InicioEntrevistasMaren: "A veces me auto escribo canciones y otras se las escribo...

Maren: “A veces me auto escribo canciones y otras se las escribo a los demás” (2021)

-

Fotografías: Adrián Martínez de la Morena

Maren (Bilbao) empezó a escribir canciones a los 11 años. Con 14 presentó su primer Ep, Alguien sin vergüenza (2018) y ahora, cumplida la mayoría de edad, nos trae Margaritas y Lavanda. Diez canciones muy personales con melodías dream pop y el hilo conductor de una voz que ya comparan con la de Russian Red o Annie B Sweet con la que precisamente colabora en el último de los singles de adelanto.

Nos encontramos con ella en el centro de Madrid, en uno de los locales de una conocidísima cadena de cafeterías al final de un intenso día de promoción en el que incluso la hemos podido escuchar desde primera hora de la mañana en una breve entrevista de Radio 3. Charlamos con ella de Margaritas y Lavanda, de sus influencias, de cine y de viajes en coche escuchando música francesa.

¿Cómo valoras la acogida de Margaritas y Lavanda hasta ahora?

Estoy súper contenta, el último single que hemos sacado, que ha sido Margarette, todos lloran por ti ha sido el que mejor ha ido de todos lo que hemos sacado. La acogida ha sido súper fuerte y canciones que yo igual pensaba que no iban a tener tanto impacto porque no me resultaban tan ”singelables” están gustando un montón, así que estoy muy muy contenta.

¿Qué canción te ha sorprendido más en ese sentido?

Aeropuerto, que es un poco rarita y que a mí incluso dependiendo del momento… No sé, creo que depende mucho del momento en el que la escuchas, te puede gustar más o menos y jolín, a la gente le está gustando un mogollón (risas) y yo no me lo esperaba.

¿Qué tal fue la colaboración con Annie B Sweet en la primera de las canciones del disco, Margarette, todos lloran por ti?

Fue muy guay, además para mí es un referente. La conocí cuando empecé a hacer música. La gente me decía que me parecía a ella y por eso la conocí. Ella me empezó a seguir de vuelta hace ya algún tiempo y, un día hablando, surgió el hecho de hacer una colaboración juntas. Estoy súper agradecida de poder tener a un referente tan grande en mi primer disco.

Si tuvieses que definir musicalmente tu trabajo…

Este disco son todas las ideas que tengo en la cabeza exprimidas. Están todas unidas por una línea que sería mi forma de ver las cosas y mi voz, pero también tienen sentido por separado.

¿Cómo te has sentido produciendo con Carlos Dueñas y Reys?

Me he divertido muchísimo y he aprendido un montón. Yo lo que quería era estudiar producción musical y poder trabajar con ellos ha sido una suerte. Además nos hemos reído mogollón durante el proceso, así que ha sido una experiencia muy gratificante.

Tuviste que aparcar los estudios de producción musical por la pandemia y empezaste a estudiar Bellas Artes, ¿te sigues quedando con la música?

Sí, totalmente. Aunque siempre tengo muchas cosas que hacer, siempre me parecen pocas. Se me hacía un poco raro no tener la parte académica este año y decidí empezar Bellas Artes, en la modalidad online, porque pensé que podría compaginarlo con la música. Pero no (risas), se me está haciendo muy difícil, es demasiado. Es algo que también me ha gustado siempre mucho, pero mi prioridad es la música siempre, siempre siempre.

Margarette es una versión más sinvergüenza de mí misma

Hemos leído que te sientas a componer cuando estás enfadada, ¿cómo funciona ese método de composición?

Funciona en dos sentidos: puede que esté enfadada con algo que haya visto o vivido o puede que esté enfadada conmigo misma. Cuando se trata de algo que me ha pasado va dirigido a una persona en particular y explico la historia usando metáforas. En el caso de que se trate de algo conmigo misma, es una conversación entre mi alter ego Margarette y yo. A través de juegos entre la primera y la tercera persona me digo a mí misma cosas como Debería Ser Normal. Son cosas que uso como mantra, a veces me auto escribo canciones y otras se las escribo a los demás.

Precisamente veníamos con ganas de preguntarte quién era Margarette…

Margarette nació en el confinamiento y es mi alter ego. Surgió en el mismo momento que la canción Te Invito a Mi Piscina (para Matarte) porque era una canción que no encajaba conmigo en ese momento. Me pregunté a mí misma: “¿qué es esto que acabas de hacer?” Entonces decidí que era cosa de Margarette y que Margarette era una herramienta muy útil para escribir. Ya escribía en tercera persona algunas veces, pero de repente tenía nombre y me permitía jugar más todavía.

¿Qué diferencias hay entre Maren y Margarette?

Margarette es una versión más sinvergüenza de mí misma (risas), sólo que es una persona más segura de sí misma y tiene el pelo rosa (risas). Esas tres cosas diferencian a Margarette de Maren. Profesionalmente me identifico con Margarette, es mi lado público. En casa soy Maren, todo el rato trabajando y a veces aburriéndome mogollón. Margarette sería más lo que proyecto y Maren lo que soy.

Cuéntanos de dónde viene la influencia francesa que vemos tanto en tu imagen como en tu trabajo.

En mi casa siempre ha habido música francesa. Mis abuelos tenían una colección de vinilos súper guay y gracias a ellos descubrí a Françoise Hardy y otros artistas. A partir de eso y, como iba mucho a Francia, me llegué a interesar mucho por su cultura y a investigar mucho por Internet. Me gusta mucho encontrar la conexión que existe entre la música y el cine. Además, la figura de Françoise Hardy me fascina. En aquella época las artistas eran bastante ñoñas, con maquillajes súper exagerados… pero ella era sencilla. No bebía alcohol, no fumaba, algo muy de los 60 también… Era diferente.

Mencionas el cine y sabemos que te declaras cinéfila. Recomiéndanos una peli francesa.

Uy, hay muchas. Aunque algunas de ellas, como Aeropuerto, hay que verlas en el momento adecuado. Sin embargo creo que hay una que encaja en absolutamente todos los momentos que es Les Demoiselles de Rochefort (Las señoritas de Rochefort) de Jacques Demy, que es un musical. Nunca falla. Estéticamente es brutal y las canciones son buenísimas. Suelo escuchar la banda sonora cinco veces al mes. Diría esa.

Hemos leído que te gusta mucho que la gente elija tus canciones para conducir, ¿qué música eliges tú para viajar?

Depende del destino. Si me voy a Barcelona muy probablemente me ponga música en catalán y, si me voy a Francia, música en francés (risas). Pero ahora mismo cuando voy en coche siempre pongo una canción que se llama Je Roule que es de una peli que aún no he visto, La dame dans l’auto avec des lunettes et un fusil (La mujer en el coche con gafas de sol y un fusil). Me la pongo cada vez que voy con mi madre en el coche, me gusta mucho.

¿Adónde viajarías en este momento?

Iría a Moliets-et-Maa, es mi sitio favorito de las Landas, en Francia. Fue el primer destino al que fuimos mi madre y yo con la furgo cuando yo tenía 8 años. Desde entonces ha sido un sitio al que hemos vuelto mucho siempre que queríamos desconectar. No está muy lejos de casa, puede parecer un destino poco ambicioso, pero yo iría allí. Es un lugar de calma y tranquilidad.

¿Y a qué momento musical viajarías?

A los 60 o 70. Del 65 al 70 más concretamente. Si tuviera que ser a un concierto, a pesar de que no soy nada de fiestas y no bebo alcohol ni nada, me iría a Woodstock, claro (risas).

mis canciones tienen mucho de metáfora y simbología

Hemos leído estos días en Instagram que tu canción favorita es Un Sitio que Tenga Sol, ¿qué la hace especial para ti en este momento?

El sol está muy presente en el disco, hay otra canción que se llama Fotosíntesis también. El sol y la luz representan calma para mí. Me surgió la idea de que el día que me encuentre a mí misma, porque sólo tengo dieciocho años y aún tengo camino que recorrer en ese sentido, espero que sea en un sitio que tenga sol. A ver, si lloviese sería mucho más dramático (risas). Además, en la mitología vasca, el eguzkilore, es un cardo que tiene forma de sol y da buena suerte. En Fotosíntesis se unen el sol, la luz y la mitología vasca. Eso la hace especial para mí.

Precisamente en Fotosíntesis hablas de los miedos que surgen cuando sientes que algo se aproxima. ¿De qué cosas crees que estás más cerca con la publicación del disco?

Me estoy dando cuenta ahora en la promoción, por ejemplo, de que hay un reconocimiento cada vez más grande y de que cada vez me conoce más gente. Esa es una de las cosas que me da vértigo. Pero me aplicaría la misma medicina que aplico en la canción que es: “Pues te fastidias. Porque es lo que quieres y aunque te dé miedo, aguanta porque es lo que quieres hacer”.

Al mismo tiempo, el hecho de lanzar el disco me hace sentir vergüenza muchas veces, me intento justificar pero luego me digo a mí misma que si estoy aquí es porque me lo he currado también. Me impresiona mucho también que me comparen con gente importante dentro del mundo de la música. Pero bueno, me lo tomo con calma y tiro para adelante.

¿Eso mismo fue lo que sentiste al celebrar la mayoría de edad en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao?

Exactamente. Hubo un montón de momentos en los que me pregunté: “¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Dónde me he metido?” Se produjeron varias situaciones bastante caóticas ese día, menos mal que no se vio nada de eso en el concierto. Era mi primer concierto con banda, primera vez con tanta parte técnica, eran muchas cosas nuevas a la vez. Pero más de lo mismo, tenía que asumirlo y salir a cantar.

La canción Te Invito a Mi Piscina (para Matarte) que mencionabas antes te dio mucha visibilidad en las redes sociales en su momento

Sí, la escribí haciendo un FaceTime en cuarentena. Yo quería una piscina. Hubo un momento en el que todo mi entorno quería una piscina y yo quería también una piscina en mi jardín. Todavía no la tengo, por cierto (risas). Entonces me dio por darle vueltas a la idea de lo que pasaría cuando por fin tuviese mi piscina. Fue ahí, en medio de la conversación, cuando le dije a alguien: “te invito a mi piscina… para matarte”. Nos empezamos a reír pero automáticamente pensé que era un buen título para una canción de dream pop que era algo que hasta entonces no había hecho.

Así que cogí la guitarra y me puse a escribir la canción mientras lloraba de la risa. Luego decidí subir un trozo a Instagram. Gustó mucho y decidí producirla en directo para hacer más partícipe a los seguidores. Luego la gente me pedía que la subiese a las plataformas y lo hicimos, aunque a mí en ese momento me parecía un paso súper raro. La verdad es que ha funcionado genial esa canción.

¿Qué canción de tu disco le pondrías a alguien que no te ha escuchado nunca?

Uff, ¡qué difícil! Es que son muy diferentes entre sí. Margarette es una canción en la que he mezclado muchas cosas, he puesto cosas de otras canciones ahí. Tanto por la letra como por las melodías y las mezclas… Sí, yo creo que le pondría esa.

lo que tenía escrito antes de 2020 ya no me representaba

Tú ya tenías un disco escrito antes del confinamiento. Sin embargo, lo que se acaba de publicar es algo completamente distinto, ¿verdad?

Tres de las canciones son recuperadas de ese anterior proyecto que mencionas. El resto son canciones nuevas, escritas en 2020. Cuando empezó el confinamiento yo tenía un disco preparado que iba a salir (risas). Pero ese parón me sirvió para plantearme si lo que había hecho me gustaba. Lo cierto es que lo había pasado bastante mal porque no veía la Maren de ese momento reflejada en ese disco. Muchas canciones las había escrito dos años antes y yo quería hacer algo que hiciera referencia a la Maren de 2020.

¿Toda la situación que se vivió el año pasado te dio entonces una oportunidad de sacar algo que estuviese más en sintonía contigo?

Sí, totalmente. En mi caso, como tengo mi estudio en el jardín, me podía tirar horas y horas en él, dando vueltas a un acorde hasta que surgía algo. Le daba mil vueltas a una idea hasta que llegaba a dar con el tema que buscaba.

¿Han influido tus gustos cinematográficos en los videoclips que tienes hasta ahora?

Cuando pienso en las historias que quiero reflejar en los videoclips y que son básicamente las que se cuentan en las canciones siempre pienso en hacer un guiño a tal o cual película. Cuando sacamos Fotosíntesis justo habíamos visto El Rayo Verde de Éric Rohmer. No podíamos grabar el rayo verde, pero conseguimos un rayo de luz y lo transformamos en un rayo verde. Además en la película el rayo tiene toda una simbología y nos parecía interesante como referencia para este primer videoclip.

Nos consta que hay una parte muy casera del proyecto

Las fotos del disco son todas nuestras. La foto de la portada la hicimos con una cámara que encontramos en casa el día anterior. Compramos carrete y la hizo mi madre. Utilizamos decoración y cosas que teníamos por casa, así que son imágenes muy personales.

Por último, ¿qué nos puedes compartir de los directos?

Seremos cuatro en el escenario y algunas canciones sonarán diferente. La primera vez que tocamos la Piscina en directo por ejemplo, me gustó más esa versión y quedó así. La verdad es que tengo muchas ganas de presentarle al público las canciones en directo.

Estas son las fechas confirmadas de la gira “Margaritas y Lavanda”:
12 y 13 mayo – Madrid – Moby Dick – Últimas entradas día 12 (Prende Madrid)
11 junio – Bilbao – Sala BBK
12 junio – Barcelona – Cruïlla XXS
19 agosto – Estepona – Noches de Agosto + Elefantes

spot_img
spot_img