InicioEntrevistasLa M.O.D.A.: "Encontrar estas canciones es como reencontrarte con algo que ha...

La M.O.D.A.: «Encontrar estas canciones es como reencontrarte con algo que ha formado parte de ti» (2021)

-

Fotografías: Alejandro García-Cantarero

Hace un par de meses, La M.O.D.A. nos sorprendieron anunciando un nuevo disco de publicación inminente. La sorpresa fue tal porque no hacía ni un año que habían editado el que era su último larga duración, Ninguna ola (2020). El álbum en cuestión se titula Nuevo cancionero burgalés y ya está en la calle desde hace unos días. En este trabajo se recogen ocho nuevas canciones del septeto inspiradas en el repertorio popular de su tierra.

Alvar, Caleb, David, Jacobo, Jorge, Jose y Nacho han estado trabajando con una gran cantidad de textos extraídos del cancionero tradicional de Burgos, escogiendo, seleccionando y trabajando con ellos para después musicarlos y conseguir como resultado estas nuevas canciones. El Nuevo cancionero burgalés de La M.O.D.A. no es un ejercicio de estilo, ni mucho menos, es un disco creado desde el corazón de cada uno de los miembros de la banda, con todo el respeto y el cariño hacia la tradición y sus raíces. Es un álbum 100% La M.O.D.A. donde se reconoce el espíritu del colectivo y donde la esencia del grupo está más presente que nunca.

Aunque Jacobo y Jose tuvieron que ausentarse a última hora de nuestra entrevista porque tenían que preparar la salida del último videoclip previo a la publicación del álbum, nos juntamos con los otros cinco componentes del grupo para charlar de todo lo que trae consigo este Nuevo cancionero burgalés. Así, Alvar, Caleb, David, Jorge y Nacho nos contaron los porqués de este nuevo trabajo, cómo ha sido la elaboración de cada una de las canciones que lo componen y las razones que les han llevado a querer hacer algo tan arraigado al lugar que les vio nacer, la provincia de Burgos.

Hace justo un año que hablaba con David de todo lo que os había llevado a Ninguna ola y lo que significaba y contenía ese disco. Y ahora estamos de nuevo aquí. Simplemente el hecho de poder sacar discos de esta manera es ya casi un triunfo.

Jorge: Para nosotros el disco de Ninguna ola comenzó hace muchos años, cuando empezamos a crearlo. Con el paso del tiempo y esa época en la que estuvimos encerrados en casa, nos ha dado tiempo a encontrar lo que queríamos hacer de cara a este, en base a los textos que encontramos de Federico Olmeda y de Antonio José.

Contadme, en primer lugar, si la idea de este Nuevo cancionero burgalés rondaba por vuestras cabezas desde hace tiempo o ha sido algo que os habéis encontrado casi por casualidad.

David: Fue algo que nos encontramos. Cuando empezamos el grupo hace diez años teníamos la vista puesta en América, Dublín, Inglaterra… Cantábamos en inglés y la música que nos inspiraba era en ese idioma. Creo que con el tiempo, poco a poco hemos ido girando ese foco hacia la búsqueda de nuestra verdad. Eso pasó por cantar en nuestra lengua materna, primero, y luego creo que ya con Campo amarillo se dejaban ver esas nuevas inquietudes que iban surgiendo. Toda esa curiosidad, esas inquietudes y las relaciones con las personas de nuestro entorno, nos han ido abriendo otras puertas.

Creo que fue en septiembre de 2020 que nos encontramos con un PDF del Cancionero popular burgalés de Federico Olmeda, que se editó en 1903, en el que recopilaba algo más de 300 canciones populares que se cantaban en la provincia. Y ese cancionero nos llevó al Nuevo cancionero burgalés de Antonio José, que tenía otras tantas. Flipamos tanto con muchos de los textos, con los versos, con lo que significaban, que quisimos crear estas canciones, quisimos trabajar con ellos. Realmente nuestros textos se basan en el cancionero popular pero no nos hemos limitado a representarlos tal cual estaban, a reproducirlos, sino que hemos cogido dos versos de aquí, un verso de allá, etc. Además son canciones muy cortas, con mucha repetición. Así que, durante cuatro o cinco meses, hemos ido elaborando esos textos. Cuando los teníamos le metimos música a todo y hemos estado otros cuatro o cinco meses encerrados en el local, currando con Gorka Urbizu, que es nuestro productor.

Pero esto no era una cuestión de revisitar. Hacer algo honesto, para nosotros pasaba por hacerlo con nuestros instrumentos, con nuestra identidad y con lo que nos salía y nos apetecía. Es un disco de local, hay más guitarras eléctricas que nunca. Supongo que un poco también es una respuesta a Ninguna ola.

David, Caleb y Alvar
Nacho y Jorge

Estas canciones tienen más de un siglo y tienen las mismas inquietudes que a día de hoy

Cuando descubres algo que siempre ha estado ahí pero que tú no conoces, supongo que es casi como una revelación. ¿Qué supuso para vosotros encontraros con ese PDF?

David: Fue como encontrar una cajita con un diario de tu abuelo al que nunca conociste. Es como reencontrarte con algo que ha formado parte de ti, que estaba ahí y que quizás aún no habías descubierto. Es como el que se encuentra un tesoro, para nosotros fue algo así.

O sea que realmente os reconocíais ahí. ¿Leíais eso y sentíais que hablaba de vosotros?

Alvar: Es que encontramos ahí unas letras tan potentes y que decían tantas cosas, después de tanto tiempo, que casi nos vimos obligados a trabajar en ello, aún estando en medio de la gira de Ninguna ola. El fin de semana estábamos viajando y el lunes volvíamos al estudio con Gorka. Todo era tan bueno que nos vimos forzados a hacerlo así.

Jorge: Es que muchos de los temas que se tratan ahí parece que están escritos antes de ayer, pero no deja de ser una serie de canciones de la gente, que se recopilaron por primera vez en 1903. Son canciones que tienen más de un siglo y tienen las mismas inquietudes que a día de hoy.

Esa es precisamente una de las cosas que más llaman la atención, que estas letras podían haber sido escritas hoy mismo. Al final hablan de sentimientos universales, claro.

David: Total. Es que los sentimientos no tienen fecha.

Caleb: Sí que nos hemos planteado lo que tú decías al principio: «¿Pero cómo no nos hemos encontrado esto antes?». Siendo burgaleses, ¿cómo no hemos sabido de esto antes, que no nos lo hayan enseñado en el colegio, por ejemplo, o que sea algo más de dominio público? Al final, nosotros pudimos dar con este cancionero gracias a que hay gente que ha dedicado su vida a investigar todo esto y a luchar por que se saque adelante. Por ejemplo, el cancionero de Olmeda estaba descatalogado y hasta el 75 no se supo nada de él y luego, hasta el 92 o así creo que no hicieron un facsímil. Pero claro, te planteas cómo ha podido costar tantos años sin que nadie pueda verlo.

Y el de Antonio José estaba oculto por su familia desde el 36, cuando le asesinaron, porque si no todo eso se hubiese destruido. Y es que es una pregunta que nos hacíamos nosotros, «¿cómo es posible que hasta hoy no hayamos tenido constancia de esto?».

O sea que en realidad todos esos textos son canciones. ¿Vosotros conocíais u os sonaba alguna de haberla escuchado antes?

David: Algunas cancioncitas. Por ejemplo dos versos de Mañana voy a Burgos, que es el Guri Guri; otros dos versos que escuchaba alguien que decía «eso se cantaba en no sé dónde», etc. Es como que, sin querer, veías a alguien que habías visto de pequeño y, de alguna manera, te sentías atraído.

¿Cuántas canciones os encontrasteis?

David: Más de quinientas

Al final, sacar de ahí las ocho canciones del disco, me parece una tarea enorme. ¿Cómo os habéis enfrentado a todo eso?, ¿qué habéis buscado?

David: Pues como un artesano agachado en la tierra. Ahí hemos estado buscando los frutos que queríamos. ¿Qué era lo que buscábamos? Pues cosas que nos tocasen aquí (señalándose el corazón), que nos pusiesen la carne de gallina, con las que nos sintiésemos cómodos cantándolas. Se dice muy fácil, pero han sido unos cuantos meses solo de búsqueda del significado, y luego ya teníamos que encajarlo y trabajarlo. Y nos hemos leído todos esos textos varias veces.

Alvar, Caleb y David

Este cancionero habla de la vida misma

Decís que este disco es una manera de acercaros a vuestras raíces y a vuestros mayores. No sé si reivindicar es la palabra, pero ¿por qué sentís la necesidad de darle la importancia que merece? ¿Hay responsabilidad en todo esto?

David: En realidad ya hay mucha gente que ha hecho esa labor de recuperar todo esto. Lo nuestro ha sido puro placer.

Nacho: Yo creo que la responsabilidad sería tanta que no lo haríamos. Es que ha habido estudiosos de todo esto que han dedicado su vida a hacerlo. Aquí ha sido más hacer algo de corazón. Nos topamos con todo esto y decidimos hacerlo trabajando mucho, pero sin pensar en que sea una responsabilidad.

David: Es que nosotros no somos nadie, solo un grupo más que intenta poner su granito de arena. Todo ha sido de corazón.

Si tuvierais que hacer una sinopsis de este Nuevo cancionero burgalés, ¿qué diríais?, ¿de qué hablan estas canciones a nivel general?

David: De la vida misma. En esos cancioneros estaba todo. Había canciones de trabajo, canciones para celebrar, canciones para desahogarse… habla de todas las emociones y sentimientos que puede tener un humano, hace dos siglos o ahora.

Me ha sorprendido mucho también que el lenguaje es plenamente actual, no parece que sea de hace un siglo. Me gustaría saber qué canción creéis que os representa más, con la que más os identificáis.

Jorge: Yo creo que Mañana voy a Burgos. Pero no por el hecho de tratarse de Burgos sino porque cualquier persona que la escuche puede llamar Burgos a Albacete, a Gijón o a cualquier ciudad. Ese sentimiento de volver a casa, de volver a tu familia, a tus amigos, de reencontrarse con lo que ha sido uno toda la vida.

Nacho: Yo estoy muy de acuerdo. Creo que ese sentimiento de volver a casa es algo muy universal.

Alvar: Muy de Navidad [risas]

Nacho: Yo creo que es la más representativa, la que todo el mundo puede hacer suya pensando en su ciudad, en su pueblo o en su barrio.

David

Cantar estas canciones es como estar cantando por mucha gente que ha pisado por el mismo sitio que ahora pisamos nosotros

Aunque las letras no sean vuestras, supongo que las habréis asumido como propias casi desde el primer día. David, no sé si cambia algo el hecho de que no las hayas escrito tú y si has tenido que trabajar de otra manera a la hora de interpretarlas.

David: Pues fíjate que no lo había pensado y es una buena pregunta, la verdad. Yo creo que estas las canto como más mías. Cuando tú haces algo, sin querer piensas que no puede estar muy bien, pero esto sí que te lo crees, sí dices «esto es la hostia». En realidad todos las sentimos como nuestras y mola porque no son solo de los siete, sino que son de un montón de peña. Al final, piensas que nosotros estamos cantando por un montón de bisabuelas y abuelas, de madres e hijas, que se las han ido transmitiendo. Es como que estás cantando por mucha gente que ha pisado por el mismo sitio que ahora pisamos nosotros. Eso es como si cantaras con un millón de cantantes.

Para este disco habéis contado con la producción de Gorka Urbizu. Con él ya habíais colaborado antes, pero ¿por qué decidís pedirle que produzca estas canciones?, ¿qué buscabais en él y qué es lo que creéis que ha aportado al sonido de este álbum?

Nacho: Surgió el nombre de Gorka en el local porque, como dices, ya le conocíamos y teníamos una relación personal y admiración por todo lo que ha hecho con Berri Txarrak, que es uno de los grupos que tenemos en común los siete. Cuando pensamos en quién podría hacer este trabajo pensamos que, a pesar de no haber producido ningún disco antes, él podría ser la persona adecuada.

Esta es la primera producción de Gorka pero él también tiene ese arraigo hacia la tierra, es un melómano, tiene mucha sensibilidad hacia muchas músicas. Aunque la gente conozca sobre todo su faceta más cañera, tiene una sensibilidad brutal hacia las melodías. Nosotros pensamos que era buena idea pero él también tuvo dudas al principio. Creo que al final ha sido una experiencia increíble para todos y él se ha involucrado de una manera bestial. Durante meses hemos sido ocho personas en el local trabajando con las canciones.

O sea que buscasteis más la persona que un sonido determinado.

Nacho: En este caso, sin duda, porque no teníamos referencias de cómo ha trabajado con otra gente. Teníamos referencias de su música, que ya es bastante. Es que además, para nosotros Gorka es casi un ejemplo vital en cuanto a honestidad con la música. Creo que hemos acertado en la elección.

¿Cuál creéis que es el plus que le ha dado a las canciones?

Nacho: De verdad que creo que le ha dado mucho a las canciones. Han tenido una transformación muy grande. Se nota que es un tío que compone canciones desde hace muchos años y que tiene una visión sobre la melodía acojonante. Además hay algo importante también y es que nos ha entendido a los siete, que al final no debe ser fácil porque somos muchos opinando.

Nacho y Jorge
David y Caleb

Puede que este disco suene más a una banda tocando. Es más orgánico y natural

¿Él ha estado trabajando con vosotros desde el principio?

David: Esa fue una de las primeras cosas que hablamos con él. Queríamos que fuese uno más del grupo. Tuvo su sitio en el local como lo tenemos los demás. Él venía con sus instrumentos, con su micro y ahí estábamos dándole vueltas a los temas dos o tres días a la semana. Ha hecho un esfuerzo brutal y se ha volcado mucho con nosotros y eso es algo que le agradeceremos siempre. En ningún momento ha especulado ni con el tiempo ni con el esfuerzo, siempre ha estado a tope, poniendo el alma. Ha mejorado mucho todas las canciones. Ha aportado mucho a nivel melodía, a nivel vocal, a nivel coros… Creo que hemos aprendido mucho de él. Y, como decía Nacho, también ha sabido entendernos a todos y respetar nuestra manera de ver la música, y a la vez llevarnos en la dirección que ayudase a que esto pudiese estar hoy aquí.

A mí, a nivel musical, me ha dado la impresión que en este disco sonáis quizás más equilibrados que nunca, sin que ningún instrumento destaque por encima de los demás.

David: Puede ser, sí.

Nacho: Aquí reivindicamos también la figura de Jordi Mora, que es el que ha grabado y ha mezclado el disco. Creo que sí que ha sacado esa esencia. Yo también veo algo ahí que no sé muy bien cómo describir, pero sí, suena como una banda tocando. Es como más orgánico y natural.

Con cada disco buscáis algo nuevo, a nivel de sonido, de producción, de diseño, etc. Se nota que os sentís muy cómodos con los cambios. Además habéis dicho que este disco se empezó a fraguar en la gira del anterior. ¿Estáis ya dándole vueltas a lo próximo?

Alvar: Este es el momento de disfrutar de este disco y de esta gira que viene. Y con esto también estamos mandando un mensaje a todos [risas].

David: Tiene razón Alvar, este es el momento de este disco.

Alvar: Pero eso es lo que decimos ahora, que luego basta que nos encontremos dentro de un año para que nos digas que no lo hemos cumplido [risas].

David: Yo creo que todos tenemos las ganas de disfrutar esto a tope, estando un par de años de gira.

Habladme de los videoclips que están acompañando cada canción. Parecen el complemento perfecto para las canciones, un retrato muy real de vuestra tierra y un acercamiento a diferentes zonas de la provincia. A los que no somos de Burgos nos acerca mucho a esa zona del país y me parecen piezas muy emocionantes.

Caleb: Hemos trabajado con unos chicos del País Vasco que se llaman Arriguri y la verdad es que han sabido captar muy bien la esencia del disco. Hacer un videoclip siempre es complicado y da cierto miedo a veces a la banda, porque un vídeo puede limitar el sentido de la canción. Con ellos, la verdad es que habido un entendimiento muy grande. Estuvieron indagando sobre el significado que pudieran tener las canciones y, como nos encantaba ya su estética, ha encajado todo.

Como has comentado, se han hecho localizaciones en pueblos de la provincia y eso ha hecho que mucha gente de los pueblos participara en estos vídeos. Se ha creado una especie de comunidad de trabajo muy especial y creemos que en los videos se aprecia eso.

David, Caleb, Alvar, Nacho y Jorge

Si ahora pudiese hablar gente que cantaba esas canciones hace tanto tiempo, le haría mucha ilusión escuchar a alguien de ahora cantarlas

Parece que últimamente hay un gran número de bandas y artistas que están actualizando la música popular desde diferentes puntos de vista. Adaptándola a su sonido, renovándola, reivindicando incluso los instrumentos tradicionales, con textos del pasado, etc. ¿A qué creéis que se debe este nuevo resurgir de la música popular y el folclore?

Alvar: Supongo que a muchos grupos les habrá pasado como a nosotros, que habrán descubierto textos y canciones de su pasado y se habrán enamorado.

David: Hay gente que coge parte de lo antiguo y lo junta con elementos de ahora, como Rodrigo Cuevas, por ejemplo. Hay gente como Fetén Fetén o Los Hermanos Cubero que conservan más lo auténtico y como era. Y hay gente que rompe absolutamente con la tradición y se la carga. Todo está súper bien, lo guapo es que la gente se exprese y haga música.

Yo creo que si ahora pudiese hablar gente que ha muerto hace mucho y que cantaba esas canciones, le haría mucha ilusión escuchar a alguien ahora cantarlas. Da igual cómo lo haga, la música está ahí y lo que importa son los sentimientos y la actitud.

Yo creo que además hay otro factor y es que por fin, como sociedad, nos hemos despojado de todos los complejos que teníamos y los prejuicios con este tipo de música. No sé qué opináis.

David: Totalmente. Y todo esto está ayudando a que la gente joven lo renueve.

Quería terminar preguntándoos por un tuit que vi ayer en el que contabais que ibais a abrir una tienda en Burgos llamada La zona galáctica. Habladme de ese proyecto.

Jorge: Pues nada, es un negocio que tiene mucho futuro: una tienda de discos [risas]. Va a servir para dar visibilidad a todos los grupos de Burgos que quieran vender su música. Sabemos que los principios son difíciles y, a pesar de tener la música a un solo clic, creemos que el hecho de tener los discos físicos es más romántico.

David: La verdad es que es una oportunidad guay. Vamos a tener música de grupos históricos de Burgos que ya no existen, de grupos que están empezando… de todo.

Alvar: Es que tenemos muchos sueños. Nos encantaría también vender libros, hacer eventos, presentaciones, acústicos… Nos mueve mucho la ilusión.

David: De momento vamos a poner un plato para que la gente pueda escuchar ahí lo que quiera, con calma. Hablábamos de tener una biblioteca y que la gente pueda ir, coger un vinilo, y sentarse a charlar con un colega. Al final eso es lo que han sido para nosotros las tiendas de discos cuando éramos niños. Como decía Jorge, es una gran idea de negocio [risas].

spot_img
Javier Decimavilla
La música nos puede salvar la vida o al menos mejorarla. Bob Dylan, Neil Young, David Bowie, The Beatles o The Rolling Stones, entre otros, nos llevan enseñando el camino a la felicidad desde hace décadas.
spot_img