen en sí mismos y en lo que hacen? Su misión es trabajar y generar buenos resultados, y Reeling lo es.

No cabe duda de que estamos ante un disco que podríamos conceptuar como una excelente evocación de ese sonido oscuro, duro, provocador, melódico y dramático que definieron algunas de las mejores bandas rockeras de los 90, como Hole o Nirvana entre otras. El disco, en ciertos momentos, muestra un aspecto umbroso, lleno de furia y rebeldía, sin olvidar los pasajes más apacibles y melódicos, tan necesarios para nivelar la desintonía que vivimos. La mayoría de las letras expresan esos sentimientos y fueron escritas por Lía cuando era adolescente.

Al respecto ella misma comenta: «Nuestra ambición es hacer grandes discos y agotar las entradas de los espectáculos, cosas que son importantes para nuestros fans y los involucran activamente. Cuando me planteo el objetivo de nuestra banda, pienso que queremos ser recordados como algo más que un simple grupo que alguna vez tuvo un ‘Top 10’. Tener gente que dentro de 10 años todavía escuche tu música, es motivo suficiente para hacer más álbumes. Ese es el objetivo final» (Kerrang.com). Analicemos uno a uno los 13 temas de Reeling.

Abrimos la tracklist con Life’s a Bitch (But I Like it So Much), un tema que ya habla por sí mismo: «La vida puede ser una perra, pero me gusta mucho / Solo asegúrate de cambiar las palabras antes de escupirlas». Es una canción que muestra esa doble vertiente que tiene la vida: dureza y satisfacciones. Musicalmente es un tema que irradia máxima intensidad. Los riffs iniciales anuncian ya una hecatombe y la letra es directa como una lanza: «Estoy harto de ayudar al dolor, pero nunca de alimentar al cerebro (…) Estoy harto de consumirme y de cargar con la culpa (…) Siempre es lo mismo».

Le sigue Hung Up, otro tema fuerte que incorpora un estribillo muy melódico y pegadizo. La letra arrasa como una tempestad: «Mis palabras son como balas en tu corazón / Pero seguiré intentándolo / Porque me gusta verte morir». Es una canción que fue escrita para evitar ser vengativo.

Reeling es una pista atrapante y distinta a las anteriores. La banda demuestra que es capaz de alcanzar otro tipo de registros donde la armonía es menos pesada, aunque solo en apariencia: «Cuando éramos jóvenes y libres / Solo sangre santa sangrábamos (…) La inocencia es algo muy dulce, pero viste cómo me arrancaba las alas / La inocencia es un sabor muy azucarado y un péndulo oscilante y venenoso».

Old Friends Die Hard es, por su parte, un juego arrogante, sarcástico e irónico como el sonido que te arrastra y te engulle como si una serpiente tragara una presa hacia su estómago. El tema viene a decir que «uno por uno, todos los amigos murieron duramente / disparé al corazón de sus sueños y los convertí en estrellas». En realidad, trata de una amistad entre dos personas que se va deteriorando y termina en un asesinato. Es una canción dura, pero contiene un talante de humor negro. Para la banda «el humor forma parte de nuestras vidas, por lo que es muy divertido escribir algo como esto, especialmente cuando la gente lo toma en serio».

Dangerous consiste en una melancólica balada grunge, entre Kurt Cobain y Courtney Love. Sin duda, un temazo: «Estaba montando el fuego / Estaba de rodillas / Y antes de que dijeras ese deseo / Se me disparó el arma, esa cosa tan peligrosa».

On the Run, sigue la línea de la anterior, aunque más cercana al estilo melódico de Hole. La película Badlands, de Terrence Malick (1973), inspiró la letra: «Justo cuando pensé que lo que está mal lo habia resuelto con mi alma / Ahora vienen para mostrar justo lo que debería haber sabido antes».

Under Your Skin, es un escalofrío entre el estilo de Taylor Momsen y de Dorothy Martin, que recorre de pies a cabeza la longitud de la espina dorsal. Muestra una lírica maestra envuelta bajo un manto sónico lento y contundente, que va creciendo para terminar retorciéndose como un gusano hambriento. El resultado es catártico, y un grito espeluznante en la oquedad: «Veo que las cosas se repiten en mis sueños / Como escritos en las calles de la ciudad / Sin final ni significado, ni camino interior / Así que trato de encontrarlo debajo de tu piel».

Y qué decir de The Bad Thing, puro stoner, cavernoso e inhumano, que se va acelerando hacia un éxtasis de oscuro caos gótico: «Debajo de piedras planas, con huesos negros, yacía mi bebé / Era un diciembre frío y lluvioso / Mis rodillas cayeron pesadas y mis manos embarradas y temblorosas / Destrocé la tierra solo para volver con mi bebé / Arranqué la carne del hueso, solo para sentirlo de nuevo / Pero ahora me estoy hundiéndome en la tumba / Y el cielo escuchó que hice algo malo, muy malo».

Llegamos a In My Head, pista que contiene ciertos toques peculiares, como gritar por el micrófono y generar una retroalimentación creada moviendo una baqueta de arriba hacia abajo en las cuerdas de la guitarra. Según Lia, parece una canción de amor, pero no lo es: «Todos esos fantasmas que dejaste en mi cabeza / Vuelven a atormentar la habitación / Esta vieja llama seguirá ardiendo / Mientras la oscuridad permanezca en tu cabeza».

Means to Bleed es un tema que arranca misteriosamente como preámbulo de la voz de Lia. Poco a poco se va adentrando en una oscuridad acuosa que eclosiona en una fuerte tormenta lirica y de guitarras eléctricas: «Detrás de estos ojos, no tengo medios / La noche fría y húmeda me invita a mostrarte lo que significa sangrar».

All These Things es una de esas canciones que te agrietan el corazón mientras conduces por el infierno, donde todas las cosas parecen quemarse porque cada vez es más difícil sentir lo mismo con el paso del tiempo: «He estudiado el dolor, eso no lo puedo negar / Pero este corazón mío es todo lo que tengo / Y aunque duele, es mío». La voz de Lia me conduce al grunge de Seattle.

Still Call You Home, es un alto dentro de la turbulencia Reeling, un stop reflexivo para hervir la sangre y recordar lo que perdimos o nos quitaron: «El mundo que construiste para mí / Ha quedado en ruinas alrededor de esta habitación / Lo que me diste me lo robaste / Pero todavía te llamo hogar».

The Confession Song, es el final perfecto, la daga definitiva que, a modo de confesión, asesta la rebanada final que degüella el sufrimiento que has estado padeciendo: «Solía encontrar mal consuelo mintiendo / A las personas que más amo / Pero ahora se han ido y me han dejado tirado / Mis manos están astilladas / Y no puedo alcanzar la esperanza / No sé exactamente lo que he hecho / O la deuda que debería pagar / Me condenaré a la tierra y moriré gritando: Mi madre, mi perro, mi hogar». Personalmente me recuerda a una de esas canciones desesperadas de Tom Waits fusionada con el sonido dark country & southern gothic & western rock.

Sin duda, Reeling es, en definitiva, un trabajo que deja una huella imborrable. Cuanto más lo escuchas más te llega hasta formar parte de tu ácido ribonucleico. Desenfrenado, sin riendas, el disco embiste desde su arranque como un calamar gigante, llevándote sobre una ola llena de adrenalina incandescente hacia los abismos más recónditos. Parte del disco se compone de historias en lugar de cosas, de sucesos y emociones que vibran en un reeling (tambaleo) constante y The Mysterines saben cómo hacerlo. De seguir bajo esta magnífica progresión, no cabe duda de que The Mysterines será una de esas bandas que alcanzará el Valhalla.

Escucha Reeling de The Mysterines

AUTOR

Carlos Flaqué Monllonch
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
Dar vueltas y vueltas, estar en un torbellino, tambalearse, comportarse de manera desordenada y violenta, vacilar o retroceder a causa de un golpe, caminar o moverse inestablemente... qué más da, simplemente eso es Reeling, y, además, el último larga duración de una de las...The Mysterines - Reeling