Inicio Noticias Destacados ALANIS MORISSETTE - SUCH PRETTY FORKS IN THE ROAD

ALANIS MORISSETTE – SUCH PRETTY FORKS IN THE ROAD

-

Such Pretty Forks In The Road es un trabajo fiel a su época. Tras un desarrollo de cuatro años, su lanzamiento se ha retrasado por tres meses debido al COVID-19. Es el noveno LP de Alanis Morissette y refleja sus inseguridades con el velo de una mujer ya en la cuarentena de edad larga. Han pasado ocho años del Havoc and Bright Lights y, en este caso, el foco se centra en reflexiones sobre adicciones, insomnio, dependencia, la mujer en la sociedad o la salud mental; con la particular e inconfundible voz de Morissette.

Ya no es la veinteañera que irrumpió en las listas alternativas, pero sigue acertando con letras directas e ideas más o menos ordenadas. Madre, artista, superviviente, mujer. Ha contado con la ayuda de Alex Hope y Catherine Marks para la producción y ha cargado los más de tres cuartos de hora de música de baladas, once pistas en total.

Smiling abre el trabajo y uno de sus versos contiene el título del mismo. La compuso para la adaptación de Broadway de su disco Jagged Little Pill (1995) e iba a promocionarla como parte de una gira por su 25 aniversario. Su plan veraniego era combinar pistas de su álbum más exitoso con las de Such Pretty Forks In The Road y ha tenido que posponerlo al 2021. Ablaze aprovecha imágenes bíblicas para tratar los vínculos entre madre e hijos, a quienes se la dedica.

Reasons I Drink es el sencillo más acertado, la canción más dinámica. Contrapone el vaivén repetitivo de gran parte de sus compañeras de tracklist. Un tema sobre trastornos alimentarios y problemas con el alcohol acompañado por un videoclip presentado a finales del año pasado en el que Morissette interpreta a múltiples personajes en una especie de reunión de alcohólicos anónimos. Diagnosis es la opuesta temáticamente a Ablaze, es la resaca y depresión posparto y la mejoría tras un análisis personal. La canadiense deja la parafernalia instrumental de lado para encarar este corte de manera íntima y sosegada, a piano y voz.

Este disco no sólo se ha elaborado durante varios años, sino que su lanzamiento ha sido con cuentagotas. Ya en agosto de 2017, la artista mencionó en el podcast de Anna Faris Unqualified que una de sus nuevas canciones se llamaría Reckoning y que trataría sobre la “caída del patriarcado”. Morissette siempre se ha presentado con la imagen de una mujer fuerte e independiente en el panorama alternativo y vuelve a revitalizar melódicamente la escucha con Sandbox Love, una mirada hacía una relación saludable donde el sexo se sobrepone a un abuso.

Her recupera el sonido reducido a la mínima expresión donde piano, voz y cuerdas tenues con los protagonistas. Aquí es donde vemos el registro vocal más cambiante de la cantante y donde más arriesga con notas agudas y falsetes. También deja momentos al registro grave y lamentos suaves. Sigue la línea de Diagnosis y hasta puede oírse el pedal de expresión al final de la canción. Por el contrario, Nemesis es muy percusiva y oscura, parece que va a romper de un momento a otro, pero mantiene un ascenso progresivo. No es una explosión radical sino un viaje que comienza prácticamente estacionado y que paulatinamente va cobrando ritmo y dinamismo. El cierre se llama Pedestal y aporta un final calmado y épico sobre las inseguridades del matrimonio.

Such Pretty Forks In The Road es un disco cargado de sentimientos como el dolor, la pena, la redención… historias que sienten presiones ajenas o propias. Un largo muy de Alanis Morissette y, para quienes la echaron en falta, encontrarán sonido pop, temas cañeros y cortes cercanos e íntimos interpretados desde el purgatorio de la canadiense.

Escucha aquí ‘Such Pretty Forks in the Road’, el último disco de Alanis Morissette