InicioNoticiasBobby Gillespie, líder y fundador de Primal Scream, lanza su autobiografía ‘Tenement...

Bobby Gillespie, líder y fundador de Primal Scream, lanza su autobiografía ‘Tenement Kid’

-

Todas las personas tienen cosas que contar, sobre todo cuando viven situaciones que merece la pena transmitir. Por eso existen las autobiografías, narraciones donde el propio protagonista describe su vida o parte de ella, es decir, sus logros, fracasos, gustos, experiencias, reconocimientos y, cómo no, los acontecimientos que ha vivido. Bobby Gillespie ha decidido contarnos parte de su vida, una historia que ha titulado como Tenement Kid, una doble palabra inglesa que en inglés se refiere a esos apartamentos en un bloque de viviendas en barrios pobres.

Según datos de la prensa británica, el libro se publicará el 28 de octubre del presente año a través de la editorial White Rabbit Publishing. En él Gillespie nos cuenta muchas cosas, desde sus inicios en el seno de una clase trabajadora, hasta alcanzar el liderazgo de una de las bandas más importantes de los 90: Primal Scream, todo ello hábilmente contextualizado y reflexionado. El libro cuenta además su paso previo como baterista del grupo The Jesus & Mary Chain. Él mismo describe ese afán por escribir Tenement Kid: «Quería desafiarme creativamente y hacer algo que antes nunca había hecho antes. No quería hacer otro disco de rock, tenía ya muchos en mi haber. Escribir me permitió romper esa rutina y redescubrirme en otra faceta».

Tenement Kid es, sin duda, la historia musical de Bobby Gillispie, pero también un amplio recorrido por la sociedad glasgowiana de 1960 y 1970, en cuyo seno se destacan los ambientes punk y acid house de la época. Al mismo tiempo, el documento traza aspectos relevantes sobre su infancia y educación en el distrito obrero de Springburn en Glasgow, e incluye su abandono escolar a los 16 años para trabajar como aprendiz de impresor. El propio Gillespie justifica esa desidia: «El objetivo de estar en una banda era escapar del destino que había decidido para mí la escuela: estar rodeado de un montón de chatarra industrial».

Las memorias nos transportan también a desvelar su pasión por el rock’n’roll. Formaciones como Thin Lizzy y Sex Pistols lo llevaron a crear Primal Scream y en consecuencia sus tres discos iniciales: Sonic Flower Groove (1987), Primal Scream (1989) y Screamadelicab (1991), este último considerado como uno de los álbumes más icónicos de la década de 1990. He aquí sus propias palabras: «Estar cerca de la música fue un largo proceso de autodescubrimiento. Descubrí que podía ser una persona creativa. Encontré un potencial que nunca antes supe que tenía.”

El libro, asimismo, denota un especial interés en subrayar su amistad con Andrew Weatherall, uno de los más respetados productores del Reino Unido, y que malogradamente falleció el 17 de febrero de 2020 a causa de una embolia pulmonar. De esa prolífica relación surgió Screamadelica, un trabajo que según la crítica supuso una referencia dentro de la escena acid house británica, logrando incluso ganar la primera edición del Premio Mercury de 1992. Seis años más tarde los lectores revista Q Magazine lo votaron como el 27º mejor disco de todos los tiempos.

Sin duda, estamos ante un libro que traza un camino de ascendencia directa de menos a más, teniendo en cuenta los cambios vividos dentro de una sociedad atormentada por la dureza de los gobiernos liberales y conservadores del Reino Unido, y cuya respuesta ha dio lugar a reacciones de alto rango cultural. Cabe comprender que la música siempre ha sido un reflejo de este tipo de rebeldías. Como bien dice el propio editor del libro Lee Brackstone: “Sabía que Bobby escribiría algo que es mucho más que las memorias habituales de una estrella de rock. ‘Tenement Kid’ es, ante todo, una obra de historia social y unas memorias que arden con fervor político e intensidad impulsada. Estamos pues ante un libro alegre, celebrativo y bellamente escrito que nos recuerda a esos mejores tiempos que esperamos que prontamente regresen».

Musicalmente, Gillespie es un músico de amplio espectro estilístico que a lo largo de su trayectoria ha jugado con diversos estilos musicales como el psicodélico, el rock, el house, el gospel, el dub, el indie y un largo etcétera. Cultural y políticamente hablando es, al mismo tiempo, un hombre muy activo, un marcado defensor de la causa palestina y un acérrimo anticonservador británico, en especial de lo que fue y legó Margaret Thatcher. En enero de 2021 declaró su apoyo al movimiento independentista escocés, manifestando que la salida de Escocia del Reino Unido era inevitable, sin embargo, también dijo que no se veía a sí mismo como “nacionalista ya que eso conduce al fascismo».

Bobby Gillespie está casado con la estilista Katy England y tiene dos hijos, Wolf (19 años) y Lux (17 años), ambos grandes seguidores de la música, especialmente la negra norteamericana. En este sentido, Bobby lo tiene muy claro: “Los jóvenes necesitan tener un mundo oculto que esté separado de sus padres” – dice – “Necesitan tener un lenguaje secreto; tener su propia cosa”.

spot_img
Carlos Flaqué Monllonch
Hablar de uno mismo no es tarea fácil, aunque muchas veces las circunstancias pidan hacerlo, como es el caso. Se pueden contar muchas cosas, pero quizás lo más importante es abrazar la vida con positividad. ¿Qué puedo contaros de mí? Este caso deciros que me encanta la música y mi profesión, la de periodismo (escribir) y la de comunicación gráfica (diseño gráfico y fotografía), herramientas que me permiten abrir muchas puertas, como conocer gente para intercambiar, transmitir cosas y generar proximidades. Las nuevas tecnologías permiten eso y más. Así que nada de excusas y manos a la obra…
spot_img