Inicio Entrevistas Muerdo: «Mi música se ha ido coloreando. Se ha vestido con más...

Muerdo: «Mi música se ha ido coloreando. Se ha vestido con más matices» (2021)

Muerdo

Fotografías: Alejandro García-Cantarero

Pascual Cantero, más conocido como Muerdo, es un cantante, compositor y poeta murciano. Su primer trabajo musical, Flores entre el Acero (2011) fue autoeditado. Diez años después, Muerdo está a punto de estrenar su quinto álbum. En este tiempo, el cantautor ha pasado del circuito de salas pequeñas a colgar el cartel de sold out en salas como la Joy Eslava de Madrid o la Apolo de Barcelona, pasando por los escenarios de festivales como Viña Rock, Arenal Sound, San San Festival o Río Babel. Además, el artista ha visitado en diferentes ocasiones Argentina, Chile, México entre otros países de América Latina. Nos sentamos con él para hablar de su último trabajo a muy pocos días de que salga a la luz. 

Son las siete y media de la tarde cuando nos acercamos a un céntrico hotel de Madrid para charlar con Pascual sobre su quinto álbum, que estará en la calle el próximo 5 de marzo. La cafetería se encuentra a estas horas llena de mujeres y hombres de negocios trajeados, siguiendo una gama cromática que va del negro al azul más oscuro pasando por el gris. No se nos hace difícil pues localizar a Pascual Cantero que nos recibe con una camisa de cálidos colores. Mientras le acompañamos hacia una zona del hotel más tranquila, nos comenta lo extraño de hospedarse en un hotel en la ciudad que durante una época fue su hogar. Más que eso, ya que, como ha señalado él mismo en alguna ocasión, la capital le abrió muchas puertas dentro del mundo de la música. La luz es aquí más cálida y una de las paredes está completamente cubierta de vegetación. Es el mejor escenario para hablar de La Sangre del Mundo (2021). 

En abril del año pasado compartiste en redes sociales un mensaje de ánimo bastante emotivo desde Buenos Aires en el que prometías hacer «el mejor disco, testimonio de estos tiempos raros”, ¿consideras que has cumplido ese objetivo?

Yo creo que hemos hecho un buen disco, la verdad, estoy muy satisfecho con el resultado. Es verdad que no hace alusión directa a toda esta historia de la pandemia. Pero bueno, es cierto que si haces referencia directa a cosas muy concretas la perdurabilidad de la obra se ve un poco comprometida. No obstante, sí que creo que la pandemia nos ha permitido hacer un disco muy sereno, muy pausado. Nos ha dado el tiempo y el espacio para poder centrarnos mucho en hacer el disco. Esto es algo raro porque normalmente uno siempre está  envuelto en giras, compromisos, entrevistas. En este caso dedicamos 6 meses en exclusiva al disco y creo que ha sido muy positivo. 

El disco lo abre la canción Sur del Sur, con el sonido de un avión despegando y termina con la frase «no me quieras retener, sigo al corazón«. ¿Se trata de una declaración de intenciones en un disco con el que te gustaría quitarte la etiqueta de cantautor según has comentado en alguna entrevista?

No estoy seguro de haberlo dicho yo pero bueno, de alguna manera sí, no es que haya renegado nunca de la etiqueta de cantautor, me siento cómodo, de hecho vengo de ese mundo. Empecé en ese circuito, en esos locales…Lo que sí es cierto es que creo que cada vez más mis trabajos han ido trascendiendo esa etiqueta, sobre todo por la riqueza musical. Mi música se ha ido moviendo hacia otros géneros, más al world music, la música étnica, pero no es una etiqueta que me moleste y tampoco era el objetivo. He hecho el disco que quería hacer, el que sentía. He sacado la música que llevaba dentro sin otra pretensión que la de ser fiel a mí mismo. 

Hay bastantes fragmentos narrados en las canciones. Yo Pisaré las Calles Nuevamente comienza con el último discurso de Salvador Allende, ¿cuáles son los motivos que te han llevado a incluir esta canción en La Sangre del Mundo?

En 2019 estábamos de gira por Latinoamérica cuando ocurrió todo el estallido social en Chile y lo vivimos muy de primera mano. De hecho en el mes de noviembre, en uno de los días álgidos de protestas, el 14 de noviembre, que precisamente fue el día en el que se llegó al acuerdo de hacer el plebiscito, nosotros estábamos allí, tocábamos en el teatro Nescafé. Vivir todo aquello de primera mano es muy impactante. En otros discos también he incluido temas importantes de la canción de autor. En el primer disco hice Prefiro Amar, luego hice Los Ejes de mi Carreta de Atahualpa Yupanqui, también hice la canción de Chicho Sánchez Ferlosio, Los Gallos y en este caso quería seguir en esta línea de homenajes a los clásicos y también hacer un guiño al público chileno y apoyar públicamente todo el proceso social que están viviendo. 

CON SI LO CREES QUERÍA DECIRLE A LA GENTE JOVEN QUE REALMENTE LOS SUEÑOS SE CUMPLEN SI TRABAJAS EN ELLOS. 

Has tenido la oportunidad de ofrecer algunos conciertos a finales de 2020, ¿cómo sentiste la acogida del público?

La gente tiene con muchas ganas de conciertos y nosotros también. Para nosotros fueron muy emocionantes los conciertos que hicimos aquí en diciembre. Estuvimos en Madrid y en Barcelona, en Santa María del Mar. El de Buenos Aires también lo fue, porque además se nos había quedado la espinita de un concierto grande que tuvimos que cancelar en marzo de 2020. Fue mucho más pequeño que el que teníamos previsto el año anterior pero fue muy emotivo. Creo que estamos muy necesitados de conciertos. Hay mucha energía contenida y los conciertos son en definitiva una especie de catarsis. 

Para los artistas que llenábais espacios grandes, ¿se hace más difícil dar conciertos ahora mismo?

Creo que sigue siendo más difícil para los que metían poquita gente porque ahora pueden meter mucha menos. Creo que es difícil para todos, realmente. Tampoco entiendo por qué hay este castigo al mundo cultural. He tenido la oportunidad de asistir a varios conciertos desde que empezó la pandemia y he visto unas medidas de seguridad, de higiene y de distanciamiento ejemplares. Las que no encuentras en metros o autobuses. Pero bueno, estoy convencido de que es algo temporal y de que seguiremos para adelante. 

Volviendo al disco, Si lo Crees, es una canción digamos satélite porque gira a cierta distancia del resto de temas y al mismo tiempo es el tema en el que más te desnudas, ¿la experiencia te hace más exhibicionista o más reservado?

(Risas) Yo creo que la experiencia te invita más al exhibicionismo. Esta canción es claramente un desnudo integral. Era algo que no habría hecho en otros discos, podría haber sonado incluso pretencioso. Mi objetivo era, sobre todo, lanzar un mensaje a la gente joven. Ayer precisamente estaba con unos amigos músicos que se acaban de instalar en Madrid y hablábamos de eso, de lo difícil que es empezar ahora. Así que con Si lo Crees quería decirle a la gente joven que realmente los sueños se cumplen si trabajas en ellos. 

A través de Aguacero nos llevas a América Central con una canción para curarnos y florecer a pesar del dolor. Se escucha mucho últimamente aquello de que de lo malo sale algo bueno. ¿Lo crees así? En tu caso, ¿Este parón obligatorio te ha hecho mejor músico?

Somos cíclicos y esto es lo que viene a decir Aguacero, que estamos regidos por esos ciclos al igual que todo lo que hay en la naturaleza. Decía Khalil Gibran que «En el corazón de todo invierno vive una primavera palpitante» y ese es el mensaje de la canción, ser consciente de que todo muta, todo es mutable, nada es permanente. Tanto lo bueno como lo malo acaba pasando. Este es el mensaje de la canción. En cuanto a mí, creo que no, creo que a nadie nos ha hecho mejores todo esto, ni como personas ni como artistas. Es posible que nos haya hecho explorar nuevas herramientas o metodologías. Quizás nos hace seguir esforzándonos y florecer entre la basura, pero no diría que nos ha hecho mejores. 

Concibo la música como algo colectivo, algo que es más divertido cuando se comparte.

En Coplas cuentas con la colaboración de Lola Membrillo y Julia Ortiz de Perota Chingó y el año pasado por estas fechas salió el recopilatorio Fin de la Primera Vida (2019) que recoge muchísimas colaboraciones con artistas como Tarque, Nil Moliner, Guitarricadelafuente, ¿Cómo de importante es para ti estar bien rodeado?

Para mí es muy importante. Fin de la Primera Vida, fueron en un origen, vídeos de Youtube, pero tanto el público como la compañía tenían mucho interés en que estuvieran disponibles en otras plataformas. Por eso los renderizamos. Se trata de colaboraciones hechas a lo largo de cuatro años. Hay gente que ha pensado que se hicieron seguidas, pero no. De todas formas sí que me gusta mucho colaborar. Yo concibo la música como algo colectivo, algo que es más divertido cuando se comparte. Además, como compositor, escuchar mis canciones en otras voces es muy enriquecedor. Escuchar una canción mía cantada por uno de los mejores instrumentistas vocales de este país como es Tarque, es un auténtico lujo. 

En Avanza, cantas: «Avanza, si tú también lo sientes, que el vaso ya no aguanta«. ¿De qué está lleno para ti ese vaso?

El vaso está muy lleno de confrontación y de odio. Creo que es justamente lo que sobra y lo que más abunda por desgracia. Creo que la situación actual lo único que ha hecho ha sido confrontarnos más todavía. Es algo que me produce cierto miedo. Me da miedo pensar hacia dónde vamos como sociedad. Falta empatía y sobra confrontación: el vaso está lleno de confrontación y de abusos de poder y de injusticias hacia las que estamos insensibilizados. Es importante poner la mirada en esas cosas a través de la empatía. 

Este año, Flores entre el Acero cumplirá 10 años, ¿cómo dirías que has evolucionado como músico y qué le dirías a tu yo de hace 10 años?

Le diría muchas cosas. Le diría: «mira oye, que al final lo estás consiguiendo». Probablemente también lo alertaría de ciertos peligros o errores que es fácil cometer en este camino. Pero bueno, sería absurdo, porque entonces nada sería como es. Creo que en este tiempo he aprendido mucho. El hecho precisamente de estar en contacto con muchos músicos y con mucha gente muy buena e interesante que me ha ido aportando y me ha ido calando. De todas formas creo que el ADN de lo que es Muerdo ahora ya estaba en ese disco. Simplemente se ha ido coloreando. Se ha ido vistiendo con más matices musicales. 

Hablando de orígenes. Hemos leído en una entrevista de hace algún tiempo que consideras que la escena musical murciana está demasiado centrada en la música indie. ¿Crees que sigue siendo así?

(Risas) Esta misma tarde lo he vuelto a decir en otra entrevista. Creo que sí, creo que hay una escena totalmente invisibilizada de todo lo que está fuera del indie en la región de Murcia. Esto tiene mucho que ver con los creadores de opinión y con los creadores de tendencia. Al fin y al cabo Murcia es una región pequeña y está muy condicionada por esto. No lo digo a malas y creo que hay mucho talento en el indie murciano. Además tengo grandes amigos dentro de ese mundo pero considero que hay otras músicas que no se están visibilizando. Por ejemplo está El Piezas, que es uno de los mejores MCs de España y ha llegado muy arriba internacionalmente. Cuando se habla de escena murciana no se habla de él. O incluso Funambulista que es más mainstream. Tampoco se habla de él cuando se habla de escena murciana, como tampoco se habla de Jamones con Tacones o Road Ramos. Hay muchas propuestas interesantes de las cuales no se habla. Pero bueno, creo que es inevitable y para eso estamos los que queremos remarcar que hay mucho más allá de esto. 

lo que me importa como artista es la obra que va a quedar cuando yo no esté.

¿Qué esperas de este disco y de los próximos meses?

Después de cinco discos creo que he aprendido en cierta manera a manejar las expectativas. Con los primeros discos he tenido muchas expectativas. Uno cree que lo va a petar. Con el tiempo me he acostumbrado a que cada disco sea un paso más en una carrera de fondo en un mundo en el que lo importante es mantenerse. A mí lo que me importa como artista es la obra que va a quedar cuando yo no esté. Yo estoy muy orgulloso del disco y lo que pase será bienvenido, pero no tenemos más expectativas más allá de las de seguir trabajando. Queremos seguir haciendo conciertos y tocar en países en los que todavía no hemos podido tocar. Lo cierto es que el proyecto está cogiendo un alcance global que me parece muy interesante. Nos gustaría mucho ir a Estados Unidos, por ejemplo. Pero más allá de eso, lo único que queremos es que el disco fluya, que la gente lo reciba y poco más. 

Además de Estados Unidos, ¿qué otros lugares te gustaría visitar con tu música?

Nos gustaría seguir trabajando en Latinoamérica, por supuesto. Hay países a los que todavía no hemos ido, por ejemplo a Brasil, donde tenemos público. Lo de Estados Unidos es algo que nos atrae. Ahora mismo tenemos algunas propuestas encima de la mesa. A ver si pueden salir.  Es un público potencial brutal porque en Estados Unidos hay muchísima población que habla castellano y yo creo que el castellano me da la posibilidad como herramienta de abrirme a un montón de sitios. 

La portada del disco es de Asís Percales, ¿estás satisfecho con el resultado físico del disco?

Muy contento, la verdad. A mí siempre me ha gustado trabajar con ilustradores. Nunca me he visto como un artista de foto en la portada (risas). Me parece que complementar una obra musical con una obra plástica interesante es una propuesta brutal. Sobre todo si existe una coherencia entre el exterior y el interior. La portada de Asís está llena de color, llena de simbolismo y creo que son dos cosas que están muy presentes dentro del álbum. Creo que ha hecho un trabajo brutal. 

Hablas de simbolismo, ¿qué representa la portada?

La portada está llena de símbolos. Están por ejemplo los símbolos elementales de la naturaleza como son el fuego, el agua, la tierra y el aire. Luego hay símbolos más crípticos muy interpretables. El elemento central es una persona con una mascarilla y sobre esa mascarilla está puesto el título del disco. El resto son muy interpretables y me gustaría dejar que sea el propio público el que lo desgrane. 

Siguiendo con la parte visual de este trabajo, cuéntanos más acerca de los videoclips

Han sido bastante experimentales y heterogéneos. Me gustaría destacar La Sangre del Mundo y Mensajero que los hemos hecho con una productora argentina que se llaman Fardo que se dedica al cine. Creo que ha quedado un resultado muy bonito. Además, Yo Pisaré las Calles Nuevamente es una recopilación de imágenes de toda la lucha social de los doce últimos años en Chile y que creo que es un documento bastante valioso. 

¿Qué nos dices del título del disco?

Es una pregunta difícil de contestar. Para mí La Sangre del Mundo es toda esa fuerza de trabajo y capacidad de generar arte y cultura que tenemos los seres humanos. El mundo lo mueve la mayoría de la gente y son esas vidas anónimas las que hacen que todo funcione cada día. Es un homenaje a esa energía, a esa fuerza que somos los humanos en nuestra mejor vertiente. 

Está en mi naturaleza acercarme a otras música aunque siempre trato de hacerlo de forma no ortodoxa.

Has comentado en alguna ocasión que el lado bueno de la globalización es la globalización cultural. Tu disco es buena prueba de ello. Recomiéndanos algún artista extranjero que hayas descubierto durante tu estancia en Argentina o del que hayas disfrutado especialmente durante la misma. 

La verdad es que lo último que he descubierto es precisamente español. Me está gustando mucho un proyecto que es Tonolec, un proyecto ya antiguo de Diego Pérez, el productor del álbum. Creo que mezclan con mucha maestría lo electrónico y lo orgánico, la música de raíz. Lo recomiendo. 

En este disco hay estilos con los que no habías trabajado hasta ahora como son el hip hop y la música electrónica. ¿Esto va a cambiar mucho tus directos?

Sí, los va a cambiar. Adaptaremos también el repertorio antiguo a la nueva formación. Pero bueno, al final el hilo conductor de todo esto es mi voz, mi manera de comunicarme con el público y eso no va a cambiar. Va a ser una evolución natural. No se va a tratar de un golpe de timón de 180 grados. El que venga a vernos en la gira encontrará a Muerdo. Vestido con nuevas sonoridades, una escena más cuidada y un directo quizás más envolvente, pero Muerdo al fin y al cabo. 

¿Cómo de complicado se te ha hecho componer un disco con referencias tan dispares?

La verdad es que se me ha hecho muy fácil. He trabajado con un equipo increíble. Partiendo de Diego, el productor, que es la mitad de este álbum. Está en mi naturaleza acercarme a otras música aunque siempre trato de hacerlo de forma no ortodoxa. No entro en investigar en profundidad la chacarera o la zamba o el candombe sino que más bien hago un acercamiento. Hago canciones que tienen aire de candombe, chacarera o cumbia. Esto hace que el proceso sea más natural. Si mi intención hubiera sido profundizar en esos estilos habría sido mucho más difícil. También para la coherencia del álbum, porque al final el pegamento que une todos esos elementos dispares sigue siendo un concepto medio pop y medio música popular. 

Para terminar, adelántanos algo de la presentación planetaria del próximo 18 de abril. 

Queda bien lo de planetaria, ¿eh? Yo espero que la próxima sea ya intergaláctica (risas). Va a ser mucho más que un concierto. Vamos a interpretar por primera vez las canciones del álbum en vivo con la banda. Esto ya para mí va a ser muy emocionante. Pero además queremos vestirlo todo de una propuesta estética particular. Vamos a tratar de ofrecer un espectáculo más que un mero concierto. Va a haber una buena producción audiovisual con varias cámaras y se hará desde un estudio de grabación, con lo cual tendremos una gran calidad de sonido. Yo la verdad es que siempre he sido reticente a los streamings. Así que siempre he pensado que cuando lo hiciera tendría que ser algo muy especial, algo realmente trabajado y cualitativo. Eso es lo que vamos a ofrecer. 

Para cuando nos despedimos, todavía queda en nuestros vasos la mitad de la bebida y lo cierto es que nos habríamos seguido charlando con Pascual todavía un rato más. Como ya nos ocurrió escuchando La Sangre del Mundo, sentarnos a hablar con él ha sido una verdadera inyección de oxígeno, un viaje.

Salir de la versión móvil