Inicio Discos WESTSIDE GUNN - PRAY FOR PARIS

WESTSIDE GUNN – PRAY FOR PARIS

-

Griselda Records es el sello discográfico fundado en 2014 por Westside Gunn junto con su hermano Conway The Machine y su primo Benny The Butcher. Procedentes de Búfalo (Nueva York),son herederos del clásico rap neoyorquino de los noventa caracterizado por ritmos boom-bap y letras profundamente callejeras sobre violencia y tráfico de drogas. Durante estos años, el prolífico trío ha sabido moverse astutamente por las corrientes más underground del rap, para finalmente llamar la atención de Eminem en 2017, quien les incluyó en su sello Shady Records. Además tanto Westside Gunn como Benny The Butcher han firmado recientemente con Jay-Z para Roc Nation.

Con todos los focos apuntando directamente a Westside Gunn, Pray For Paris (2020) es su álbum más ambicioso y variado hasta la fecha, un punto de inflexión en su carrera. El LP mantiene la esencia old school rap de sus orígenes y el trío de Búfalo “secuestra” dos de las canciones más espectaculares del disco: George Bondo y Allah Sent Me. En ellas su productor habitual Daringer, genera una atmósfera asfixiante con sencillos ritmos minimalistas e intensos, mientras los tres raperos intercambian duras reflexiones sobre su complicado pasado —“Addicted after my first pack, started dealin’ crack” (Westside Gunn)—, la competitividad —“Yeah, we the last of the hard rappers, Feds ain’t find work but found the garbage full of soft rappers” (Conway The Machine)— y su éxito actual —“Every twelve months, my address change” (Benny The Butcher)—. Química en todos los sentidos, Griselda en estado puro.

A pesar de la fuerte carga callejera que posee el álbum, la otra vertiente fundamental de inspiración es París y la moda. Por diversos problemas legales Westside Gunn nunca había salido de Estados Unidos, hasta principios de este año que viajó por primera vez a la semana de la moda de París. Acompañado por el prestigioso diseñador de moda Virgil Abloh, el rapero sintió tal inspiración que grabó un EP durante su estancia, convirtiéndolo en un álbum completo de vuelta a su país.

Esta nueva y lujosa inspiración ha sido plasmada sin complejos en las primeras impresiones del disco. La portada, diseñada por el propio Virgil Abloh, es un transgresor montaje de la obra de Caravaggio David con la cabeza de Goliat con las cadenas de joyas de Westside Gunn sobre el cuello de David. Además, el álbum abre con una grabación de la subasta de récord del cuadro Salvator Mundi de Leonardo da Vinci. Sin metáforas complejas ni sutilezas, estas apropiaciones directas combinan a la perfección con el estilo agresivo y directo del rapero.

Este marcado estilo de rapear queda definido por su distintiva voz aguda y las numerosas onomatopeyas (ad-libs) de disparos que inundan todas sus composiciones. A pesar de que su característica voz fue la que situó en el mapa a Griselda, rapear nunca ha sido el plan inicial de Westside Gunn. Consciente de sus limitaciones como rapero, ha desarrollado una increíble capacidad de organización y marketing para su sello discográfico, y sobre todo uno de los mejores oídos para la producción musical.

En Pray For Paris la producción es exquisita y además de los habituales Daringer y Camoflauge Monk cuenta con las estrellas invitadas Tyler The Creator, The Alchemist, Dj Premier y Dj Muggs. La presencia de Tyler The Creator no se limita al delicioso sample de soul en Party Wit Pop Smoke, también aporta unas sorprendentes líneas en la elegante y jazzística 327. Mientras Westside Gunn conecta habilidosamente moda con el tráfico de droga —“I’m rockin’ old Nashes, on the runway in my coke fashion”— y Joey Bada$$ rememora su humeante paso por el colegio —“I used to get kicked out of class just for my aroma, I went to school high, forgot to pick up my diploma”—, Tyler The Creator vuelve a poner su sexualidad encima de la mesa —“Glitter on my neck match the glitter on my fingernails / Niggas always got something to say, well fuck ’em—.

The Alchemist es prácticamente un hijo adoptivo de la familia Griselda. El legendario productor ha colaborado numerosas veces con el colectivo, y en Pray For Paris participa en dos de las mejores canciones. $500 Ounces es un cálido bucle vocal, un perfecto traje hecho a medida para dos fantásticos raperos como Freddie Gibbs y Roc Marciano. En Caliborne Kick nos deleita con un tranquilo paisaje sonoro en el que la nueva incorporación de Griselda Boldy James, demuestra su compenetración con The Alchemist (su álbum colaborativo The Price Of Tea In China es uno de los mejores lanzamientos de rap del año). Destacan sus impasibles y descriptivas rimas: “One count felony firearm, two counts of drug possession, Three counts of felonious assault without a murder weapon”, mientras que Westside Gunn estropea el resultado final con un exagerado filtro de voz grave.

Shawn vs. Flair fue la última canción añadida al disco. Tras ver el impresionante listado de colaboraciones del álbum, Dj Premier solicitó a última hora incluir una de sus bases. Realizada en muy poco tiempo, Premo deja su impronta con sus épicos scratchs y un Westside Gunn afectado por el coronavirus y con graves problemas respiratorios rapea en un idioma solo comprensible para sus antiguos compañeros de celda: “Ayo, you ever ate burgers on a Wednesday? / You ever ate chicken on a Thursday?”.

Pray For Paris es una amalgama de elementos aparentemente irreconciliables, en una misma canción podemos encontrar referencias a la lucha libre, al tráfico de drogas, al arte o incluso escuchar un solo de claqué. Un lujoso homenaje a la edad de oro del rap, Westside Gunn lo mismo desfila confiado por las pasarelas de moda que por las calles más peligrosas de Búfalo.