Inicio Entrevistas Yendry: "Me gustaría sacar un disco aunque nuestra generación no está acostumbrada...

Yendry: “Me gustaría sacar un disco aunque nuestra generación no está acostumbrada a ellos”

-

Yendry ha llegado como un huracán a la música. Todo un torbellino de buen rollo que narra historias de la calle y de emigración con una sonrisa. Lo hace uniendo dos mundos, como Europa y Sudamérica, a través de su propia historia y de los ritmos que ha encontrado a lo largo de su vida. Yendry es una brisa caribeña en medio de Europa.

Desde niña, Yendry ha vivido en Italia pero sus raíces dominicanas han envuelto su música con el embrujo del Caribe. Sus referentes musicales son selectos: Bjork, Massive Attack, James BlakeYendry ha sabido barnizarlos con sonidos latinos creando una fusión que es una oda a la multiculturalidad. Desde muy joven entendió los entresijos, los peligros y las bendiciones de la industria musical tras su paso por X Factor Italia y la banda Materianera. Ahora arranca una carrera musical que ha explotado en Youtube gracias al genial canal de Colors y a una repentina mención en Instragam en las Stories de Karol G.

Descubre a Yendry a través de sus palabras llenas de sabiduría callejera y no te pierdas temazos como Nena o El Diablo.

Eres dominicana pero desde muy joven te mudaste a Italia. ¿Cómo fue la experiencia de vivir en Europa?

Fue un poco raro porque llegué allí y todos eran blancos. Ahora me parece algo normal pero para un niño es algo extraordinario. Yo crecí en una ciudad muy chiquita. Tuve que cambiar de escuela una vez por una cuestión racial. Cuando eres muy chiquito no te das cuenta de que no es una cuestión de ser mala gente sino que se debe a la ignorancia. A parte de eso, me gustó la experiencia. En Italia me encontré una nueva vida, estudié y tuve más oportunidades. Hice un año de universidad. También empecé a hacer música. Le tengo mucho cariño a Italia como país y a su cultura.

¿Qué cosas tienes en ti misma y en tu música de Europa y de la República Dominicana?

Mi mamá nunca dejó de lado la cultura, la comida, el idioma y la música de la República Dominicana. Eso son cosas que nunca se olvidan. Aunque yo haga música diferente, siempre voy a tener influencias de allí. Yo como persona también me encontré distinta de mis amigos italianos.

Tengo una manera diferente de vivir la vida. Tengo una felicidad, un agradecimiento a la vida que es diferente. Siempre he notado eso. Estoy creciendo y agradeciendo más ese lado latino. De Europa me llevo la música electrónica. Crecí escuchando Massive Attack, Bjork, James Blake… Mi primer festival y mis primeros conciertos fueron de música electrónica. Eso es lo que me llevo. Y quiero que se vea en mi música también.

¿Cómo fue la experiencia de participar en el X Factor italiano?

Era muy joven pero me fue bien porque, gracias a eso, estoy haciendo lo que hago ahora y me ayudó a darme cuenta que puedo dedicarme a la música como profesional. También me sirvió para ver que hay muchas cosas detrás. Hay llamadas, hay abogados, hay managers… Hay mucho trabajo detrás de la música.

¿Son positivos para el artista estos concursos?

Si vas a un concurso de música, debes tener una edad y una identidad musical primero, para que no te encuentres en una situación donde ellos puedan hacer lo que quieran de ti. Muchos músicos jóvenes me preguntaron: “¿Cómo fue? Me gustaría participar”. El problema es que los jóvenes lo ven como una meta pero es un punto de partida.

¿Cómo fue tener un éxito tan temprano con Materianera?

Fue muy lindo. Era mi primer proyecto musical. Le tengo mucho cariño pero he crecido mucho desde ese tiempo, como persona, como artista, como cantante… Ellos son mis amigos. Es como tu primera vez, siempre es especial. Es el primer amor.

¿Crees que es mejor ser independiente a tener un sello grande detrás?

Cada músico tiene una historia diferente, cada uno tiene que hacer lo que siente. Yo estoy muy agradecida de tener un sello grande detrás pero ahora sé lo que quiero, tengo un proyecto y una visión y ellos me pueden ayudar a desarrollarlo. Claro, que si firmas con un sello muy grande y todavía no sabes lo que quieres hacer ni la música que quieres hacer, no tienes una identidad a nivel de estilismo y estilo, puede ser muy peligroso. Pero si sabes bien lo que haces y lo que quieres y pones mucha atención a los contratos, un gran sello no te puede traer nada malo.

¿Cómo viviste el confinamiento?

Cuando todo empezó yo estaba en Los Ángeles. Me fui allí para hacer un poco de música pero el 18 de marzo regresé a Torino. Fui a casa de mi mamá. Quería estar en un lugar de confianza donde estuviera cerca de mi familia, por si les pasaba algo.

¿Te dio tiempo a crear música?

No escribí mucho en el confinamiento. Mucha gente me decía que se sintió muy inspirado. Yo no. Necesito salir y hablar con gente para escribir y sentirme bien, así que no escribí mucho. Vi series, películas, leí mucho…

¿Qué significa el éxito para Yendry?

El éxito material es poder trabajar y hacer lo que quieres sin tener límites. También es viajar y actuar en todo el mundo. Tengo mucho amor que dar y soy muy curiosa, así que me gustaría encontrar y escuchar historias de personas de culturas diferentes. La parte necesaria del éxito es ayudar a otros artistas que no tengan dinero para poder llevar a cabo su proyecto o que no tengan una plataforma detrás suyo, a pesar de ser muy buenos.

Y ayudar a mi comunidad, abrir escuelas, crear un lugar para los niños que están en la calle. Tengo muchas ideas y me gustaría ponerlas en práctica.

¿Qué sentiste cuando Karol G te citó en sus Stories de Instagram?

Fue muy lindo. Estaba durmiendo en Italia y, cuando me desperté, mi teléfono explotó. Mucha gente empezó a seguirme a raíz de esa Story. Es lo que te decía antes, ella tiene la posibilidad de ayudar a artistas como yo y darles un poco de visibilidad. No me gusta que un artista se olvide de dónde viene cuando se hace grande, ni que se olvide de lo que es o de lo que pasó por llegar allí.

¿Te ves haciendo reggaetón o prefieres explorar otros géneros?

Prefiero explorar otros géneros. Creo que la música latina se está abriendo, pero antes solo apuntaba en esa dirección. Tenemos mucho más: tenemos salsa, merengue, bachata, tango, percusiones… Me gustaría explorar esos sonidos.

En Nena hablas de tu madre, háblanos de ella.

Ella se fue de su país cuando yo tenia tres años y llegó a Italia con mi abuela. No sabía el idioma ni con quién iba a estar ni vivir. Un viaje muy extraño para ella. Consiguió trabajo, una casa y regresó a recogerme. Yo no me acuerdo de eso, pero estar alejadas es algo que te llevas, un trauma. Esa es la razón por la que estoy muy conectada a mi mamá. Nosotras somos amigas. Yo tengo a ella y ella me tiene a mí. Esa relación quería ponerla en las letras.

Mis tías también dejaron a sus hijos en la República Dominicana durante seis años. Y hay madres que se van a USA y no pueden volver a ver a sus hijos durante años por el tema de la documentación, la ley y todo eso. Es algo que mucha gente está viviendo y es algo que me gustó plasmar. Recibí muchos mensajes de madres e hijas que me dijeron que ellas vivieron la misma historia y que esta canción les hizo llorar. La música hace eso, llevar algo a la gente.

¿Dónde te ves viviendo en un futuro próximo?

Aun no sé. No creo que pueda vivir en Italia por la mentalidad y por mi trabajo también. Necesito estar en un lugar donde pase algo, una gran ciudad. Me gustaría vivir cerca del mar. Me encantaría comprar una casa a mi mamá en República Dominicana. Ella extraña mucho su país, la encuentro llorando de nostalgia a veces. Yo tengo dos hermanos, uno de 22 y el otro de 18, aún están creciendo y tienen su vida en Italia. Me gustaría comprarle una casa para que pueda ir y venir cuando quiera.

Aparte de tu nueva canción, El Diablo, ¿qué proyectos tiene Yendry?

Me gustaría trabajar en un disco. Creo que nuestra generación no está acostumbrada a escucharlos. Me encantaría trabajar en un álbum que tenga un concepto, que sea un viaje. Me gustaría trabajar en un live también, porque es mi segunda parte favorita. Actuar me encanta.