InicioDiscosYeah Yeah Yeahs - Cool It Down

Yeah Yeah Yeahs – Cool It Down

-

Empecemos por el final: el último tercio del quinto álbum de estudio de los neoyorquinos Yeah Yeah Yeahs está en las antípodas de lo que fueron sus primeros shows, en donde su música arrollaba con todo lo que estuviera por delante. Pero no nos adelantemos; no por ello este disco no deja de ser un gran retorno.

Las intensas performances de Karen O ataviada con sus estrambóticos atuendos ya han ingresado a los anales de la historia del rock, como cuando escupía cerveza a sus fans o se tumbaba en el escenario para aullar mientras se tocaba la entrepierna o intentaba tragarse el micrófono. Nueve años, un disco solista, una nominación al Oscar, una pandemia, un embarazo y un hijo después, Karen O remueve sus viejas vivencias y este trío retorna con un álbum que refleja el temor de la cantante a que el mundo termine por desmoronarse de una vez por todas. Y es que el caos en la música de los Yeah Yeah Yeahs siempre ha sido un referente, una actitud capaz de engendrar clásicos como Fever to Tell (2002) o It’s Blitz (2009), que llevan en sus melodías esa carga emotiva de desquiciamiento, descontrol, burla, dolor y apocalipsis.

El disco arranca con Spitting off the Edge of the World que cuenta con la magnífica colaboración de Perfume Genius, un adecuado inicio que se encuentra en la órbita de la vulnerabilidad que es capaz de transmitir esta banda y que supo conquistarnos con Maps de su álbum debut. Este hilo se extiende hasta Wolf, un tributo sonoro al synth pop que se cocinaba en la periferia del mainstream y que rebosa tensión y angustia con esos teclados filosos y desbordantes al mejor estilo del hit The Great Commandment de Camouflage. La cuarta pista, Fleez, juega con la impronta de Blondie sobre una base disco-funk con los raptos vocales a los que nos ha acostumbrado la líder este trío y, en lo que parece un prematuro respiro durante la primera mitad de este disco, se desliza Lovebomb, una canción que se debate entre esa atmósfera sideral, monólogos existencialistas y el miedo primigenio al inevitable final de la existencia. La temática apocalíptica es retomada en Burning, en la que los arreglos de cuerdas le dan el estatus de ser una de las canciones más elaboradas de toda su discografía.

Es bastante notoria la evolución de esta banda a través de estos prácticamente más de 20 años de carrera, desde el momento en que la guitarra distorsionada era torturada y la batería terminaba siendo aporreada para sostener ese bendito caos y, con los años, la introducción de la electrónica y los arreglos de cuerdas que se dejan sentir más en esta producción, terminan redondeándonos la idea de que su sonido tradicionalmente garage rock ha sabido evolucionar y sintetizar nuevas influencias. Además, los cambios en la vida de su vocalista también han aportado una madurez más nítida al concebir las canciones y abordarlas, quizás con una actitud menos convulsiva pero todavía muy comprometida y eso es los que justamente escuchamos en este álbum, un compromiso sin fecha de caducidad.

Tuvo que pasar casi una década para que volvamos a sentir la emoción de un nuevo disco de los norteamericanos. El tiempo ha hecho su trabajo también y, a medida que uno envejece, ciertas formas de contemplar la vida y en especial, la música, se modifican, pero bajo la piel, entre el corazón y el alma, aún se puede percibir ese desesperado rugido que hizo que nuestras miradas se volteen y podamos apreciarlos viendo cómo su arte modela al caos, una fórmula que representa el ADN de esta banda.

Escucha aquí Cool It Down de Yeah Yeah Yeahs

AUTOR

¿Te gusta CrazyMinds? ¡Síguenos!

BUSCADOR

Y MUCHO MÁS...

spot_img
spot_img
Empecemos por el final: el último tercio del quinto álbum de estudio de los neoyorquinos Yeah Yeah Yeahs está en las antípodas de lo que fueron sus primeros shows, en donde su música arrollaba con todo lo que estuviera por delante. Pero no nos...Yeah Yeah Yeahs - Cool It Down