InicioEntrevistasMorreo: "Hay cosas del disco que son de humor y la gente...

Morreo: «Hay cosas del disco que son de humor y la gente se ha tomado en serio, pero no lo son» (2021)

-

Fotografías: Eli Quevedo

Al igual que los pantalones de campana, las chaquetas con hombreras o la pana se han vuelto a poner de moda, en la música sucede lo mismo. Los Brincos, Marisol o Las Grecas están muy presentes en las canciones de Morreo, donde los desamores, la tristeza y la oscuridad se pueden bailar al ritmo de los 60 y 70, en una Fiesta Nacional que poco tiene que ver con la que conocemos actualmente.

Nos encontramos con Joseca y Germán para hablar de su colorido Fiesta Nacional (2021), con Camarón, Paco de Lucía y Micah P. Hinson de fondo charlando sobre referencias tan variadas como los carteles que nos acompañaron en las paredes.

El primer LP del dúo andaluz es fresco y clásico, divertido y absurdo, buscando renovar conceptos anticuados, pero siempre con un humor sutil y el objetivo de bailar y disfrutar de la música, que al fin y al cabo es su manera de ver la vida.

Os conocisteis por Tinder y os unió la canción Un Sentimiento Importante de Mujeres. ¿Cómo derivó todo de ahí hasta acabar montando un grupo?

Germán: La verdad es que fue la primera conversación que tuvimos, porque él tenía un amigo con el que iba a montar una banda y yo también iba a hacer otra, pero jamás salió ninguna y hablamos de «joder, ¿por qué no hacemos un grupo?». Nos acabábamos de conocer y lo típico de Tinder es «hola, adiós y a ver si al día siguiente te vuelvo a ver» y mira, seguimos juntos y seguimos con el proyecto cuatro años después.

Joseca: Lo de la canción yo creo que es un poco aleatorio, porque yo es que canción de culto no tengo ninguna. Pero en ese momento me dio por Un Sentimiento Importante, creo que fue más o menos cuando sacaron ellos ese disco.

Tengo entendido que el proyecto Morreo no es solo musical, sino que queréis desarrollarlo también en otras direcciones

Germán: Nos encantaría vivir de la música, aunque sabemos que es muy difícil, pero queremos hacerlo tanto a nivel de producción y creación musical como, por llamarlo de alguna manera, creación visual dentro de la música. Tenemos un estudio de diseño, el Boo Studio y lo ideal sería hacer ese 360º alrededor de la música.

Joseca: Al final yo creo que acabaremos haciendo un sello discográfico, siempre lo decimos y yo creo que puede ocurrir. Si esto genera beneficio, a lo mejor nos tiramos a la piscina y hacemos el segundo o tercer Morreo y lo que venga.

Germán: Sí, porque además yo creo que el mundo de los sellos actuales, quitando algunos independientes que están saliendo ahora, son bastante vieja escuela. Queremos verlo no solo como el beneficio propio del sello, que obviamente es un negocio, pero también cuidar esa parte de la producción musical y que no sea «tienes que hacer este disco y me tienes que dar beneficio». No, queremos que sea un disfrute por ambas partes.

Queríamos evolucionar y sentirnos a gusto al cien por cien con las referencias, la música, el cine y nuestro día a día para encaminar lo que es Morreo ahora

El confinamiento no os bloqueó creativamente, sino que lo aprovechasteis para escribir muchísimo, ¿verdad?

Joseca: Pues sí, hicimos como 30 o 40 canciones, fue como ir tirando y tirando. Lo que consiguió fue que paráramos un poco después de todo el bullicio del año sin tregua que llevábamos y creo que la pandemia dijo «venga, párate un poquito y piensa», y eso nos ayudó a crear las canciones. Tuvimos mucho tiempo para ver lo que teníamos y darle un mes para comprobar si realmente nos molaba, y funcionó.

Germán: También pasó que surgieron como dos Morreos. Del Morreo de los tres primeros singles teníamos muchas más canciones grabadas. Era un poco más oscuro, más post-punk y tampoco nos sentíamos del todo identificados. No nos arrepentimos, pero queríamos evolucionar y sentirnos a gusto al cien por cien tanto con las referencias con las que trabajamos ahora y la música que solemos escuchar, como con el cine y nuestro día a día para encaminar lo que es Morreo ahora.

Se nota, como decís, una diferencia clara entre esos tres primeros temas y los nuevos. Ese cambio coincide con el fichaje por Futuras Licenciadas, vuestra actual discográfica, ¿tuvo esto algo que ver en el cambio de sonido?

Joseca: Pues eso fue casualidad. De hecho, el tema de Pesadilla Pop, que es el primero que sacaron ellos y que ya sonaba distinto, no se lo habíamos ni enseñado. Fue como «hola, que os queremos cambiar el plantel» y no pusieron problemas.

Aunque tampoco creo que se aleje mucho, es como una evolución de ello. El disco tiene también algunas partes y letras bastante oscuras.

Hay muchas partes oscuras, sobre todo en la letra, pero conseguís contarlo con la música de una forma alegre. Contáis cosas complicadas como rupturas o desamores, pero lo que transmitís luego no es triste ni duro

Joseca: Claro, eso es.

¿Cómo es vuestro proceso compositivo? ¿Lo componéis todo juntos o uno se encarga de la letra y el otro de la música?

Germán: Es bastante individualista. A mí se me puede ocurrir una melodía o una idea y se lo digo a José Carlos. Por ejemplo, en Quemados por el Sol, yo estaba empeñado en hacer una canción de verano que recordase un poco a Los Diablos, Karina o Marisol, ese verano de los 60 o 70, y empecé a hacer una base. Creo que fue la canción que más rápido salió, pensamos directamente las partes que debía tener y, poco a poco, la fuimos trabajando. Salió todo en un día.

Joseca: Además, a mí es que me flipa la parte de producción, aunque no lo hago bien porque todavía no tengo los conocimientos, pero sí que me mola darles forma a esas ideas a partir de una melodía y en esta ocasión acabó saliendo así.

Queríamos que Fiesta Nacional tuviera ese punto de cómo sería grabar una orquesta en pleno siglo XXI y con nada de recursos

¿Cómo habéis grabado este disco entonces, habéis metido mano también en la producción?

Joseca: Qué va, a ese nivel no llegamos. El disco lo produjo Raúl, de La Mina en Sevilla. Es amigo nuestro y fue muy sencillo, le llegamos con un par de cosas, le contamos a qué queríamos que sonara y del tirón dijo, «lo tengo».

Germán: Es importante que Raúl nos conozca tan bien a nivel referencias, lo pilló desde el principio.

Todo el disco suena muy redondo y ese cambio de sonido del que hablábamos está presente en su totalidad y no solo en algunos temas

Joseca: Sí, creo que se nota bastante. Tiene muchos más arreglos que en lo anterior porque, al fin y al cabo, solo usábamos cajas de ritmos, aunque tampoco las hemos desechado aquí. Nos dicen mucho que parece que hay baterías o una orquesta… y realmente, lo único que hay «de verdad» son las guitarras, las voces y un bajo. Lo demás son MIDI, la orquesta y todo. Queríamos que tuviera ese punto de cómo sería grabar una orquesta ahora, en pleno siglo XXI y con nada de recursos, porque no podríamos contratar una orquesta sinfónica.

Describís vuestro sonido como el resultado de una conversación entre Veronica Falls y Los Brincos, y me parece muy acertado. ¿Qué otras influencias podemos encontrar en Fiesta Nacional?

Germán: Pues es que hay miles. Podemos encontrar influencias desde Fangoria, que puede estar difícil encontrarla, pero la hay; Los Brincos, Los Bravos, Family, Espanto… incluso un poco de Elvis.

Joseca: Yo creo que hay también cosas de MGMT, Raphael, Las Grecas… De hecho, estuvimos a punto de hacer una playlist para mostrar por dónde iban a ir los tiros, no queríamos que quedara tan larga. Al final, lo que hemos hecho ha sido coger grupos antiguos como referencia, como por ejemplo Los Brincos o Veronica Falls y, en esa mezcla con lo nuestro, ver qué salía.

La mayoría de estas influencias son de los años 60 y 70, ¿qué os llama la atención de esta época musical o por qué os sentís identificados con ella?

Germán: No sé por qué, pero siempre me he sentido identificado a nivel estético, porque a nivel social-político los 60 tuvieron sus cosas… y ha estado presente en todo lo que he hecho a nivel visual, y también musical con Morreo.

Joseca: Nos mola también mucho el cine de los 60, porque marcó una pauta. Hay algo que se ha perdido un poco con esa inmediatez de sacar un disco o una canción cada semana y en los 60 o 70 tenías ese retrogusto de sacar un disco cada año.

Germán: También en esa época se tiraba mucho de single, de «Karina canta en inglés…»

Joseca: No por el single, me refiero a que eso provocó tener un legado en la música. Hoy en día creo que muchísimos grupos, aunque no lo digan tal cual porque la gente huye de eso, no sé por qué, pero casi todo viene de esa época. Si te vas al pop más poppy, se tira mucho de los 60, si te vas al mundo más garajero, viene de los 70 también… Eso marcó una pauta para todos los grupos y no se debe perder, es un patrimonio musical importantísimo.

¿Pensáis seguir investigando en esta línea sonora donde ya os sentís cómodos o vais a ir evolucionando en otras direcciones?

Germán: Yo me siento bastante cómodo y dentro de esa época me gustaría indagar y probar nuevos sonidos. Ya estamos con el segundo LP o EP, no sabemos todavía que va a ser, y nos gustaría tirar también por el rollo italo-disco, aunque ya nos vamos de los 60, pero al final sigue siendo ese sonido más añejo.

Joseca: Yo creo que no nos cerramos, estamos muy abiertos con Morreo. Tampoco vamos a hacer reggaetón mañana, pero sí seguir investigando sobre esto, aunque lo siguiente no creo que vaya a tener nada que ver con este disco.

Hay algo que se pierde con esa inmediatez de sacar un disco o una canción cada semana

Contadme un poco el porqué del título de vuestro disco, Fiesta Nacional

Joseca: Pues mira, realmente lo llamamos así, después de muchas conversaciones sobre esto, porque queríamos desmitificar o dar otro significado al concepto de Fiesta Nacional, que al final es una fiesta muy incómoda, una mierda realmente. Fue una masacre que la gente celebra y se tiene como algo patriótico y esa dicotomía quisimos plasmarla en el disco, que también se ve en lo que tú has dicho antes, letras un poco oscuras y pesimistas, pero con esos ritmos bailongos y más fiesteros. Fue una cosa muy guay el haber encontrado este término, que es algo que nos avergüenza mucho porque su lado oscuro y pesimista, para meterlo con algo que es todo lo contrario.

Más allá del título, es un homenaje a las fiestas de pueblo, las verbenas y ese momento cañí de recuperar el pasodoble.

Germán: Lo que de verdad para nosotros es la Fiesta Nacional.

Joseca: Eso es una Fiesta Nacional para nosotros, una fiesta de pueblo y no la que hay ahora.

¿Qué tal fue actualizar estos géneros que habéis mencionado? La rumba, el pasodoble, el bolero…

Germán: Yo me lo he pasado súper bien haciéndolo y cantándolo.

Joseca: Desde el principio dijimos que debíamos tener un bolero. Nos faltó un pasodoble, pero está mezclado en algunas partes, integrado dentro de algunas canciones.

Germán: Ya habrá un pasodoble.

Además, hay mucha gente recuperando y actualizando este tipo de géneros. Califato ¾…

Joseca: Paco Moreno también, que está llevando la rumba a un sitio muy guay.

Se percibe también mucha influencia andaluza en el disco

Joseca: Eso es otra cosa que quisimos tener desde el principio. Es nuestro origen, bebemos de ello y está muy presente. En las letras, por ejemplo, el flamenco es muy oscuro y trágico, y mientras componíamos notábamos ese componente oscuro.

Metiéndonos en las letras del disco, en Pesadilla Pop y Que Dios Bendiga Mi Mala Suerte, todo empieza con una mirada que acaba en desastre. Cantáis «Maldigo el día en que me miró / un gato negro se asustó», ¿se puede torcer todo con una sola mirada?

Germán: Sobre todo, si es la mala suerte la que te mira.

Joseca: Es además un término muy castellano, ¿no?, «que Dios bendiga la mala suerte que tengo». Es también esa mezcla de dos mundos sin sentido y nos parecía guay ese tipo de metáfora y ese rollo más psicodélico.

En el disco se intuye una historia de amor, contada paso a paso. Empieza bien con Desayuno, pero parece que se tuerce (Que Dios Bendiga Mi Mala Suerte y Bolero de la Venganza), aunque finalmente remonta con Un Nuevo Amor. ¿Narra una historia real o es el camino que suelen seguir estas historias?

Germán: La verdad es que salió al final, al pelearnos con el orden de las canciones. Fuimos analizando tema a tema y nos dimos cuenta, cuando llegamos a Un Nuevo Amor, que habla de una relación que se ha roto, y da igual, porque tengo ese nuevo amor que me trae flores y felicidad. Salió solo y me gustó mucho esa idea.

Da mucha redondez al disco el que sea una historia completa

Germán: Y no fue intencionado.

Joseca: Estuvimos dándole muchísimas vueltas al orden de las canciones. Tiene sentido, tanto si se escucha de arriba abajo, como de abajo a arriba, es una historia completa. Al final mola, porque siempre puedes empezar o acabar desayunando.

El humor está muy presente en vuestras canciones, aunque siempre de forma sutil. Contáis cosas oscuras, pero con mucha gracia

Joseca: Es una cosa que no nos ha dicho nadie y me alegra que digas tú, porque sí es algo que tenemos muy presente. Siempre decimos que somos Los Morancos [risas], que siempre estamos haciendo el gilipollas. Ese humor absurdo forma parte de nuestra vida.

Es lo que dices, hay cosas dentro del disco que son de humor y la gente se ha tomado como muy serias, pero realmente luego no lo son. El Bolero de la Venganza puedes leerlo y te puedes reír, pero ya si lo cantas es como «ah bueno, qué bonito esto», pero sí que es verdad que tiene esa parte más cómica.

¿Es vuestra forma de ver la vida y la música?

Germán: Es por ambas cosas. Me gusta lo que hace por ejemplo La Casa Azul, que tiene música muy feliz y festiva, pero te pones a analizar las letras y son muy chungas y tristes. No es humor, pero tiene ese toque más chicle, de «desayunamos galletas, estamos todas contentas y viva el amor», y queríamos hacer un poco eso, pero llevándolo a ese humor más absurdo.

Joseca: También lo tienen dos referencias bastante importantes para nosotros como son Vainica Doble, que hablaban de una funcionaria que estaba amargada, o Espanto con Primero de Mayo.

Germán: O El último día de las vacaciones. Te pones a escucharla sin analizar la letra y piensas que es una canción seria, pero si no, es una señora canción porque dice las cosas tal y como son.

Por ejemplo, el videoclip de Pesadilla Pop tiene un toque muy humorístico que aportan los subtítulos, que son muy pocos, pero son buenísimos

Germán: Claro, y también que tocamos nuestros instrumentos sin tener nada en realidad.

Joseca: De hecho, estuvimos hablando de eso porque molaría que sacáramos todos los videos iguales, que el siguiente fuera igual que el de Pesadilla Pop, pero cambiando la letra. Luego dijimos de hacer otra cosa porque si no había que grabar mucho [risas].

Tuvimos la suerte de ver vuestro concierto en el Festival Brillante y se comprobó una vez más esa dualidad de vuestra música: pese a tratar temas tristes o más oscuros, vuestros directos son una fiesta en la que todo el mundo acaba bailando, y eso que en esta ocasión todavía estaba el público sentado

Germán: Fue muy guay porque no tocábamos desde febrero con Eterna Joventut aquí en la sala Maravillas y joder, es que fue una pasada. Obviamente la mascarilla y las sillas son una bajona y la gente, cuando va a un festival, lo que le apetece es liarla y bailar, pero yo salí bastante contento y tenía muchísimas ganas.

Joseca: Pero sí que se nota ahora, cuando hemos ido a Barcelona, Granada o Valencia que la gente estaba de pie, hemos visto el rollo del directo y qué guay que vemos que la gente baila con esto.

Germán: También esa energía que tiene el público nos la transmite a nosotros y estamos más sueltos y relajados.

Y eso que ya en el Brillante se os veía muy sueltos en el escenario

Joseca: Pues ahí era un 10% yo creo [risas].

Morreo es el primer grupo de cada uno, ¿habíais tocado antes en directo?

Joseca: Yo había tocado, pero era muy pequeño, con unos amigos del pueblo, que no me acuerdo ni de cómo se llamaba el grupo… Lemon «algo» era. Tenía unos catorce años, versionábamos a Russian Red, tocamos una sola vez en el pueblo y adiós.

Pues es sorprendente la soltura que demostráis en las tablas habiendo tocado tan pocas veces

Germán: Es algo que disfrutamos, que creo que es bastante importante.

Joseca: Y luego bueno, su padre [de Germán] es compositor de carnaval y mi abuela cantaba como los ángeles, así que también nos viene de ahí supongo.

que le mole a gente a la que tenemos en un pedestal es el verdadero premio

El próximo 18 de diciembre vais a telonear a Lori Meyers en su concierto de La Riviera, ¿Qué significa esto para vosotros?

Germán: Para mí es muy importante porque, a nivel musical, me crie con sus discos. En mi adolescencia, los Lori Meyers lo eran todo. Cuando se lo conté a mis padres, después de todo el «porculo» que les di escuchándolos en el coche…

Joseca: Fue muy guay y además salió todo porque tocamos en Granada y vino Noni a vernos.

Germán: Sí, nos escribió diciendo que le habían molado mucho las canciones y le recordaban un poco a lo que hacían ellos antes. Para mí eso ya fue un regalo. Te puede escribir gente y obviamente se agradece todo, pero que te escriba Noni, Amaia de Kokoshca o Elena Toraño de Los Bonsáis, que también nos han escrito, ese es el premio, que le mole a gente a la que nosotros tenemos en un pedestal.

Y, ¿cómo se afronta un concierto en una sala tan grande e importante como La Riviera?

Germán: Pues yo creo que como afrontamos todos los conciertos, intentando hacerlo lo mejor posible y pasándonoslo bien. Y una cosa que me relaja es que, si tocamos en Granada en la Industrial Copera, que también es una sala bastante grande y a Noni le gustó, es porque lo hicimos medianamente bien.

Joseca: También estamos intentando hacer varios formatos para los conciertos, estamos todavía planteándolo. Quizá el de la sala El Sol tenga también otro formato.

Germán: Es un momento de probar.

En principio en los directos seréis siempre vosotros dos solos, ¿no?

Joseca: Con alguna colaboración. Habíamos pensado en meter palmeros, que le puede dar un punch curioso, pero será solo en algunas ocasiones.

Germán: Pero por ahora, mantenemos el formato Ellos, Family o Espanto.

¿Estáis preparando gira para este disco?

Joseca: Sí, están saliendo fechas. Hemos hecho ya cuatro conciertos, faltan todavía otros cuantos y ya tenemos fechas cerradas para el año que viene que todavía no podemos decir.

Germán: Hay ganas de moverse.

He visto que ya estáis grabando cosas nuevas, ¿podéis desvelar algo?

Germán: Muy pronto saldrá algo.

Joseca: Sí, y antes de que termine el año saldrá una cosa que es sorpresa, así que tenéis vosotros la exclusiva [risas] y ya hemos cerrado con Raúl [La Mina] y grabaremos, no sabemos todavía si EP, LP o canciones sueltas. ¿Y si hacemos un disco?

Germán: Al final lo haremos. Somos de decir «venga, vamos a hacer un EP de 4 o 5 canciones» y al final salen 10.

¿Estarán entre ellas algunas de las que compusisteis durante el confinamiento y que no entraron en Fiesta Nacional?

Germán: No sé si se rescatará alguna. Queremos que tenga la masa madre de Fiesta Nacional pero que se note ese avance y evolución del que hemos hablado antes.

Joseca: De hecho, hicimos una que nos flipaba y que era muy francesa, la de 1, 2, 3, ¿te acuerdas? [a Germán]. Tenía ese rollo francesito sesentero-setentero que se nos quedó en el tintero porque le faltaba algo y a lo mejor la recuperamos, aunque nos habría molado que estuviera en este disco.

¿Queréis añadir algo para terminar?

Germán: Bueno, decir que tocamos el 26 de noviembre en la sala El Sol con Mejores Amigas y que venga todo el mundo, que lo vamos a pasar muy guay, a tocar las palmas y a bailar muchísimo.

spot_img
Jorge Ocaña
Estudiante de ingeniería, pero sobre todo un loco de la música.
spot_img