Inicio Noticias Bonnie ’Prince’ Billy y Matt Sweeney publican video y canción de su...

Bonnie ’Prince’ Billy y Matt Sweeney publican video y canción de su próximo álbum «Superwolves»

Bonnie ’Prince’ Billy y Matt Sweeney publican video y canción de su próximo álbum

El gran filósofo alemán Arthur Schopenhauer dijo años atrás que «la música es el verdadero lenguaje universal que siempre se comprende: por eso es hablado incesantemente con gran seriedad y esfuerzo, en todos los países y a lo largo de todos los siglos. Porque una melodía significativa y expresiva recorre enseguida su camino por todo el globo terrestre, mientras que una melodía pobre e inexpresiva pronto se extingue y desaparece».

No se sabe si la dupla Matt Sweeney y Bonnie «Prince» Billy leyeron alguna vez alguna la cita del pensador alemán, pero sin duda alguna, los dos parecen dispuestos en componer melodías que irradian ese deseo y dinámica por recorrer el mundo en busca de nuevas sensaciones y experiencias.

Matt Sweeney y Bonnie «Prince» Billy acaban de anunciar su nuevo álbum colaborativo titulado Superwolves. Dicen que es la continuación de su trabajo anterior, Superwolf, publicado en 2005. Según fuentes fidedignas esta nueva entrega será factible el 30 de abril bajo formato digital y el 18 de junio en soporte físico. El disco está producido por el sello Drag City, una compañía discográfica independiente que tiene su sede en Chicago, Illinois (USA).

La espectacular cubierta del álbum corre a cargo del artista y cineasta norteamericano Harmony Korine, cuyas pinturas generan una reacción fisiológica similar a un trance inconfundiblemente psicotrópico. Korine ha dirigido varios videos musicales para artistas como Sonic Youth , Cat Power y Will Oldham, The Black KeysRihanna…

Hall of Death es el tema que nos adelanta el anunciado álbum Superwolves en el cual participará el guitarrista y productor tuareg Ahmoudou Madassane, el guitarrista Mdou Moctar, el bajista eléctrico Mike Coltun y el baterista Souleyman Ibrahim, todos ellos músicos arraigados en el entorno árabe. Y es que curiosamente Hall of Death es una hábil y expresiva fusión étnica entre sonido tuareg y country americano, de ahí la apertura de la noticia con Schopenhauer.

Matt Sweeney es un guitarrista, vocalista y productor estadounidense, muy popular por sus trabajos con las bandas Skunk (rock alternativo y post hardcore)Chavez (math rock) y Zwan (rock alternativo, indie). Por su parte, Will Oldham, más conocido bajo el nombre de Bonnie «Prince» Billy, es un cantautor y actor estadounidense conocido por su sonido american, folk traditional, country, punkindie rock. La fusión es realmente apoteósica. Si bien el dúo ya nos sorprendió tiempo atrás con temas magistrales como Make Worry for Me, May it Always Be, A Suckers Evening, O Let it Be, Madeline Mary, Even if Love o Gulf Shores, sus propias palabras reflejan esta complicidad existente entre ambos artistas…

En este sentido, Will Oldham lo expresó con gran sinceridad: «La química proviene de vidas vividas por separado, donde la música es un apoyo crucial (…) Construimos nuestros ‘yo’ soñados con la fe de que estos ‘yo’ tendrán la oportunidad de vivir. Sabemos de lo que somos capaces de hacer, solo necesitamos el apoyo mutuo para dar vida a todos los idiomas que imaginamos”. Por su parte, Matt Sweeney, agregó: «Me encanta el desafío de escribir melodías para que Will las cante (…) Sabiendo que su voz elevará la melodía hasta llegar a lo más alto, esto me hace cavar más profundo en ella. Me dan ganas de combinarlo todo, como un cáliz que contiene vino o sangre, ambos necesarios para vivir la vida mejor”. Ambos comentarios fueron publicados en la revista Pichtfork.

Concluyendo con Schopenhauer, “si la música no fuera más que esto, la satisfacción que procura sería similar a la que sentimos al solucionar correctamente un problema de cálculo y no podría suponer ese goce que nos produce al convertir en lenguaje la más profunda intimidad de nuestra esencia. La música, al pasar por encima de las ideas (…) también podría subsistir aun cuando el mundo no existiera en absoluto, siendo esto algo que no cabe decir de las demás artes. Por consiguiente, toda melodía relata la historia de la voluntad, pero también su historia secreta, pinta cada agitación, cada anhelo, cada movimiento de la voluntad, todo aquello que la razón compendia bajo el amplio concepto de sentimiento y no puede asumir en sus abstracciones (…) El compositor simplemente revela la naturaleza más recóndita de ese mundo y expresa con la sabiduría profunda que le facilita el lenguaje de la música”.

Salir de la versión móvil